Naturaleza, aventura y descanso en la Riviera Maya

Naturaleza, aventura y descanso en la Riviera Maya

Parques, ciudades mayas, compras y rumba son planes para gozar en este destino mexicano.

notitle
04 de febrero 2015 , 04:00 p.m.

En la Riviera Maya, una de las zonas turísticas más conocidas y visitadas de México, saben cómo tratar a los turistas.
Es común en los hoteles y en los restaurantes oír preguntas como: “¿Todo está bien, señor?”, “¿Desea algo más, joven?” Incluso usan expresiones como “mi rey” y “mi reina” para referirse a mujeres y hombres; lo hacen con un tono tan amable y servicial que a nadie parece molestarle.

Los meseros se asegurarán de que en su mesa nunca falten las tortillas recién salidas del comal (un disco de barro que se utiliza para cocerlas), el pico de gallo –mezcla de tomate, cilantro, cebolla y chile verde con sal y jugo de limón– y, por supuesto, guacamole.

Aunque esta es una región conocida por sus hermosas playas –por supuesto vale la pena visitarlas–, también es un destino para quienes disfrutan de la aventura en comunión con la naturaleza, de las culturas ancestrales y de las compras y la fiesta.

Si va a pasar por esta zona, estos son cinco lugares y planes imperdibles para que disfrute al máximo.

Parque Xplor, para los más aventureros

En varios de los cenotes es posible nadar o ir en pequeñas balsas y ver estalactitas. Archivo EL TIEMPO

Situado a cinco minutos de playa del Carmen y con 59 hectáreas de extensión, es el lugar perfecto para los que disfrutan del turismo de aventura. Este parque tiene las tirolesas más altas de Centro y América Latina. Están conectadas por torres que alcanzan hasta los 45 metros de altura; es como volar encima de la espesa selva y caer al agua a toda velocidad. Hay dos circuitos, de cinco kilómetros cada uno, para manejar carros por caminos con terrenos rocosos, ascensos y descensos, puentes colgantes y cavernas inundadas. Eso sí, no hay que tenerle miedo al agua ni al barro.

Y, finalmente, para los amantes del agua, hay cavernas y grutas repletas de estalactitas. Puede ir a bordo de una balsa o nadar durante 20 minutos aproximadamente, mientras descubre estas milenarias formaciones rocosas, y terminar el recorrido en una enorme cascada de agua fría.

El parque abre también en las noches y cuenta con un bufé ilimitado.

Es recomendable llevar ropa y calzado que se pueda mojar y otras prendas para cambiarse. Solo aceptan niños mayores de 5 años y no es el lugar para los que temen a las alturas o quienes se marean fácilmente.

El precio de la entrada al parque varía dependiendo de la temporada y el plan. Se consigue desde 99 dólares por persona.

Visitando comunidades mayas y cenotes

Muy cerca de Cobá, algunos grupos de familias aún guardan algunas de las tradiciones de los mayas y viven de manera similar a las comunidades de antaño.

Sus hogares son ranchos autosostenibles sin electricidad y tienen cocinas prácticamente iguales a las de hace 2.000 años. En medio de la selva tienen cultivos de chile, papa y maíz, y crían animales como pavos y gallinas.

Tienen hornos para hacer tortillas de maíz y las ofrecen como cortesía a los viajeros. No se asuste si algunos de los niños le toman fotografías: es un proyecto que tienen para poder vivir y promocionar su región, para que los turistas los visiten. En medio del recorrido hay algunos ancianos que, en la cultura maya, reciben el nombre de guardianes del conocimiento.
Con los visitantes tienen un bonito ritual, en el que por medio de oraciones y quema de algunas plantas bendicen a cada una de las personas que pisan su territorio. Estas comunidades tienen la ventaja de vivir rodeados de cenotes (depósitos de agua manantial profundos, típicos del estado mexicano de Yucatán).

En algunos de ellos es posible nadar, así que es mejor llevar vestido de baño. Aproveche porque son lugares silenciosos y tranquilos, que aún no han sido invadidos por el turismo masivo, donde vale la pena pasar un buen rato de descanso y meditación.

Cobá y la pirámide más alta de Yucatán

Nohoch Mul (montículo grande), la pirámide más alta de la península de Yucatán, está ubicada en Cobá, un pueblo que todavía conserva varias de las tradiciones de la cultura de los mayas. Shutterstock

Los amantes de la historia y la cultura ancestral no pueden dejar de pasar por Cobá: yacimiento maya arqueológico situado en el estado de Quintana Roo.

Entre sus atractivos se encuentra la red de sacbeob (caminos blancos) más importantes del mundo maya. Se pueden recorrer a pie, en bicicleta (las rentan por 40 pesos mexicanos, unos 3 dólares) o en triciclos con chofer (a 120 pesos, unos 8 dólares). Se trata de senderos rodeados por altos árboles con varias especies de pájaros.

Es posible apreciar también el templo del ‘Juego de la pelota’, lugar en el que los mayas practicaban el ritual sagrado que representa la lucha entre las deidades celestes y el inframundo. Solían practicar este juego para arreglar problemas políticos o religiosos. No puede dejar de pasar por Nohoch Mul (montículo grande), la pirámide más alta de la península de Yucatán. Son siete cuerpos de esquinas redondeadas que miden 42 m. Vale la pena subir los 120 escalones, pues la vista, que incluye las copas de los árboles y un panorama que parece no tener fin, es espectacular.

Coco Bongo, el mejor de los espectáculos

En Coco Bongo podrá disfrutar de varios ‘shows’ en vivo mientras baila y disfruta. Foto: Cortesía Coco Bongo

Al llegar al aeropuerto de Cancún, un gran letrero con un Hombre Araña que parece que fuera a salirse de la valla anuncia la mejor rumba en playa del Carmen. Lo acompaña la frase de una periodista de CNN, que luego de visitar el lugar dijo en los estudios de la cadena de noticias que “Coco Bongo dejaba en vergüenza la vida nocturna de Las Vegas”.

La entrada vale 75 dólares por persona, precio que puede parecer caro, pero en realidad, para todo lo que ofrece, resulta barata. En el lugar caben más de 1.000 personas y cada 20 minutos, entre luces, bombas, serpentinas, mucho tequila y mezcal, hay shows de acróbatas y las mejores imitaciones de cantantes como Madonna, Freddie Mercury, Michael Jakcson, Christina Aguilera, entre otros. Cada tanto, una cámara enfoca a los grupos de asistentes y los muestra en dos pantallas gigantes, así que prepárese para bailar, gozar sin parar y dejar la pena a un lado. En la entrada dan un trago de tequila de bienvenida, pero el resto del licor hay que comprarlo por cuenta propia. O simplemente puede dedicarse a bailar y a disfrutar del espectáculo.

La Quinta Avenida

Compras en Playa del Carmen

Colorida, alegre y divertida. Así es la Quinta Avenida en Playa del Carmen. Es una extensa calle peatonal cerca de la playa, llena de restaurantes, almacenes, mercados y ferias. Los mejores tequilas y mezcales, y las más lindas artesanías –entre ellas las famosísimas catrinas– se venden por montones y en todos los tamaños y colores. Es recomendable ir de día y también de noche, pues las luces que la adornan, además de la brisa, hacen que la ciudad sea aún más acogedora.

Se sugiere empezar el recorrido por el Paseo del Carmen, una pequeña plaza que tiene un callejón con tiendas para comprar ropa y algunos cafés. No deje de ver el parque Fundadores y la capilla de Nuestra Señora del Carmen. Lo mejor es que, en medio de la caminata, se encontrará con varios grupos de mariachis y hombres vestidos como guerreros que lo harán adentrarse en lo más típico de la cultura mexicana.

¿Dónde hospedarse?

La cadena Sandos cuenta con varios hoteles en la Riviera Maya. Algunos de lujo y otros ecológicos e ideales para los niños.

Se destacan tres hoteles de la Cadena Sandos, cada uno con su encanto. El Sandos Caracol Eco Experience Resort, ubicado en la selva entre la Riviera Maya y el mar Caribe, tiene un programa ecológico, como visitas a cenotes y un santuario de aves.

El Sandos Playacar Beach está ubicado en una de las playas más bonitas de la Riviera Maya y muy cerca de playa del Carmen y la famosa Quinta Avenida. Tiene siete piscinas, siete restaurantes a la carta y planes para niños.

El Sandos Cancún Luxury Experience Resort es ideal para quienes quieren vivir una experiencia de lujo. Son 214 habitaciones con vista al mar. En temporada alta, en cualquiera de los tres hoteles, la tarifa es de 1.200 dólares por persona, y de 900 dólares en temporada baja. Son siete noches con comidas incluidas. No incluye pasajes. www.es.sandos.com

Si usted va

Los colombianos no necesitan visa para viajar a México, solo el pasaporte.

Aerolíneas como Avianca, Copa, Lan y Aeroméxico tienen vuelos desde Bogotá a Cancún. El vuelo directo dura tres horas. Otra de las ciudades para visitar es Tolum. Allí está el Castillo maya, ubicado al borde de un acantilado.
www.visitmexico.com

SERGIO CAMACHO IANNINI
Enviado especial de EL TIEMPO
Invitación Sandos Hotels & Resorts México

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.