Meluk le cuenta... (Una Sub-20 conformista)

Meluk le cuenta... (Una Sub-20 conformista)

La sensación es que se podía intentar y querer un poco más, que le faltó ambición.

notitle
05 de febrero 2015 , 01:00 p.m.

Y sí… Queda una amargura en medio de la clasificación (bien por eso y aplauso, ni más faltaba) de la Selección Colombia Sub-20 del ‘Piscis’ al Mundial de Nueva Zelanda. La sensación es que se podía intentar y querer un poco más, que le faltó ambición.

Colombia enfrentó a Uruguay sabiendo que pasara lo que pasara ya estaba CLASIFICADA al Mundial por las derrotas de Perú y Paraguay. Entonces, ¿por qué no jugar a ganar? ¿Por qué jugar, en cambio, a no perder? ¿Por qué no retarse para defender el título y clasificar a los Olímpicos? ¿Por qué tanto conformismo?

Quedó ese amargo de que el miedo a perder le impidió ganar más partidos y puntos, que se pudo retener el título suramericano logrado hace dos años por el mismo ‘Piscis’ e, insisto, lo más importante, que se pudo ir con la meta clara no solo de clasificar al Mundial, sino de ir a los Olímpicos.

Ser campeona ya es imposible y la clasificación a los Olímpicos depende de un triunfo sobre Brasil, el sábado en la fecha final, y de que Argentina derrote a Uruguay… Es fútbol.

Contra Uruguay, Colombia perdió en la fase de grupos 1-0 y en el hexagonal igualó 0-0. (Reuters)

Y sí... Queda esa sensación de que el equipo, como esos alumnos del montón, quería pasar el año con seis pelado, con tres raspando. “Tres es nota”, dicen. En la primera ronda, en la que pasaban tres equipos de cinco, pasó de tercero y en la final, en la que cuatro de seis van al Mundial, va de cuarta.

Aunque no lo crean, apuntar a la clasificación mundialista (que se oye muy estruendoso y sensacional) es un logro accesible a la larga por el sistema del campeonato, el nivel comparado del equipo, la preparación dada y la plata invertida. No ir por el título, por el cupo olímpico es de alguna forma dejar en el árbol los mangos de arriba. Eso de que esa no es obligación colombiana sino de otros, no vale. Colombia no disputa fútbol olímpico desde Barcelona-92. ¡Son 23 años en blanco!

Los Olímpicos no son un logro menor. O pregúntenle al idolatrado Marcelo Bielsa cuál es su único logro como seccionador nacional. Pues es el oro que ganó con Argentina en Atenas-2004.

Hace dos años, la Selección del ‘Piscis’ salió campeona suramericana en medio del debate. A pesar del título (muy bueno, así sí, Colombia, porque hay que ir a ganar y ganar y a volver a ganar y ganar, no como ahora), el equipo fue el centro de un debate permanente sobre si jugaba bien o mal o bonito o feo, que son cosas diferentes.

Críticos, analistas y fanáticos apuntaron, en su mayoría, que el equipo era plano, chato, sin gracia, sin brillo (feo) y que logró la corona por el lugar común fácil de la participación del pequeño crac Juan Fernando Quintero. Incluso se dijo que jugaron varios partidos decididamente mal y que la Divina Providencia o el arquero Cristian Bonilla (el capitán) salvaron los muebles de la quema.

Esta vez, en cambio,  el equipo comenzó, en apariencia, mejor. Se le veía volumen de juego (bueno) y mayor vocación de ataque, con control de pelota para desarrollar mayor nivel ofensivo (bonito) y una defensa que respondía de manera correcta en líneas generales (bien). Sin embargo, como suele ocurrir, esta vez el lugar común fácil fue que al equipo le faltaba gol, poder de definición, un goleador.

Pero se terminó jugando a lo mismo o muy parecido… Amarrados, pensando más en la figura táctica defensiva, en el orden del medio, en la obligación de marcar… Un equipo de técnico, no de futbolistas.  Un equipo de pizarra, no de talento. Un equipo conformista, no ambicioso.

No soy un mojigato futbolístico y siempre le he dado, por el contrario, el valor y el elogio justo y necesario al planteamiento defensivo (a veces lo  justifico plenamente), pero esta vez, y más después del 0-0 cobardón contra Uruguay ya clasificados al Mundial y con los Olímpicos en disputa, pues…

Creí que esta Sub-20 del ‘Piscis’ tenía más que la de hace dos años que el mismo ‘Piscis’ condujo al título del área. El equipo pintaba más alegrón, hábil y talentoso, más seguro de sí mismo y de su potencial, pero no…

Quizás se den los resultados el sábado y vayamos a los Olímpicos (sería fenomenal, en serio, sensacional y mayúsculo), pero la Sub-20 del 'Pisicis' terminó siendo un  poco más de lo mismo… Mentiras: un poco menos, porque no salió campeona.

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.