Camila Abuabara relata sus 50 días de lucha tras trasplante de médula

Camila Abuabara relata sus 50 días de lucha tras trasplante de médula

Ha estado dos veces en la UCI. Dice que cree en los médicos pero que no en el sistema de salud.

notitle
04 de febrero 2015 , 07:46 p.m.

Todos los días a las 5:00 a. m., una enfermera pasa por la habitación de Camila Abuabara para tomarle pruebas de sangre. A esa hora casi siempre está despierta.

Ella permanece atada a una máquina, con agujas adheridas a sus brazos y cuello. Necesita ayuda de su madre para dar unos pasos dentro de la habitación de la clínica donde ha estado los últimos 50 días, tras el trasplante que recibió de médula ósea.

La joven, de 25 años, a la que le diagnosticaron cáncer de sangre en el 2010 y que luchó para que le realizaran ese procedimiento, le narró a EL TIEMPO cómo han sido los días en la clínica Las Américas, donde está internada desde el pasado 19 de diciembre.

“La monotonía es lo más difícil. Estoy en una habitación en la que todo el mundo entra con tapabocas, guantes, gorro y bata. Solo escucho voces desconocidas, a veces me siento aislada", cuenta.

Agrega que hay momentos en los que desea que no le hagan más nada. Tiene muchos altibajos. Días en los que siente esperanza y otros en los que tiene mucha angustia. "Creo que todo va a salir bien, pero de repente recaigo y pienso que no voy a salir de esto", confiesa.

Sus brazos están morados de tantas muestras de sangre que le toman. Casi siempre espera despierta la droga intravenosa y oral que le dan en la madrugada, en las tardes y a la medianoche.

Hay horas más difíciles que otras, detalla. A veces siente que se queda sin respiración y sin ánimos. No escucha bien por un oído. Tampoco ve bien.

Sus días son largos. No puede pasar el tiempo viendo televisión ni conversando. “Llegué a pesar 100 kilos, 30 más de lo normal, porque me llené de líquidos y no me podía voltear para ningún lado, tampoco ponerme el computador en el estómago para ver películas”, cuenta.

Camila ha estado dos veces en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) por problemas en los riñones, hígado, colon y pulmones. Estuvo una semana con tratamiento de diálisis para limpiar su sangre y con respiración artificial. “Durante muchos días estuve con un tubo en la boca que quería sacar”, dice.

Igualmente, dice que otra vez está aprendiendo a caminar. “Sentir el malestar en el que uno se quiere levantar y que realmente no puede, que quiere dar un paso, pero que debe ser con ayuda. Eso es desalentador”, añade.

El día del trasplante, detalla, no sintió nada. “Parecía muy fácil, pero luego vino lo peor, los dolores, las recaídas. Uno se siente abatido, que no puede más. Lo único que queda es pedirle fuerzas a Dios”, afirma.

También agrega que los médicos le explicaron que asimiló el tejido en un 99,5 por ciento, pero que el éxito depende de que la médula se mantenga.

“Un día el cuerpo puede estar bien, al otro no. Un día la médula de mi hermano puede estar, pero otro día podría reaparecer la mía y eso sería un fracaso total”, dice.

Camila interpuso una acción de tutela con el fin de que se le realizara el trasplante en Estados Unidos. Sin embargo, un juez ordenó a su EPS (Sanitas) que el trasplante debía realizarse en Colombia.

Explica que quería hacer el trasplante en Estados Unidos porque en ese país había más experiencia y que allí se había hecho un tratamiento preparatorio de nueve meses.

“No era porque creyera que los médicos de Colombia fueran malos. Gracias a Dios todo salió bien y las dificultades se han manejado bien. Yo buscaba experiencia y obviamente se trataba de mi vida. Creo que cualquier persona en su sana lógica haría lo mismo que yo”, asegura.

Además, dice que eso fue lo que muchas personas malinterpretaron. "Me dijeron que yo era pretenciosa, que quería abusar del sistema de salud, el mismo ministro de Salud lo dijo. Eso fue una falta de respeto, él sabía que yo buscaba calidad, porque la necesitaba por mi vida, no por lujos”.

Para ella, la medicina colombiana es buena, el que falla es el sistema de salud. “Muchas veces los médicos son buenos, pero no pueden obrar por culpa del sistema”, recalca.

Abuabara es estudiante de décimo semestre de Derecho en la Universidad Externado de Colombia. Sueña con graduarse y con continuar con su iniciativa ‘Latinos hasta la médula’, que es apoyada por el Consulado de Colombia, en la que buscan donantes de médula ósea en Estados Unidos para colombianos.

Cuando se recupere también quiere hacer una fundación para jóvenes. "Deseo que todo no sea en vano, que gane esta batalla contra el cáncer, esta guerra que inicié y que voy a terminar", concluye.

Clínica Las Américas confirma que asimiló trasplante

Por medio de un comunicado, la Clínica Las Américas de Medellín informó que Camila Abuabara asimiló el trasplante de médula ósea, que se le practicó el pasado 19 de diciembre, en un 99,5 por ciento.

El donante fue su hermano, con un 50 por ciento de compatibilidad. La probabilidad de éxito de la cirugía era del 30 por ciento.

El comunicado explica que durante las distintas fases del trasplante se presentaron eventos graves que afectaron su hígado, riñón, pulmones, intestino y capilares sanguíneos.

“Para todo lo anterior, Camila Abuabara recibió los procedimientos diagnósticos y medidas terapéuticas pertinentes”, a la vez dice que en la última semana su recuperación ha sido muy satisfactoria”.

La clínica espera que su evolución continúe de manera adecuada y que de ser así, saldrá de la Unidad de Trasplante este fin de semana e iniciará la siguiente fase postrasplante que es ambulatoria.

“En esta fase asistirá diariamente a Clínica Las Américas a recibir medicación y a control de sus variables vitales tanto clínicas como de laboratorio. Seguirá un régimen estricto de medicación y cuidados”, asegura la misiva.

Aclaran que en el período actual se han superado la mayoría de las complicaciones, no obstante aún pueden sobrevenir nuevos eventos que afecten su recuperación.

 

DEICY JOHANA PAREJA M.
Corresponsal de EL TIEMPO
Medellín

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.