Editorial: El cáncer, marcado por la inequidad

Editorial: El cáncer, marcado por la inequidad

A pesar de grandes avances, cada año 8,2 millones de personas pierden la vida por este mal.

04 de febrero 2015 , 08:05 p.m.

Seis de cada diez fallecimientos que ocurren al año en el mundo a causa del cáncer se dan en países de ingresos bajos y medios, lo cual demuestra que el acceso a diagnósticos tempranos y a tratamientos adecuados sigue siendo inequitativo.

Por tal razón, este miércoles, en la conmemoración del día mundial de la lucha contra esta enfermedad, la Unión Internacional para el Control del Cáncer (UICC) afirmó que si en las naciones menos desarrolladas se aumentara la financiación en 18.000 millones de dólares por año en este campo, las muertes por tal motivo podrían reducirse hasta en un 30 por ciento para el 2030.

Que cada año 8,2 millones de personas pierdan la vida por este mal no se compadece con los grandes avances registrados en los últimos tiempos. Gracias a ellos, en algunos países ricos el cáncer de cuello uterino, por ejemplo, prácticamente no existe; y los tumores de mama y de próstata, que se siguen presentando, han adquirido el carácter de enfermedad crónica.

Infortunadamente, esa no es la norma. Además de la falta de acceso a dichos avances, cuando en economías deprimidas confluyen factores como la desnutrición, las debilidades de los sistemas de salud, la carencia de políticas de promoción y prevención y de génesis de culturas que fomenten los hábitos saludables, se multiplica el riesgo.

En esta materia, Colombia enfrenta una paradoja. Por un lado, tiene un sistema de salud que, en el papel, garantiza acceso a todos los recursos para afrontar la enfermedad de manera equiparable a la de los países más ricos; pero, por otro, el desorden del mismo sistema, las barreras de acceso, la falta de redes de prestadores en todas las regiones y la presión de terceros, más interesados en la ganancia que en la salud del paciente, ubican los desenlaces en un nivel medio bajo.

En torno al cáncer han de confluir las acciones de un sistema de salud oportuno y eficiente; el desempeño en este aspecto es un reflejo claro de cómo funciona. El balance, que no es halagüeño en Colombia, debería bastar para imprimirle ya ajustes de fondo.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.