'Creo que pagaré dinero para verlos a ustedes': Dave Grohl

'Creo que pagaré dinero para verlos a ustedes': Dave Grohl

Este sábado, Foo Fighters dio uno de los mejores conciertos de rock que se han visto en el país.

notitle
01 de febrero 2015 , 01:13 a.m.

Dicen que Dave Grohl es el hombre más chévere del planeta. "Why is He The Coolest Man on Earth?", arenga una publicación que rota por Internet, que destaca su devoción por el rock, por los fanáticos del género, por las causas justas y por su extrema sinceridad y humor negro descarnado. Y de eso, dio en la noche de este sábado una inmensa muestra, en el Estadio el Campín, ante posiblemente unos 45.000 asistentes que parecen haberle alegrado aún más la vida. (Vea acá las mejores imágenes del concierto)

"Les aseguro que lo que les voy a decir es cierto, no lo digo en todas partes, pueden ir a confirmarlo en los videos en Youtube, es en serio: ustedes son el mejor público que hemos tenido en la gira", afirmó el cantante y guitarrista de la banda estadounidense Foo Fighters, que dio anoche su primer concierto en Colombia, tras 20 años de espera.

Independiente de si lo que dice Grohl es cierto o no, de si lo dice en todos sus conciertos, logró que el público sintiera que fue una experiencia auténtica.

Como buena banda de rock puro y duro, entregó su descarga de canciones casi sin pausa entre una y otra, apenas tomando un aliento: "Queremos tocar hasta que nos saquen, por eso lo hacemos muy rápido para tocar todo lo que podamos", proclamó Grohl, y hubo histeria.

La lista de canciones fue idéntica a la de las fechas en Brasil: un compilado de 23 canciones que comenzó con 'Something From Nothing', de su nuevo álbum 'Sonic Highways', y luego con dos clásicos de su repertorio: 'The Pretender' y 'Learn to Fly'. Desde el primer minuto, era claro que la potencia y la electricidad iban a ser la constante toda la noche.

Pero la normalidad del concierto se quebró cuando transcurría la quinta canción, 'My Hero': de repente, en medio de la descarga del sexteto, todos los altavoces se silenciaron, ante una sobrecarga de energía. Los músicos tuvieron que detenerse.

Pero Grohl, viejo lobo de mar, sabía cómo manejar la situación sin perder el ritmo ni perder los estribos -esto mismo le ocurrió a Justin Bieber en su concierto en el Campín y el canadiense no supo qué hacer-. Aprovechó para convocar al público a seguir el coro a capella, y así todo el estadio continuó 'My Hero' incluso minutos después de que la energía había vuelto a los altavoces.

"Si los parlantes no funcionan, no hay problema porque podemos seguir cantando, ustedes tienen una voz maravillosa", dijo en ese momento Grohl, aunque reconoció que "esto no nos pasa nunca".

A ello, agregó y de forma contundente se ganó a la audiencia: "Genial que esto haya pasado acá, pero ahora déjenme a mí cantarles a ustedes". Y así retomó el rumbo.

No se trata solo de Grohl. Algo que dejó entrever este concierto es la potencia de la banda como unidad, potenciada especialmente por la batería sólida de Taylor Hawkins, quien es en sí mismo otro líder de grupo; las guitarras de Pat Smear y Chris Shiflett, y el bajo de Nate Mendel.

Por supuesto, el concierto no es todo a máxima velocidad, también hubo momentos de calma, de bajar el ritmo, como cuando interpretó en guitarra acústica 'Skin & Bones' y se le unió el músico Rami Jaffee, tecladista y un sexto miembro a la hora de salir de gira.

Un momento muy emotivo de la noche fue durante la canción 'Monkey Wrench', a la que declaró Grohl "la canción de Bogotá", ya que en medio de su presentación, miles de personas se pusieron de acuerdo para encender las luces de sus celulares como si fuera un paisaje de luciérnagas. De nuevo, el líder de Foo Fighters insistió en que "esto no nos había ocurrido así antes".

Otros éxitos de la historia de dos décadas de Foo Fighters, que desfilaron por el concierto, fueron: 'Walk', 'Big Me', 'Congregation'. Todo, en un espectáculo que no requiere fuegos artificiales ni efectos especiales.

Siempre, el público bogotano le seguía los coros y cantaba con él, ante lo que el cantante sugirió: "Creo que yo pagaré dinero para verlos a ustedes".

Tras una lista de 15 cortes propios, aunque se colaban por ahí apartes de 'Another One Bites The Dust' (Queen) o 'Blackbird' (Beatles), llegó el turno de hacerle un homenaje a la historia del rock interpretando una seguidilla de versiones únicas de temas que representan eso que los ha influenciado tanto.

Primero vino 'Detroit Rock City', de Kiss; luego, 'Tom Sawyer', original de la canadiense Rush, en la que se lució Rami Jaffee al darle en sintetizadores el color progresivo original; 'Let There Be Rock', de AC/DC, que agregaron muy recientemente al repertorio de esta gira, y 'Under Pressure', de Queen.

"Estas bandas son la razón por la que estamos aquí tocando hoy", declaró Grohl. Una sentencia muy apropiada, teniendo en cuenta que él ha sido como un apóstol del género en este siglo, promoviendo la esencia del rock y conservando sus raíces. De hecho, 'Sonic Highways', así como sus documentales, son reconstrucciones de la historia del rock al traer a la luz sonidos de estudios y de artistas que habían sido olvidados.

Teniendo en cuenta que de esas cuatro bandas, solo Kiss ha venido a Colombia, esta fue la primera vez en que el país tiene la oportunidad de escuchar estas canciones interpretadas con un sonido tan fiel al original y en el entorno emotivo de un estadio.

Al interpretar 'Wheels', otra de sus canciones màs recordadas, Foo Fighters retó a la audiencia: si le respondían el coro de la forma más estridente posible, dijo Grohl, "prometemos que volvemos a esta ciudad a tocar de nuevo".

Una última tanda de Foo Fighters trajo consigo las canciones 'All My Life', 'These Days', 'Best of You' y, por último, 'Everlong', su gran éxito, con el que la banda cerró el concierto a las 10:45 p. m. antes de recibir una inmensa bandera de Colombia con el logo FF en el centro, creada por su club de fanáticos.

"Yo los había visto en Brasil en vivo, y en este concierto se entregaron muchísimo más", comentó un periodista que comparaba las presentaciones.

Comentario aparte merece la agrupación bogotana Diamante Eléctrico, que abrió el concierto en Bogotá y que en un poco más de media hora entregó una extensa y potente pincelada de lo que se trata esta propuesta de power trío y que no languideció en el reto de alternar con una de las bandas más importantes del rock en el mundo.

Siendo un gran guitarrista, Dave Grohl puede no ser el mejor del mundo; siendo muy buen cantante, es claro que tampoco es el mejor en ello, pero la suma de su declaración de amor al rock, su entrega al público, su encanto y proyección como líder de banda, todo unido, lo convierte en la figura más simbólica del rock en este siglo, una idea que Colombia pudo confirmar en este concierto, uno de los mejores que se han visto en años en el país.

CARLOS SOLANO
Cultura y Entretenimiento
@laresonancia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.