¿Y cuál es la excusa...?

¿Y cuál es la excusa...?

En el deporte como en la vida hay que ratificar los logros en cada partido.

notitle
07 de febrero 2015 , 04:30 p.m.

Pasó Quito y dejó preocupación y tristeza. Poco optimismo. La oportunidad de ganar un torneo ATP volvió a quedar en el aire para Colombia. Antes, la excusa era que no los tenistas de la tierra no eran favoritos y que cualquier cosa que hicieran había que considerarla majestuosa, loable, colosal. ¡Y, ay del que se saliera de esa línea!

Pero hoy, ¿cuál es la excusa de Santiago Giraldo y Alejandro Falla...? Y aunque a Alejandro González hay que empezar a exigirle igual, pues fue eliminado por Feliciano López, 14 del mundo y la primera siembra del torneo.

Aquí nos jactamos diciendo que “tenemos tres tenistas en la élite”, pero en el deporte como en la vida hay que ratificar los logros en cada partido, en cada torneo, cada semana. Obvio: no ocupan sus lugares en el escalafón por suerte y nadie pone en tela de juicio su sacrificio, pero torneos como el de Quito son a los que se deben apuntar con realismo.

Giraldo deberá ratificar una buena cantidad de puntos a lo largo de la temporada y nadie, ni el propio jugador, podría jurar que repetirá el buen 2014 que vivió.

Hoy, es uno de los pocos top 30 que no han ganado nunca un torneo del circuito ¡y va a cumplir 28 años!, una edad no menor para los muy buenos juveniles de todo el planeta que empujan en el listado.

González –que tampoco es un niño (26 años)– debe apurar el paso. Sus buenas actuaciones ya están pasando al olvido y es hora de renovar el palmarés. Tiene aún un margen de espera, que no quiere decir que no se le pida ganar. Tiene el tenis, el talento y la cabeza bien puesta. Su direcciones están fijas, solo debe concentrarse y creer en lo que hace. Y si ha tenido un interesante comienzo de año, entonces, ¿por qué no hacer de eso una constante?

¿Y Falla...? Bueno, cumplirá 32 años, y a él se le ve más en lo que pudo ser y no fue. Sin embargo, su capacidad y su tenis dan para pensar, por qué no, que durante esta temporada pesque en río revuelto. Quito era una gran oportunidad para él: conocía el entorno, la altura, los rivales...

De los torneos que vienen, alguno podría darse para los tres. Sin embargo, a mitad de año, Bogotá es ideal. No es Roland Garros, no es Wimbledon, no es el Másters...

Era Quito, es Bogotá...

Al derecho y al revés…

ANDRÉS BOTERO B.
Redactor de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.