Editorial: El puente está quebrado...

Editorial: El puente está quebrado...

No es difícil adivinar que en el incidente falló el rigor técnico de la firma a cargo.

02 de febrero 2015 , 09:27 p.m.

El desplome de un puente peatonal en una de las zonas más concurridas de la capital obliga a formularse un interrogante que ya parece recurrente en el país: ¿qué está pasando con la ingeniería? Algo similar se vio hace unos años en Cartagena, con un puente vehicular; más recientemente ha sucedido con el túnel de La Línea, en donde el Gobierno se vio abocado a decretar la caducidad del contrato por fallas técnicas y demoras en la ejecución.

La estructura en mención, recién instalada sobre la carrera 11 entre calles 100 y 103, no parecía revestir mayores desafíos. Se trataba de un puente que comunicaba las casas fiscales con la Escuela Superior de Guerra, a ambos lados del Cantón Norte.

Sin embargo, cuando se iban a hacer las pruebas de resistencia, la plataforma se vino al piso con decenas de personas. El saldo: siete heridos de consideración, entre ellos cuatro militares. Si tales pruebas se hubieran efectuado en un día normal, con el flujo de vehículos y personas que transitan por el lugar a diario, hoy estaríamos hablando de una tragedia.

Aunque tanto el Ejército como la constructora y la Alcaldía esperan una investigación concluyente, no es difícil adivinar que en el incidente falló el rigor técnico de la firma a cargo de los trabajos: no había un plan de manejo de tráfico; de las pruebas, aparentemente no estaba enterada la entidad que contrató la obra, es decir, el Ejército, ni sus ingenieros; tampoco es claro el papel que jugó la interventoría. Ni siquiera se sabe quién dio la orden para que soldados participaran en los ensayos del domingo.

Si una lección deja lo sucedido es que cuando se trata de obras que tienen una afectación en el espacio público deben cumplirse todos los requisitos que emanan de la autoridad local, además de la calidad técnica de las mismas.
No sobra recordar que lo ocurrido con el puente de la 103 se suma a una larga lista de incidentes que ha sufrido la carrera 11 de tiempo atrás: desde la adquisición de predios hasta el hundimiento de sus vías, con el daño que ello implica para la movilidad de la ciudad.

EDITORIAL


editorial@eltiempo.com.co
 

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.