'Extorsión-ware'

'Extorsión-ware'

Este software maligno 'secuestra' el contenido digital, encriptando lo almacenado en el disco duro.

notitle
01 de febrero 2015 , 10:10 p.m.

Este es el nombre en español de un software maligno, conocido en inglés como ransomware, que se está poniendo de moda, ya que con él se pueden obtener buenos botines. Se trata de un software troyano que se infecta cuando se descarga un programa referenciado en un correo electrónico de dudosa procedencia o en una página de internet que no se conoce bien. También penetra computadores, aprovechándose de debilidades en la seguridad de la red a la que se conectan.

Una vez descargado, impide al usuario entrar al computador, cifra o encripta todo el contenido almacenado en el disco duro del equipo infectado, despliega en la pantalla un contador de tiempo hacia atrás que va descontando minutos hasta llegar a cero y un mensaje en el que se exige un pago de dinero en bitcoin para que el usuario pueda volver a acceder a todos sus archivos y no los pierda. De no cumplirse con esta exigencia, el ransomware borrará todo el contenido digital secuestrado. Logrado este hecho, por más que se le saquen copias, estas no se podrán usar, a menos que se sepa cuál es la llave para descifrarlos, la que solo es conocida por el delincuente informático.

El secuestro de contenido digital, que puede paralizar las operaciones de empresas y generarles pérdidas, es un delito que se debe reportar de inmediato al departamento de ciberdelitos de la Policía Nacional. Pero, dada la pésima calidad de nuestra Fiscalía y de la justicia, ¿al capturar al ciberdelincuente que realizó el secuestro, el juez y el fiscal que enfrenten el caso entenderán lo que sucedió y podrán atenderlo con eficiencia?

Para evitar este tipo de atentados digitales se deben seguir normas de seguridad informática. Nunca hacer clic en el enlace de un correo o una página web que haga propaganda a un programa y lo promueva para que el usuario lo descargue. Si le llega un correo electrónico de un emisario desconocido o que no se ha solicitado y que contiene un archivo anexo, no se debe descargar. Solo se deben bajar archivos de correos a los cuales se les tenga total confianza. Si hay alguna duda, es preferible eliminarlo de inmediato que arriesgarse a ser infectado por un ransomware.

También es importante sacar con frecuencia copias de respaldo de los archivos para que, en caso de ser borrados, se puedan recuperar. Lo que NO se debe hacer es pagarles a los secuestradores digitales y SÍ reportar el hecho lo antes posible a las autoridades competentes.

Guillermo Santos Calderón
guillermo.santos@enter.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.