Hora de ver las del Óscar

Hora de ver las del Óscar

Entrevista con Benedict Cumberbatch, protagonista de 'Código enigma', que tiene ocho nominaciones.

notitle
05 de febrero 2015 , 04:01 p.m.

El actor británico (Londres, 1976) está volando en lo que a su carrera en cine y televisión se refiere.

Famoso por ser el protagonista de la serie Sherlock, una de las apuestas más interesantes de la televisión internacional, ahora está nominado a un Óscar en la categoría de mejor actor por la cinta 'Código enigma' ('The Imitation Game'), en la que interpreta a Alan Turing, un brillante y atormentado matemático inglés que lideró a un equipo que descifró los mensajes secretos de radio de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

El hallazgo de Turing no solo fue esencial en la derrota de Adolfo Hitler, sino que generó un desarrollo muy importante en lo que después sería la tecnología de los computadores.

En este filme, no solo se cuenta cómo el matemático desarrolló la tecnología para frenar el poderío alemán, sino que explora su vida íntima y su orientación sexual, que a la postre lo llevarían a ser cuestionado y castigado.

Benedict Cumberbatch habló con EL TIEMPO de esta cinta que tiene ocho nominaciones al Óscar y que ya está en cartelera.

La historia de Alan Turing no deja de sorprender por sus matices políticos y porque fue un hombre que sirvió como pocos a su país en la guerra. ¿Cuáles fueron sus sentimientos al interpretarlo?

En pocas ocasiones en mi carrera la historia de un hombre me ha conmovido tanto como la de Alan, una persona tan brillante y que fue perseguido por las mismas instituciones que ayudó a proteger en la guerra, lo que es una ironía.

Además, que hayan pasado tantos años para que el Gobierno británico y la reina hubieran ofrecido una disculpa póstuma por presiones políticas es igual de penoso (Isabel II lo ‘perdonó’ y reconoció su aporte a Gran Bretaña y a Europa solo hasta el 2013). La solicitud de perdón debería ser para todas las personas que vivieron persecución por su inclinación sexual o religiosa.

¿Por qué es importante contar esta historia hoy?

Nunca deja de ser importante que una película cuente estas historias a una amplia audiencia, para mostrar la injusticia que vivió este extraordinario, brillante y sensible ser humano, así como muchos otros.

Él no solo fue importante como criptógrafo, redactor de algoritmos, que es la base de las búsquedas en Google hoy, sino que desarrolló la idea de una máquina universal a la que hoy llamamos computador.

Pero al final, con el simple hecho de no negar su naturaleza, se convirtió en un ícono gay. Y para alguien que nunca buscó ese estatus, que no buscó ser un mártir ni ser blanco político de ninguna índole y que vivió muchas injusticias, una película como esta es un sentido homenaje.

¿Piensa que logra ese cometido?

Lo que más me ha hecho feliz es ver cómo la historia eleva muchos acontecimientos que suceden hoy. Muchas minorías siguen siendo perseguidas, juzgadas y castigadas, lo que ha sucedido con grupos como el Estado Islámico, las políticas discriminatorias en Rusia y Turquía, y situaciones de cuidado como en Grecia.

Pero parece que es parte de la naturaleza humana formarnos una idea de identidad y de nacionalidad y pensar que eso es definitivo, y cualquier cosa que se desvíe es vista como anormal, es inmediatamente restringida o castigada.

Los homosexuales siguen siendo castigados en diversas partes del mundo. Tristemente esta historia prevalece, pero Turing también simboliza los errores que la humanidad puede llegar a cometer al darle protagonismo a los prejuicios, que aún suceden hoy día.

¿Cómo es su relación con la tecnología?

Pienso que, como mucha gente, soy más del lado de los usuarios que de los inventores. Cuando estaba en el colegio tenía que tomar informática como materia y en ella escribíamos códigos simples para hacer juegos o algún tipo de programa educativo para hacer tareas, pero no era algo que yo llevara como pasión a la casa porque no era matemático ni tenía esa brillantez para construir cosas.

Y eso es lo admirable de Alan Turing, que tenía esa habilidad para construir, no era únicamente una mente que se dedicaba a la teoría. Por mi lado, me sentí inclinado a construir autos a escala y en mi niñez a crear cosas con Lego y plastilina.

¿Cree que la muerte de Turing fue accidental o un suicidio?

No soy un patólogo forense y aunque a veces trato de seguir pistas y leer las cosas así como lo hace mi personaje de la serie Sherlock, pienso que por todo lo que tuvo que sufrir Turing (tomar droga para cambiar la química de su cuerpo y ser castigado por ser gay), sus facultades mentales fueron cortadas así como su identidad como hombre, y no le dejaron ninguna opción.

Hay gente que dice que su muerte no fue un accidente. Sabía muchas cosas que podían salpicar a personas protegidas por la agencia de inteligencia británica. Son historias que ayudan a mantener un halo de misterio, pero desvían la atención de lo importante, que fue entender la naturaleza profunda de un hombre al que le cortaron las alas de su ingenio.

Otras nominadas

‘Foxcatcher’, que se estrenó ayer, es un ‘thriller’ que demuestra la capacidad de transformación del actor Steve Carell, en el rol de un multimillonario excéntrico. Tiene cinco nominaciones.

‘Relatos salvajes’, cinta argentina que podría ganar el Óscar como mejor filme extranjero. Regresa a la cartelera con seis historias en las que priman la sorpresa, la violencia y el humor negro.

‘Boyhood’, más allá de un rodaje que tardó 12 años, este experimento resulta una interesante historia familiar con muchos matices. Vuelve a los cines del país y aspira a seis premios Óscar.

‘El francotirador’, de Clint Eastwood y con Bradley Cooper, tiene seis nominaciones. Historia violenta
y ultrapatriótica, que logra secuencias impactantes.

‘Birdman’, la sorpresa del mexicano Alejandro González Iñárritu con nueve candidaturas. Una obra onírica acerca de un actor en decadencia, con técnica impecable.

‘El gran hotel Budapest’ aspira a nueve estatuillas. Una dosis crítica con mucho humor negro en el filme, que dirige Wes Anderson y que se reestrenó en salas de cine.

MARIO AMAYA
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.