El mundo deslumbrante / La Feria del Arte

El mundo deslumbrante / La Feria del Arte

Hay obras de arte que -para nuestra desgracia- solo existen en la cabeza de sus creadores.

08 de febrero 2015 , 04:38 p.m.

Michel Houellebecq –el escritor que tiene alborotadas las letras francesas con su última novela, en la que plantea un escenario en el que los musulmanes son los dueños absolutos de Francia– creó una de las mejores obras de arte de los últimos tiempos en 'El mapa y el territorio'. Su protagonista, Jed Martin, no solo es un artista exitoso, sino que, por las descripciones de Houellebecq, su obra realmente vale la pena. Otro escritor europeo, el alemán Daniel Kehlmann, ofrece a otro artista fabuloso en 'Yo y Kaminski'. Ahora –en esa lista de obras y creadores que no existen en el mundo real– hay un nuevo miembro: Harriet Burden, creación de Siri Hustvedt –la talentosa esposa de Paul Auster– en su nueva novela: 'El mundo deslumbrante'.

El eje central de la novela es una artista fracasada que –después de muerta– no solo se revela y se rebela como una de las artistas más destacadas de su tiempo, sino que deja al descubierto una trama detectivesca. Harriet –Harry para sus amigos– era esposa de uno de los galeristas más prestigiosos de Nueva York. Era rubia, demasiado alta y con unos pechos enormes, pero para el grueso de la comunidad artística era “invisible”. Su obra no pasaba de ser una curiosidad, y una vez muerto su marido, nadie quiso saber más de ella ni de su obra; pero Harriet no pensaba dejar que su genio pasara desapercibido; creó una obra deslumbrante y dejó pistas suficientes para ser “redescubierta”. Se escondió detrás de tres artistas hombres. Se hizo pasar por ellos y su obra recibió el aplauso que tanto anhelaba. Su trampa y su trama resultaron imbatibles.

La novela es una colección de testimonios sobre Harry, fragmentos de entrevistas, largos pasajes de sus diarios, ensayos sobre su obra, discusiones acaloradas sobre su originalidad y sobre la importancia, la atención y el desprecio que reciben las obras de arte hechas por mujeres. Hustvedt logra hacer convincente cada palabra. Y en algún momento produce la necesidad de ver y gozar de su obra. Y el lector no se va a llevar una decepción. Yo escribiría una reseña de su obra. Harriet no existe, pero es una artista deslumbrante.

FERNANDO GÓMEZ E.
Columnista de arte
@LaFeriaDelArte

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.