'El Plan de Desarrollo busca cerrar brechas entre las regiones'

'El Plan de Desarrollo busca cerrar brechas entre las regiones'

Simón Gaviria, el director del DNP, explica la hoja de ruta que el país seguiría hasta el 2018.

notitle
07 de febrero 2015 , 05:52 p.m.

Dos fuerzas que chocan enmarcarán la marcha del país en el futuro inmediato, por la ruta que fije el Plan de Desarrollo que empezará a discutir el Congreso. Esas fuerzas contrarias son: una mayor presión de gasto por los compromisos que resulten de unos eventuales acuerdos de paz, frente a menores recursos que provengan del petróleo, ante la caída de su precio.

El Plan de Desarrollo, que fija las metas del país para los próximos cuatro años y la ruta para llegar a estas, fue radicado el viernes en el Congreso.

Uno de los primeros hechos notorios en el proyecto del plan es la reducción de su costo, a 703 billones de pesos, frente a 790 billones que se contemplaron en las bases del plan divulgadas a finales del año pasado.

El director del Departamento Nacional de Planeación (DNP), Simón Gaviria, explica por qué el monto fue menor, y la visión de país que se plantea en el proyecto.

¿Por qué, a la hora de llevar el proyecto al Congreso, el monto del Plan de Desarrollo no fue el mismo que se planteó inicialmente?

La inversión planteada es realista con los nuevos escenarios macroeconómicos del país, donde no se toma una referencia de precios de petróleo inflada sino, al contrario, se toma lo que nos indica el mercado de futuros.

Estamos trabajando fuertemente y siendo realistas. A este país muchas veces se le han hecho grandes promesas para después acabar en profundas tristezas. Queremos hacer un plan honesto, sincero, que nos permita avanzar hacia la construcción del nuevo país.

Junto al golpe que significa la caída de los precios del petróleo, ¿qué bueno puede traer esta misma?

Es importante reconocer la nueva realidad petrolera, pero también entender la oportunidad. Los bajos precios del petróleo, que son malos para las rentas de la Nación, no necesariamente son malos para la economía colombiana. Es bueno entenderlo porque la caída de los precios del petróleo viene acompañada de una fuerte devaluación. Nuestra industria, nuestra agricultura, nuestro turismo, por ejemplo, alcanzaban a ser competitivos con precios de dólar de 1.850 pesos. Con precios de dólar de 2.400 pesos se vuelven altamente competitivos y tienen una potencialidad inmensa, no solo de crecer frente a las importaciones que les compiten sino, incluso, de buscar nuevos mercados de exportación.

El país que hemos visto en los últimos años ha venido avanzando de la mano del auge de precios de las materias primas, pero eso parece que ya es cosa del pasado. De acuerdo con el Plan de Desarrollo, ¿qué va a sustentar el crecimiento en este nuevo entorno mundial?

Lo que creemos es que, en el corto plazo, el crecimiento que perdimos de la producción de hidrocarburos lo reemplazaremos por los sectores de industria, agricultura y construcción. Hacemos apuestas de mediano plazo frente a la infraestructura y la productividad. Y una apuesta muy profunda de largo plazo (y es un pilar del Plan de Desarrollo) es la educación: la principal herramienta que tenemos en materia de inclusión social y de crecimiento.

¿Cuál es la realidad que se identificó para luego fijar la ruta del desarrollo en este plan?

El plan está situado en el momento histórico que se está atravesando, teniendo muy presente que hay una posibilidad real de que haya un quiebre histórico que va a traducirse en este nuevo país. Un país que va a seguir con retos, que va a seguir teniendo oportunidades, pero que reconoce que tenemos tres Colombias: una Colombia próspera, pujante, que crece económicamente de manera vigorosa, sacando a colombianos del desempleo, con profesionales de talla mundial. Una segunda Colombia en el mínimo vital en materia de desarrollo económico, donde falta aumentar coberturas y calidad en distintos aspectos. Pero se reconoce una tercera Colombia, que todavía no tiene lo necesario para asumir el goce efectivo de derechos de todos sus ciudadanos.

¿Y cómo se responde a esa enorme heterogeneidad y a las desigualdades tan profundas?

Este es el primer Plan Nacional de Desarrollo que incorpora una estructura regional. Lógicamente hemos hecho políticas nacionales sectoriales: una política de agricultura, una política de seguridad, una política de vivienda o de salud... Lo que hace el plan es reconocer que nuestras regiones son diferentes. No es lo mismo la agricultura del Eje Cafetero a la agricultura del Llano. Los retos de seguridad de Bogotá son diferentes a los que sufrimos en el Pacífico. Lo que hace el plan es aterrizar la política sectorial nacional en las estrategias puntuales para cada una de las regiones.

Como todo plan, este fija unas metas. ¿Cómo se hará el seguimiento a estas y cómo se garantiza que, una vez aprobado, no se olvidará el tema durante los siguientes cuatro años?

Estamos haciendo una innovación, que es la presupuestación por resultados. Históricamente hemos venido haciendo presupuesto por ejecución, en el que tenemos normas presupuestales que llevan a que el ‘mejor’ ministro sea el que más gaste, el que más ejecute. Si uno gasta menos plata se le manda menos para el siguiente año.

Aunque vamos a seguir revisando con detenimiento los temas de ejecución, queremos introducir en este ejercicio el concepto de resultados, donde buscamos como criterio el impacto; cuáles son los resultados de la inversión en el sector. Por ejemplo, nos interesa mucho saber cuál es la ejecución del sector Defensa. Pero nos interesa también saber cómo se comporta la tasa de homicidios, cómo se comporta la tasa de secuestros, cómo se comporta la tasa de hurtos.

Este escenario de austeridad que tenemos nos dará la oportunidad, también, de mejorar la calidad del gasto. Hacerlo más eficiente, más eficaz. Adicionalmente, al tener una visión más ponderada sobre la inversión, quitamos el incentivo perverso de que los recursos de inversión se vayan a los lugares donde es más fácil ejecutar, y que se reorienten a los lugares de Colombia donde necesitamos alternativas para obtener equidad territorial.

Ningún plan se logra cumplir en un 100 por ciento, pero ¿cuál es el logro indispensable, el que no se puede incumplir?

Un propósito fundamental en los pilares de paz, equidad y educación, sin duda, es el cierre de brechas entre las regiones. Para eso tenemos una nueva medición, una batería de indicadores, que se llama Índice de Convergencia Intrarregional (Icir). Es la manera como medimos las brechas de los departamentos y municipios. Y estamos estableciendo un mecanismo de focalización de provincias y subregiones para ayudarnos a no caer en la trampa de los promedios, y lograr, por encima de cualquier cosa, el propósito central del plan: el goce efectivo de los derechos de todos los ciudadanos.

El plan no dará pie a concesiones unilaterales

¿Cómo se asume en el Plan de Desarrollo la posibilidad de que terminen con éxito las negociaciones de paz en La Habana?

Es un tema de gran importancia dentro del plan. Frente a los acuerdos de La Habana, hemos tenido el cuidado de trabajar y dialogar muy fuertemente con el equipo de negociadores, de manera que no se incluyan conceptos o temas dentro del Plan de Desarrollo que generen concesiones unilaterales y debiliten su papel de negociación frente a la guerrilla de las Farc.

Lo que sí hemos hecho es identificar temas de gran importancia para la Nación que tienen que ir ‘con o sin’. Temas pendientes como el catastro rural multipropósito, que nos va a permitir organizar la tierra de Colombia y avanzar en proyectos masivos de titulación de tierras para el campesino; hay otros temas en los que simplemente se le van a pedir las facultades al Congreso de la República, y otros temas de los acuerdos que definitivamente no van.

MAURICIO GALINDO
Editor de Economía de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.