'Los problemas de Medellín no se pueden tapar con marketing'

'Los problemas de Medellín no se pueden tapar con marketing'

El concejal Bernardo Guerra denuncia oficina ilegal que maneja la contratación pública en la ciudad.

notitle
01 de febrero 2015 , 04:16 a.m.

La más reciente denuncia de Guerra se produjo esta semana en Bogotá, donde estuvo para hablar con los líderes de tres partidos: Liberal, Cambio Radical y ‘La U’, para definir la manera de elegir el candidato a la Alcaldía de Medellín de la Unidad Nacional.

Sin pelos en la lengua, el concejal insiste en que debe acordarse una encuesta o una consulta interpartidista para escoger el aspirante oficial de la coalición de gobierno, critica al actual alcalde de Medellín, Aníbal Gaviria, a quien señala de mover fichas en política, y asegura que en su ciudad existe una oficina clandestina que maneja la contratación pública.

Guerra aspira a ser el candidato de la Unidad Nacional, pero teme que una imposición termine por escoger al exsenador Eugenio Prieto.

¿Tiene la impresión de que se está enredando o le están enredando su candidatura en el Partido Liberal y en la Unidad Nacional?

Mi candidatura es una opción entre muchos nombres de hombres y mujeres que se han postulado. Espero que no se cometa el error de que la selección del candidato sea una imposición desde Bogotá, sino que exista un mecanismo más incluyente, en el que la opinión pública juega un papel importante, bien sea en una consulta interpartidista de los partidos de la unidad nacional o una encuesta.

Tras su visita de estos días a Bogotá, en la que se reunió con los jefes del liberalismo, Cambio Radical y el Partido de la U, ¿qué conclusiones saca? ¿Habrá imposición?

No hay nada definido y no es cierto que haya una persona que tenga asegurado el aval de la Unidad Nacional. Varias personas que vienen a Bogotá se devuelven a Antioquia y nos dicen que ya tienen todo listo. Eso no es cierto. Fue desmentido por los jefes de los partidos con los que hablé. Yo les insistí en que era gravísimo si permitían una imposición.

¿Quién o quiénes están jugando a la imposición de un candidato de la Unidad Nacional para la Alcaldía de Medellín?

Hay gente, como el doctor Eugenio Prieto, que ha dicho que ya tenía el aval, después de haber renunciado al Senado de la República. Yo no comparto su renuncia porque me parece que uno no puede postularse para el Congreso, gastarse más de 2 mil millones de pesos en una campaña y renunciar a un trabajo importante después de tan solo cuatro meses. ¡Antioquia perdió una curul!

¿Cómo ve la actuación del Alcalde de Medellín? ¿Cree que está moviendo fichas para conseguir elegir a su sucesor?

Sí, él ha venido soltando fichas desde octubre del año pasado. La primera es Gabriel Jaime Rico, conservador que también militó en la U de Uribe y en la U de Santos. Él salió a decir que era el candidato de la Alcaldía y de la Unidad Nacional. Pero las encuestas no lo ayudaron. Después, por petición de Alonso Salazar, surge la vicealcaldesa Claudia Restrepo, como candidata de un sector del grupo Compromiso Ciudadano e independiente. Ella es de confianza de Salazar y de Aníbal Gaviria, más de Gaviria. Pero el último hecho, que nos deja atónitos, es que Alonso Salazar anuncia su propia candidatura. Eso no es serio, porque la gente no se puede manipular de esa manera. Y por último, la carta fuerte que tiene Aníbal Gaviria es el exsenador Eugenio Prieto.

¿Usted siente que Aníbal Gaviria lo traicionó? Se lo pregunto porque usted lo respaldó a él en el pasado…

No podría decir que me siento traicionado, porque no yo no firmé un documento que lo obligue a acompañarme en la candidatura a la Alcaldía de Medellín. Firmé un documento programático con él, que se ha cumplido en un 60 por ciento. Hay otras cosas en la que hemos tenido diferencias: la seguridad de Medellín, la alta rotación de funcionarios y algunas agendas que no comparto que se manejan desde la clandestinidad. Los problemas no se pueden tapar con marketing político.

¿Cuáles son esas agendas ocultas?

Son oficinas legales o ilegales donde se toman determinaciones, bien sea en la contratación o nombramientos. Es un estado paralelo que es el que muchas veces toma las decisiones.

¿Quiénes se sientan en esas oficinas?

Legales e ilegales para negociar el Estado. Particulares y personal público.

¿Quién los designa?

En su momento haré la renuncia respectiva, aunque ya he venido hablando de oficinas ubicadas en el sur del Valle de Aburrá, donde hay que ir a pedir desde un puesto hasta un contrato.

¿Cuáles problemas se pretenden tapar con marketing político?

Se está cayendo la Biblioteca España, donde se tendrán que invertir 15 mil millones; se está cayendo una obra donde se inauguró la reciente reunión del BID, el Centro de Desarrollo Cultural de Moravia; se están cayendo los colegios de calidad inaugurados por Sergio Fajardo hace siete años.

¿Tiene Aníbal Gaviria la capacidad para imponer un candidato a la Alcaldía de Medellín bajo la mirada escrutadora de los organismos de control que investigan la indebida participación en política?

Pues logró imponer a su hermana para el Senado de la República. Eso no tiene ninguna presentación. Uno no puede llegar al Congreso de la República porque, simplemente, es la hermana del Alcalde de Medellín. Yo denuncié el ‘bulliyng’ a la gente mediante contratos para que votaran por ella.

¿No es un poco exagerada la visión que usted expone de Medellín? Todo el mundo habla de que es una ciudad innovadora y que el departamento es el más educado…

Yo reconozco las cosas buenas: Medellín ha progresado. Eso no quiere decir que en la ciudad no existan manejos oscuros en la contratación. Si nosotros nos descuidamos, la ciudad puede pasar fácilmente de la opulencia a situaciones mucho más complejas. Medellín tiene mucho de apariencia, mucho de estética, pero realmente el impacto de muchos programas sociales no es el que hemos querido.

A usted se le conoce como un hombre de control político, de denuncia, ¿pero cuáles son sus propuestas para la ciudad?

La principal es la lucha contra la corrupción. Hablemos de la ciudad real: solucionar los problemas de los habitantes de la calle, la recuperación del centro de Medellín, revisión de la valorización y acabar con las agendas ocultas y las oficinas de contratación en la ciudad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.