Atentado ambiental a humedal de Villavicencio

Atentado ambiental a humedal de Villavicencio

El comercio ilegal de madera estaría detrás del daño a la reserva natural.

02 de febrero 2015 , 06:58 p.m.

 Devastación es lo único que se ve en al menos 2.000 metros cuadrados del humedal Coroncoro, uno de los más importantes de Villavicencio.
A finales de enero, y a través de una denuncia ciudadana, la Secretaría de Medio Ambiente se enteró de la catástrofe: dos hectáreas de especies de árboles nativos y otras especies habían sido arrasadas a manos de personas no identificadas.
En el lugar únicamente encontraron semovientes y corrales artesanales, lo cual deja entrever que el humedal (fundamental para la generación de agua) pretendía ser usado para actividades de pastoreo, pese a ser una zona de reserva.
Según el reporte oficial entregado por la Secretaría de Medio Ambiente, el daño en algunos puntos del lugar va a quedar permanente (vea El daño ambiental es muy grave).
El atentado ambiental ocurrió a 100 metros de un puesto de la Policía, concretamente el CAI Catama, en el cruce con el anillo vial.
El preocupante balance de Lina Díaz, secretaria local de Medio Ambiente, es contundente: el 40 por ciento de las 30,33 hectáreas que componen el espacio natural ha sufrido igual o peor nivel de maltrato.
Las primeras hipótesis apuntan a que entre quienes cometieron este daño ambiental estarían personas dedicadas al tráfico ilegal de madera, la cual es comercializada a bajo costo en asaderos, pues otras zonas de la capital del Meta también han sido afectadas por similar situación.
Por esta razón, la Secretaría realizará un plan de choque el cual involucrará operativos a este tipo de establecimientos para verificar de dónde sacan los troncos para poder asar la carne.
Ante la falta de recursos para contratar guardabosques y la poca Policía Ambiental existente, las autoridades claman porque la gente vele por el cuidado del ecosistema.
En menos de un mes, Villavicencio fue víctima de dos desastres ambientales de gran magnitud: el primero fue el pasado 8 de enero en cercanías al barrio Industrial, lugar en el que desconocidos quemaron más de 600 llantas usadas.

 

El daño ambiental es muy grave

Lina Díaz, secretaria de Medio Ambiente de Villavicencio, afirmó que están trabajando junto con otras autoridades para establecer de qué manera se puede judicializar a los responsables de este tipo de daños a la naturaleza.
Por ejemplo, en el caso del humedal Coroncoro detectaron que los dueños de los caballos encontrados dentro del humedal son finqueros cercanos, pues todo parece indicar que el objetivo era acabar con más humedal para albergar más semovientes.
“Las acciones deterioran en calidad y cantidad la cobertura vegetal, disminuyen la biodiversidad generando ruptura de las cadenas alimentarias y desplazamientos de especies animales, además alteran la autorregulación hídrica. El deterioro del humedal es drástico e irreversible”, agregó la secretaria con base en el informe de los expertos que atendieron el caso.
Ayer, la dependencia lideró una jornada de reforestación en el lugar para tratar de mitigar el impacto provocado por la tala indiscriminada de árboles.

 

Sentido reclamo de activistas

A través de un comunicado colectivos ciudadanos como William Barrios, Bicinavegantes, Proyecto Gramalote, Ciudad Verde y Corporación Ambiental Makuna pidieron mayor “interés institucional de las instituciones ambientales locales por proteger los humedales de Villavicencio.
En el escrito, reclamaron implementar cuanto antes una “política pública colectiva y participativa de humedales y áreas protegidas” pues estos espacios son vitales para la construcción de una ciudad sostenible y ambientalmente amigable. Según Planeación municipal, 14 humedales en Villavicencio han sido afectados y otras cuatro desaparecieron por la construcción de vivienda.

Importancia de los humedales

Según expertos, los humedales hacen parte de los entornos más productivos del mundo, pues son epicentro de diversidad biológica y fuentes hídricas. Además, centenares de especiales animales y vegetales requieren de este espacio para sobrevivir.
Dentro de sus funciones está el suministro de agua dulce y de materiales de biodiversidad y control
de crecidas, recarga de aguas subterráneas y mitigación del cambio climático.

 

A la espera de pronta respuesta

Hace un año, la directora de Cormacarena, Beltsy Barrera, y el alcalde de Villavicencio, Juan Guillermo Zuluaga, se comprometieron a trabajar de la mano por la protección de los humedales en Villavicencio.
En ese entonces, coincidieron en que los asentamientos ilegales (invasiones), el vertimiento de aguas domiciliarias y comerciales, el arrojo de basura y escombros la presencia de caballos y ganado en las reservas y el robo de fauna silvestre eran los principales enemigos de estos entornos naturales.
Además, tanto la jefe de la autoridad ambiental como el ejecutivo municipal manifestaron que el éxito de una buena protección y conservación labor dependía de la colaboración de la gente, para evitar focos de contaminación y denunciar a quienes lo hagan.
No obstante, Llano Sie7edías intentó obtener información detallada sobre los programas que adelanta Cormacarena para conservar la riqueza natural de los humedales, que según la Secretaría de Medio Ambiente es de su responsabilidad, en Villavicencio, pero al cierre de esta edición no había sido posible.
Se espera que hoy la Corporación haga un pronunciamiento oficial sobre el tema y exponga las acciones que van a tomar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.