Tributo al inolvidable 'Sofro'

Tributo al inolvidable 'Sofro'

Roberto Pombo y Juan M. Fierro rindieron tributo a Sofronín Martínez en el Carnaval de las Artes.

notitle
01 de febrero 2015 , 12:18 a.m.

Al inicio de la amena charla que rindió tributo al inolvidable bolerista cartagenero Sofronín Martínez (1925-1999), el fin de semana, en el marco del Carnaval de las Artes, Roberto Pombo, director de este diario, recordó uno de los emotivos encuentros que él sostuvo con ‘Sofro’, como lo llamaban sus amigos de manera cariñosa.

Fue en los años en que Pombo trabajaba en periódico El Heraldo, cuando debió realizar un cubrimiento en Cartagena. En la noche, decidió salir a tomarse unos tragos en el emblemático bar La Quemada, para oír a Sofronín entonar sus boleros.

En la madrugada, cuando el periodista salía rumbo al hotel, encontró a Sofronín sentado en la acera de la calle con su guitarra y decidió sentarse a su lado a conversarle. “Mientras oía a Sofronín interpretar sus boleros, pensé por un momento que estaba en La Habana y que este señor era cubano. Fue algo que me dejó marcado para siempre”, recuerda Pombo.

De esta manera, el director de EL TIEMPO introdujo su charla en La Cueva con su colega bogotano Juan Martín Fierro, quien visitó Barranquilla para presentar el libro ‘Sofronín Martínez, el ángel de Pasacballos’, en el que plasma los orígenes del músico caribeño, sus composiciones y su vida bohemia en Cartagena. La obra está acompañada con un disco compacto antológico.

Durante el encuentro, los contertulios recordaron esa imagen inconfundible del querido ‘Sofro’ de figura menuda, con camisa blanca almidonada, de pantalón oscuro, zapatos de charol, una guitarra encajada en su pecho y una sonrisa que siempre iluminaba.

Precisamente, Fierro comentó que durante los casi seis años de investigación que duró reuniendo el material del libro le sucedió algo curioso. “‘Sofro’ tenía ese don de ser un gran amigo de sus amigos. Siempre que toqué una puerta y puse por delante el nombre de Sofronín, se dibujaba una sonrisa en el rostro de la persona que me recibía”.

Durante casi una hora, Pombo y Fierro recordaron los inicios en la música de ‘Sofro’, en la población de Pasacaballos, cerca de Cartagena, en donde nació en febrero de 1925. Allí, se inició en la ejecución del tiple, que aprendió su padre.
Con la ayuda de Luis Martínez, hijo de ‘Sofro’, quien se encontraba entre el público asistente, junto con otros familiares y amigos del músico, Pombo y Fierro recordaron también sus inicios como guitarrista de famosas orquestas como la de Pacho Galán, las cuatro producciones musicales que dejó y sus inolvidables noches en el bar La Quemada, en donde llegaban personalidades como Alejandro Obregón.

El autor del libro hizo énfasis en uno de los aspectos más emotivos en la vida de ‘Sofro’. Cuando la cantautora cubana Marta Valdés lo conoció y lo invitó al Festival de Boleros de La Habana en 1994.

“Marta lo llevó al Olimpo del ‘Filin’. Hace su primera presentación el 25 de junio y fue apoteósica. De inmediato se sintió la reacción del público local, que no era habitual. Sofronín se presentó solo con su guitarra, en calidad de trovador, venido de Colombia. Para el público cubano fue como un regreso en el tiempo a José Antonio Méndez, y le rindieron a ‘Sofro’ todo los honores”, anota Fierro, al agregar que logró testimonios valiosos de ese momento como el del cubano César Portillo de la Luz.

Además de reivindicar esa magia particular del bolero y de invitar a una cruzada para recuperarlo en toda la extensión de la palabra, Fierro contó lo que significó para él darle vida a la publicación.

“Este libro confirma esa capacidad tan sabrosa del Caribe que adoramos, esa capacidad de cultivar su tradición oral. Y dejar esta semblanza de Sofronín, amén de ponerlo en el lugar que le corresponde dentro de la historia de la corriente del ‘Filin’, fue una gran experiencia no solamente como periodista sino como ser humano”, concluyó el autor.

Y como tiene que ocurrir en un lugar como La Cueva, pero además convocados por el recuerdo del querido ‘Sofro’, la clausura de esta nostálgica conversación fue, a ritmo de bolero, por sugerencia de Pombo.

Entre el público se encontraba también el cantante Chabuco, quien amablemente aceptó la invitación de Juan Martín Fierro para que subiera al escenario y le acompañara en la guitarra la canción que se ha convertido ya en un referente de Sofronín Martínez: ‘La gloria eres tú’.

*Por invitación del Carnaval de las Artes y la Fundación La Cueva.

Carlos Restrepo
Cultura y Entretenimiento
Barranquilla

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.