Editorial: La muerte de un gran editor

Editorial: La muerte de un gran editor

José Manuel Lara B. fue un apasionado por los medios de comunicación y defensor de las libertades.

01 de febrero 2015 , 10:10 p.m.

El mundo editorial e intelectual de las letras hispanas registra por estos días una página luctuosa. También, el ámbito empresarial de España en general, pues con la muerte, el pasado sábado, de José Manuel Lara Bosch, de 68 años y cabeza del Grupo Editorial Planeta, se va uno de los más reconocidos y exitosos editores. Pero no fue solo un editor de libros –bello oficio que le viene de cuna, y que él dijo era su mayor satisfacción–, sino un apasionado por los medios de comunicación y defensor de las libertades. Además, aparte de economista serio, fue un lector consumado y brillante intelectual. No en vano el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, lo califica como un ser excepcional y le agradece “su compromiso con el derecho a la información y la libertad de expresión”. Y agrega que fue un “emprendedor infatigable y referente indiscutible de nuestra vida cultural”.

Hay pesar en las letras. Pero también, gratitud. El propio director de la Real Academia Española (RAE), Darío Villanueva, exaltó ayer la labor del Grupo, dirigido por el señor Lara, en la divulgación de las obras fundamentales de la Academia.

Al mando de Planeta –el mayor grupo editorial de la madre patria, que fue socio mayoritario de Casa Editorial El Tiempo entre el 2007 y comienzos del 2012, a la que guio con pleno respeto por la autonomía periodística y en la que le correspondió celebrar los 100 años de este diario–, José Manuel Lara demostró ser uno de los más connotados empresarios de medios de España, y en este siglo de vértigo y noticias incursionó en la multimedia.

El creador del famoso Premio Planeta e impulsor de los escritores consagrados, y de las juventudes hacia las letras, les hará mucha falta a la industria editorial, a los literatos y al periodismo español. Y a su país, como hombre de empresa y como patriota, pues Lara amaba a España. Pero una España unida, ante la que no tuvo reato para declararse contra el separatismo. Por algo se autocalificaba como ‘cataluz’, porque él era de Cataluña, pero su padre era andaluz.

Nos unimos al duelo por la muerte del gran editor, cuya vida merece un libro.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.