Luz Casal: una hermosa voz española

Luz Casal: una hermosa voz española

Almodóvar la catapultó al poner sus temas en 'Tacones lejanos'. Padeció dos veces cáncer y se sanó.

notitle
04 de febrero 2015 , 04:41 p.m.

Es una conversadora que embruja, pues se deleita contando historias. Aunque haya sido entrevistada miles de veces, Luz Casal te hace creer que es la primera vez que responde lo que le preguntas. Así mismo, con esa intensidad con la que va abriendo su corazón, se monta en el escenario y vive sus canciones.

Su acento marcadísimo, por su crianza en Asturias (nació en La Coruña y al poco tiempo su familia se mudó), le imprime más encanto. Su voz tiene fondo, allí se lee un pasado de amores, alegrías y llantos. Debe ser por eso que sus seguidores la tenemos en un pedestal.

En el mundo entero se le conoce por Piensa en mí y Un año de amor, pero ella tiene un recorrido que va desde los años del rock en español más under hasta el glamour en el que comenzó a moverse desde que Pedro Almodóvar incluyó sus canciones en Tacones lejanos (1992).

Ha dicho que ‘Piensa en mí’ es su canción popular, pero que ‘Entre mis recuerdos’ es la que más la refleja…

 Es curioso, porque Entre mis recuerdos es como el paño caliente o la manera que tuve para salir de la pena por el fallecimiento prematuro de mi papá (1995) y que me hizo recordar los momentos que viví con él, los que me marcaron, que tenían que ver con un paisaje determinado, con un olor determinado. Me parece una buena terapia. Cuando uno tiene dificultades para aceptar el presente, por las razones que sea, echar un vistazo atrás te hace fuerte o te hace pensar que no es tan duro, que más duro fue lo que ya pasaste.

¿Y aplicó esa misma terapia cuando hizo ‘Ella y yo’?

Por supuesto. En mi experiencia con el cáncer (dos veces, en 2007 y 2011) nunca fui capaz ni caí en la tentación de escribir en la página web de una manera dramáticia, sobre el dolor. Al escribir la canción (con Claudia Brant), pensé en la enfermedad como una rival que tenía que aceptar, porque en ese momento sabía que genéticamente tenía predisposición a desarrollar la enfermedad por la mutación de un gen. Si uno no sabe que va dedicada a la enfermedad, podría pensar que es una canción de amor entre dos chicas.

Después de haber pasado por ese trance y haberlo vencido, hay mucha gente que se le acerca o le pregunta ¿qué hago yo?…

No me dedico a ayudar como única cosa en mi vida, porque me dedico a la música. Tampoco quiero ser como la exclusiva, la única persona que puede hablar de esa experiencia personal. Lo que ocurre es que si estoy en cualquier lugar, se me acerca una persona y me dice ‘padezco’ o ‘alguien padece’, pues yo hablo y digo que hay que perder ese temor de definir a la enfermedad.

¿Persiste el miedo?

El miedo es casi diario.

¿Y cómo vencerlo?

Como todo en la vida. La gente que tiene vértigo puede conseguir no tenerlo, la gente que tiene pánico a subir a un avión puede hacer un cursillo donde casi el 99 por ciento de las personas pasan de tener miedo a no tenerlo. Es una cosa que uno puede modificar; puedes engañar a tu cerebro para que cuando haya miedo o pánico se convierta en otra cosa. La vida es una balsa y jamás hay una simple olita. Hay que saber navegar incluso con grandes marejadas.

¿De dónde sale la pasión para interpretar?

Estoy cantando desde que me acuerdo. Tengo habilidad para lo que observo, lo que vivo y lo que veo en otros transformarlo como si fuera mi propia experiencia.

Una vez Martirio me dijo que sus canciones salían ‘del coño’. ¿De dónde le salen las canciones a Luz Casal?

(Risas)… Pues no sabría decir exactamente si de esa parte, pero sí creo que se canta muchas veces desde ese lugar. Creo que salen de muchísimos sitios si uno está atento, dedicándose a lo que se dedica. Tienes que estar alerta y siempre encuentras algo. Como decía Picasso, si la inspiración llega, que te pille trabajando, y si no estás trabajando, por lo menos tienes que estar despierto.

Se demoró seis años en grabar un disco original, hasta este ‘Almas gemelas’. ¿Qué marcan a este álbum y al tour en su vida?

Cada disco refleja el momento. Este es el diario de mis últimos 5 años, desde Vida tóxica. Tengo mucha resistencia física y emocional para dar conciertos, pero tengo un ritmo mucho más pausado para hacer canciones nuevas. Voy a mi ritmo, y a veces considero que voy demasiado lento.

¿Y usted cree en las almas gemelas?

No tanto en el alma gemela como complemento amoroso, sino en las relaciones de amistad; en cómo te ensamblas con otra persona. La mayoría de mis amigos, hombres y mujeres, son bastante distintos a mí y en muchos casos pertenecen a profesiones totalmente alejadas de la música, y aun así nos complementamos.

¿Qué significó grabar en el estudio de Los Ángeles donde han grabado Bob Dylan, Bruce Springsteen, Metallí, los Chili Peppers…?

 A veces pienso ¡cómo fuimos capaces de grabar! De alguna manera eso impregna sus paredes por más que se cambien de color.

¿Y además de lo nuevo, escucharemos ‘Entre mis recuerdos’, ‘Un año de amor’, ‘Piensa en mí’…?

 ¡Claro! En un concierto uno se muestra a plenitud, y la plenitud va desde tus primeras canciones hasta hoy.

Créditos: Diego León Giraldo S.

Fotografía:  Costesía Sony Music

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.