Hurtado, la mujer que abrió la estrategia de las fugas

Hurtado, la mujer que abrió la estrategia de las fugas

Sus conocidos dicen que era solitaria, de pocos amigos y que nunca le conocieron un novio.

notitle
31 de enero 2015 , 11:01 p. m.

Abogada de 51 años, María del Pilar Hurtado siempre fue conocida entre sus amigos como una mujer trabajadora cuya prioridad de vida eran sus padres. De hecho, mantener el contacto con ellos fue algo que no dejó de hacer durante los más de cuatro años que estuvo huyendo de la justicia colombiana.

Sus conocidos dicen que era solitaria, de pocos amigos y que nunca le conocieron un novio. Su matrimonio en Panamá con el también colombiano Horacio José Arteaga sorprendió a todo su círculo de amistades. (Lea también: Hurtado permanecerá en el búnker de la Fiscalía para proteger su vida)

Graduada con honores de la Universidad de Los Andes, bilingüe y dedicada, Hurtado logró engancharse en la administración de Enrique Peñalosa en Bogotá.

Primero pasó de secretaria general a directora del Instituto Distrital para la Recreación y el Deporte (Idrd). Luego fue asesora de Andrés Camargo en el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU). (Lea también: Así fue la entrega de María del Pilar Hurtado a la justicia colombiana)

“Era una persona tímida, sencilla, pero exigente y el extremo opuesto de un Maquiavelo –dice alguien que trabajó con ella–. Al contrario, podía ser alguien fácil de manipular cuando creía en algo”. Todos le reconocen su capacidad para cumplir las órdenes.

Durante su trabajo en la Alcaldía, Hurtado nunca mostró interés en la política; de hecho, no fue activista en las campañas de Peñalosa de la época. Ella fue una de las funcionarias destacadas del Distrito que terminaron reclutadas por el primer gobierno del presidente Álvaro Uribe. Siendo asesora de la Secretaría General de la Presidencia, en febrero del 2003, sobrevivió al atentado contra el club El Nogal. (Exjefa del DAS tiene las claves del escándalo de las chuzadas)

Continuó en el Gobierno como secretaria General del Ministerio de Defensa y allí la conoció el viceministro Andrés Peñate. Cuando fue nombrado jefe del DAS, Peñate la escogió como su mano derecha.

Ella lo reemplazó en el cargo en agosto del 2007 y ocupó la Dirección hasta que la sacó, en octubre del 2008, una primera evidencia de lo que estaba pasando en el DAS.

Para esa fecha se conoció un oficio enviado por un coordinador de inteligencia a todas las seccionales del país pidiendo informar de todos los movimientos del entonces senador Gustavo Petro.

Públicamente, Hurtado negó ante la Corte Suprema que sus detectives estuvieran siguiendo a los magistrados, una afirmación cuya falsedad quedó en evidencia por las ‘chuzadas’. En el 2010, ella inauguró la práctica de eludir a la justicia huyendo al exterior, que después siguieron otras altas fichas del pasado gobierno.

JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.