Pupitrazos navideños

Pupitrazos navideños

¡Hay que ojear el decreto 562 para entender que ahora Bogotá -a falta de un POT claro - tiene tres!

notitle
01 de febrero 2015 , 10:11 p.m.

El 2015 arrancó entre guayabos y bostezos, con los cielos despejados de esta Bogotá amable y trabajadora. Por fin se demostró que el contraflujo era un oprobio inventado por algún político que andaba de afán por regresar a su casa del norte. Señor Alcalde, enhorabuena: ¡muchas gracias! Ese pupitrazo estuvo bien, pero hubo otro que pasó desapercibido y que pronto le pasará factura a la ciudad.

Como es sabido, después de año y medio de incertidumbres sobre la normativa urbanística de Bogotá, y luego de que el Consejo de Estado, al cabo de 18 meses, terminara admitiendo que no tenía competencia para declarar la suspensión que él mismo promulgó en contra del POT decretado por Petro, el mundo de la construcción sigue en vilo. Nadie espera que hayan resuelto cosas sobre la ciudad del futuro. Ni más faltaba. El problema es que nadie entiende qué está pasando con la ciudad del presente.

Los urbanistas llevan décadas acumulando planos y teorías –confinados por la política a las aulas universitarias, pues nadie los escucha–, motivo por el cual, sin quererlo, tuvieron que cederles a los arquitectos la responsabilidad de diseñar la ciudad. Esto, en el mejor de los casos, porque en la realidad el crecimiento de Bogotá lo controla el virus de la “edificitis”: milhojas de pisos, unas detrás de otras. Nadie está planificando, diseñando, nadie ha sido capaz de pintarnos el sueño de una ciudad para nuestros hijos.

Es cierto, en los medios se habla de planes maestros, de proyectos de revitalización, pero seguimos sin ver un solo ejemplo de envergadura que nos convenza de que Bogotá se está asomando por fin al siglo XXI. ¿Metro sí, metro no? ¿Por arriba, por abajo? ¿Quién lo paga? Los líos del transporte masivo son solo uno de los muchos ejemplos de que nadie controla nada.

Estando así las cosas, el Distrito decidió, como el Chapulín Colorado, salirse con la suya y, como “no contábamos con su astucia”, resolvió acabar con la incertidumbre que reina en materia urbanística con un pupitrazo. Como tenemos dos POT –uno vigente y otro suspendido–, el Alcalde decidió firmar un decretazo de 30 páginas el 12 de diciembre. Antes de que todos saliéramos a cantar villancicos.

¡Hay que ojear el decreto 562 para entender que ahora Bogotá –a falta de un POT claro y coherente– de hecho tiene tres! Como el monstruo de Frankenstein: se le sacaron pedazos del cuerpo moribundo del uno y se le cosieron al otro, que sobrevive desde el 2004. ¿Cómo explicarle esto a un extranjero que quiera invertir en nuestra ciudad?

Además, como aquí parece que nadie sabe construir edificios bonitos, decidieron dictar normas para que finalmente despegue la creatividad. Ante la incapacidad de planificar la ciudad, se metieron a diseñar los objetos que la contienen. ¡De seguir así, mañana nos dirán dónde colgar los cuadros de la sala! Porque si las reglas del decreto 562 se aplicaran a la letra, nos espera una invasión de pirámides estilo Tenochtitlán: edificios escalonados por los cuatro costados. Ya no había empleo para los urbanistas, ahora tampoco lo habrá para los arquitectos: esa profesión decidieron ejercerla exclusivamente los funcionarios de Planeación.

La ciudad arranca somnolienta bajo el sol inclemente de un verano delicioso que nos regala los mejores paseos en bicicleta. Esto nos basta a muchos para seguir pedaleando con la esperanza de que el despelote termine algún día. Mientras arranca la batalla electoral, esta alcaldía –para sacarse el clavo del POT suspendido– se despide con un pupitrazo inesperado. En realidad, más daños al rostro desfigurado de Bogotá, una capital que reclama Planeación (con mayúscula) y no más cirugías estilo Frankenstein.

Camilo Ayerbe Posada

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.