La cárcel más grande del mundo

La cárcel más grande del mundo

Deberían cerrar las fronteras del país y declararlo cárcel total. Solo sacar a ciudadanos decentes.

notitle
02 de febrero 2015 , 09:32 p.m.

Mirando la realidad nacional, el diario acontecer, las noticias, especialmente las de la radio y la televisión, y sobre todo de algunos noticieros con marcada tendencia sensacionalista, llega uno a preguntarse por qué tantos y tantos (y todavía más) colombianos son así, y debe uno hacer un esfuerzo mental para no deprimirse y para encontrar razones o justificaciones que animen a seguir viviendo con optimismo y alegría.

Todos los días la policía aprehende a decenas y decenas de ladrones, atracadores, carteristas, ‘fleteros’, apartamenteros, asesinos, (perdón, presuntos asesinos), vendedores de droga, mafiosos, conductores borrachos y, de vez en cuando, también contratistas... etc. Y casi todos son devueltos a la calle porque son delitos menores, porque no caben en las cárceles, porque nadie los acusa, porque la justicia no funciona. La prensa hablaba de un sujeto aprehendido 44 veces robando; lo sueltan enseguida, y sigue robando. Qué maravilla, ¿no?

Siempre me he preguntado qué pasa con nosotros. Los vecinos, venezolanos y ecuatorianos, tienen el mismo origen nuestro, similar historia, el mismo proceso de la independencia y la república, con las naturales diferencias, y ¿por qué no son tan pícaros como somos los colombianos?

Hagamos un paréntesis para decir que la situación actual de Venezuela, debida a los señores Chávez y al humorista de Maduro, es cuento aparte. Y a los atracadores, carteristas, ‘fleteros’ y demás especímenes de los que hablábamos arriba se añade la caterva de los llamados ladrones de cuello blanco, que a mí me parecen mejor de cuello sucio, sudado, maloliente y asqueroso. No hay día en que no se denuncien grandes atracos al Estado, al dinero de los colombianos, ya sea en ministerios, institutos, entidades oficiales. Mirando en la televisión la superpoblación en las cárceles, el inhumano amontonamiento, llego a pensar que de pronto las paredes se rompan por la presión y salgan todos a la calle. Pienso que a los de cuello sucio y asqueroso los deberían encerrar en las cárceles normales, y no darles privilegios especiales. Ellos han tenido la fortuna de estudiar en universidades y de formarse bien, incluso en el extranjero; entonces no hay derecho a tratarlos de manera especial, mejor que a los atracadores o ladrones o lo que sea, hombres de la calle, del montón, sin estudios y sin que la fortuna les hubiera sonreído.

No sé si es un sueño o una fantasía mía, pero, al paso que vamos, pienso que deberían cerrar todas las fronteras del país y declararlo cárcel total; unos jueces integérrimos (¿los habrá?) comenzarán a sacar de esta inmensa prisión a los ciudadanos decentes, honestos, serios, amantes de la patria. Imagino que alguno o algunos sí habrá, ‘habremos’.

* * * *

Este fue el comentario de un amable lector a mi artículo anterior sobre el respeto a los maestros. “Trabajé en la Rama Judicial y me tocó muchas veces tramitar tutelas que ganaban alumnos verdaderamente problemáticos solo porque los profesores no supieron darle trámite al bendito debido proceso. El maestro de hoy en Colombia no solo tiene que soportar graves atropellos en nombre de los derechos de los menores, sino que debe aprender, si no derecho, por lo menos algunas marrullas de abogado para defenderse de ciertos alumnos y padres de familia inconscientes. Un muchacho de 17 años es considerado en nuestra legislación menor de edad, y así es tratado. Mientras él ya tiene prácticamente una formación de adulto puede cometer múltiples violaciones de la ley protegido por las gabelas que le brinda el Código de Infancia y Adolescencia, y lo peor es que él lo sabe muy bien”.

Andrés Hurtado García

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.