Las fórmulas de la Nación para salvar el metro

Las fórmulas de la Nación para salvar el metro

Cofinanciar los trenes e incrementar participación en alianzas público privadas, entre las medidas.

notitle
07 de febrero 2015 , 05:55 p.m.

Por estos días, la atención del equipo económico de la Alcaldía de Bogotá y del propio Alcalde ha estado puesta en la letra menuda del Plan Nacional de Desarrollo, que fue radicado el pasado viernes ante el Congreso de la República.

Y la razón principal es que en dicho documento bien podrían estar las claves que le permitirían a la ciudad contar con las herramientas necesarias para financiar el metro –cuyo costo asciende a 15 billones de pesos– y a la Nación, tener un panorama más claro sobre los mecanismos de financiación, sobre todo ahora que al plan se le hizo un recorte de 90 billones de pesos tras la caída del petróleo y la devaluación. (Lea también: Sugieren construir primera línea del metro de Bogotá por etapas)

La palabra la tiene ahora el Congreso, pero también el Concejo de la ciudad, pues de los debates que se surtan en estos organismos dependerá el futuro del proyecto más ambicioso del país en décadas, equivalente a 6 veces la recuperación del río Magdalena.

En el documento quedaron consignadas las tres estrategias del Departamento Nacional de Planeación (DNP) encaminadas a darle el empujón al metro, siempre y cuando el Distrito “sea eficiente y evite sobrecostos, para hacer la obra con prudencia”, dijo su director, Simón Gaviria, e insistió en que “la Nación está dispuesta a ir hasta donde sea necesario en la financiación del metro, aunque consideramos que el esquema 70 % Nación, 30 % Distrito puede ser mejorado notablemente”. ( Distrito, a hacer gimnasia financiera por el metro)

Gaviria recordó que la primera línea del metro quedó incluida en los PIN (Proyectos de Interés Nacional), de los que hacen parte las vías de cuarta generación y proyectos de electrificación, por ejemplo.

Las estrategias

En relación con las estrategias puntuales que contribuirían a hacer viable el metro, una de las más importantes tiene que ver con los aportes que hoy puede hacer la Nación y que, según la ley, se limitan a obras civiles y de infraestructura de los sistemas masivos de transporte. Ahora, de acuerdo con el plan, es posible que la Nación financie el material rodante, es decir, los trenes.

“Recordemos que hoy hay unas nuevas tasas de cambio. Hemos tenido una devaluación del peso sustancial y los materiales del metro, que son importados, ahora son más costosos. (¿Qué rutas quedan para financiar el metro de Bogotá?)

Esta decisión es porque prevemos esa dificultad”, agregó Gaviria. De esta forma, se aliviaría parte de la carga que representan los 3 billones de pesos de los costos de operación –que incluye los trenes–, según los estudios de detalle ejecutados durante esta alcaldía.

La segunda herramienta es para seducir a los inversionistas privados, pues se pretende bajar del 80 al 70 por ciento la obligación que tienen por ley de aportar recursos para construir obras mediante alianzas público-privadas (APP).

Así, el Gobierno Nacional ya no estaría limitado a aportar el 20 % de los dineros de las APP, sino el 30. “Al elevar la cuota de participación habilitamos, por ejemplo, sacar por APP las estaciones del metro. Ese capital privado nos alivia y alivia al Distrito, porque nos permitiría mantener el aporte del 70 % de los dineros en la obra pública”, agregó Gaviria.

El último instrumento que el Plan Nacional de Desarrollo prevé en su compromiso con Bogotá es el aval para que la ciudad cuente con nuevas fuentes de captación de recursos, algo que el alcalde Gustavo Petro y el director del IDU, William Camargo, venían reclamando: valor por gestión del suelo, valorizaciones, plusvalías, cobros por congestión, subastas urbanísticas, etc., varios de los cuales están contemplados en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT), actualmente suspendido.

Ya con el aval del Ejecutivo, lo que espera la Administración es que temas como el cobro por congestión, que se ha hundido dos veces en el cabildo, tengan al fin luz verde.

“En ningún momento podemos violentar la voluntad del Concejo –explicó Gaviria–. Lo que podemos hacer es dar la autorización para que ellos elijan”.

En el capítulo de gestión del suelo, que es lo que deberían pagar quienes construyan alrededor del trazado del metro, el propio Petro subrayó la importancia del mismo al incluirlo en la trilogía que, según él, garantiza la construcción del metro: “recursos públicos, gestión del suelo y con la tarifa del pasaje”.

Finalmente, Gaviria recalcó que todos estos esfuerzos de la DNP tienen como objetivo no solo hacer el megaproyecto, sino asegurarse de que los futuros usuarios del sistema no asuman el costo del mismo por la vía de los pasajes. “Queremos una tarifa que sea prudente para los bogotanos”, precisó.

Las cuentas de Bogotá con el país

Con el diálogo regional del Plan de Desarrollo Nacional en Bogotá, que se llevó a cabo esta semana, se abrió el debate sobre si el aporte que Bogotá le da a la Nación se ve representado en la inversión que esta le retribuye a la ciudad.

Según estimaciones de la Secretaría de Hacienda, Bogotá aporta el 33 por ciento de los impuestos nacionales y el 18 por ciento de esos recursos se retornan a la capital como inversión.

De los 115 billones de pesos que la Nación recaudó por impuestos nacionales en el 2014, Bogotá aportó no menos de 35 billones. Por el Sistema General de Participaciones, que va directamente a salud, educación y agua potable, los giros alcanzaron unos dos billones y medio de pesos, según el secretario de Hacienda, Ricardo Bonilla.

Con los recursos que la Nación gira anualmente para TransMilenio, la cifra sube a 3 billones. La Nación incluye en sus cuentas las partidas que las entidades nacionales con sede en Bogotá gastan en la ciudad, entre las que se incluyen el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, el Sena, la Policía y el Ejército, y otras. Según Bonilla, en el 2014 estas inversiones llegaron a los 4 billones de pesos. Es decir, de los 115 billones por concepto de impuestos nacionales que se recaudaron en el 2014, a la capital retornaron alrededor de 7 billones de pesos, que son los que, según Bonilla, representan el 18 por ciento de los recursos que genera la ciudad y retornan a ella.

El peso de Bogotá en la economía nacional está relacionado con su tamaño, que hace de la capital el mayor centro de consumo del país.

Con cerca de 8 millones de habitantes, la capital representa hoy el 24,5 por ciento del Producto Bruto Interno (PIB) de Colombia, la cuarta parte de la economía.

El PIB de la ciudad llegó en el 2014 a cerca de 188 billones de pesos, y este año podría estar en 202 billones, según las proyecciones de la Secretaría de Hacienda del Distrito. Uno de los sectores de Bogotá que más pesan en la economía es el financiero. Mientras a nivel nacional representa el 22 por ciento del PIB, en Bogotá llega al 36 por ciento. De hecho, la Secretaría de Hacienda dice que en la capital está el 43,7 por ciento del sector que cobija a establecimientos financieros, seguros, actividades inmobiliarias y servicios a las empresas.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.