'Me atropellaron y no me querían devolver mi bicicleta en los Patios'

'Me atropellaron y no me querían devolver mi bicicleta en los Patios'

Después de quedar lesionado, Defensoría de Pueblo tuvo intervenir para que fluyera el trámite.

notitle
04 de febrero 2015 , 10:59 a.m.

El 22 de enero de 2015, Guillermo Molina transitaba igual que todos los días por la ciclorruta de su barrio, pero cuando tuvo que atravesar una avenida se topó con una moto que venía en contravía. Un joven sin pase ni casco, de tan solo 18 años y que conducía su vehículo sin placas, lo sacó volando en cuestión de segundos.

Todo pasó en la carrera 90 con calle 91 sur (Patio Bonito). El impacto fue de tal magnitud que el hombre de 59 años cayó sobre un camión que se encontraba estacionado. “Él quedó inconsciente y se raspó todo el lado derecho de su rostro”, contó su hija Marcela Molina.

Ante el impacto, los residentes cercanos se acercaron a ayudar a la víctima, que fue trasladada minutos después a la Clínica de Occidente, en donde, aunque le descartaron fracturas, le diagnosticaron un esguince cervical. “El dolor que sentía mi papá era fortísimo”.

Aunque la Policía de Tránsito fue testigo de las consecuencias del accidente, el joven que conducía la moto está libre, ya que argumentan que no hay delito y que lo único que se infringió fueron normas de tránsito. No importó que, en el momento del accidente, algunos testigos dijeran que lo iban siguiendo las autoridades y que por eso ocurrió el impacto.

Con el dolor vivo del accidente, a Molina le ha tocado padecer una segunda pesadilla para recuperar su bicicleta. Tuvo que adelantar trámites en la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de Kennedy, luego visitar los patios y después ir a las oficinas de movilidad para intentar recuperar lo que se ha convertido en su medio de transporte por excelencia.

“Lo peor es que esperó mucho tiempo para que al final le dijeran que el número que identifica a la bicicleta y que está en su marco había quedado mal escrito. Que mi papá tenía que buscar al policía que realizó el primer informe y que después tenía que comenzar otra vez todas las vueltas”.

Lograr que el oficial reconociera su error y fuera a la URI a aceptar su falla en el procedimiento fue otra pesadilla. “A mi papá le tocó irse todo enfermo a hablar con el teniente de los patios y hasta decirle que lo iba a denunciar en la Defensoría del Pueblo. Apenas ayer le dieron un papel que tiene que llevar, otra vez, a los patios”, dijo Marcela.

Molina ya interpuso una denuncia en la URI de Kennedy. Eso lo hizo con un reporte de incapacidad de 18 días que le dieron en el Instituto de Medicina Legal tras su accidente. “Pero la mamá del muchacho dice que ellos son desplazados del Caquetá y que no tienen nada de plata”.

Esta familia no sabe aún quién pagará la incapacidad. “No sé si el Soat que está por Suramericana o la EPS que paga mi papá por Salud Total”, dijo Marcela.

Guillermo tuvo que ser sometido a una cirugía plástica, en la que le rasparon la piel para poder extraerle pequeñas partículas de tierra y piedras que le quedaron incrustadas. Tuvo una quemadura de segundo grado en su rostro.

Desde el accidente, este hombre no ha podido atender su local, una relojería que le da para solventar sus gastos. “No he podido volver, y en cambio sí me ha tocado pagar una cantidad de taxis para hacer todas estas vueltas, cuando yo he sido la víctima de todo esto. Se me van hasta 70.000 pesos diarios”, dijo Guillermo.

“Mi familia solo quiere denunciar los malos tratos y la ‘tramitomanía’ que tiene que padecer una víctima de alguien que, a todas luces, violó todas las normas de tránsito, así como la incompetencia de todas las autoridades”, dijo Marcela.
La Secretaría de Movilidad ya tiene conocimiento del caso y se espera una pronta respuesta a estos hechos.

Defensoría

Luego de la publicación de este artículo, la Defensoría del Pueblo acompañó a Guillermo Molina a pedir el papel que necesitaba en la URI correspondiente. Así pudo obtener el documento en menos de 20 minutos, tras exponérsele el caso al coordinador de fiscalías.

También se le acompañó a la Secretaría de Movilidad y a los patios, en donde le aseguraron que tendría su bicicleta. “Era una trámite que no se tenía que demorar tanto, más considerando el estado de salud en el que se encontraba la víctima de este accidente”, dijo un vocero de la entidad.

CAROL MALAVER
Redactora de EL TIEMPO
Escríbanos a carmal@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.