El año que le espera a nuestra Miss Universo

El año que le espera a nuestra Miss Universo

Paulina Vega firmó un contrato que la compromete a viajar en apoyo a causas humanitarias.

notitle
31 de enero 2015 , 08:36 p.m.

Nueva York, la ciudad que es la base de la nueva Miss Universo, ya recibió a la barranquillera Paulina Vega, que con una fuerte gripa se instaló en un apartamento de la exclusiva Trump Tower.

Desde las 11 p. m. del domingo pasado, el día en que fue elegida Miss Universo, la colombiana hace parte de una organización que le manejará su agenda y su tiempo.

Su primera actividad fue aparecer en los medios hispanos más importantes de la Florida (la velada de coronación fue en Doral) y a su llegada a Nueva York estuvo en programas de la televisión de habla inglesa. (Vea en imágenes: ¡Paulina Vega es Miss Universo! Reviva los mejores momentos de la noche de coronación)

Para febrero está previsto que comiencen sus viajes como soberana. El primer país que visitará será Indonesia y luego irá a los Emiratos Árabes Unidos, donde tendrá actividades de orden social y benéfico.

Así será todo su año de reinado. Pero no hay duda de que Vega está entrenada para eso. Si algo tiene la organización de Señorita Colombia es que la reina hace labor social durante todo el tiempo de su mandato.

“Son entre 180 y 200 visitas al año, que van desde saludar al Presidente de la República hasta llegar a los pueblos más humildes y alejados de Colombia, así como actividades en el exterior”, dice Raimundo Angulo, presidente del Concurso Nacional de Belleza. (Lea también: ¿Quién es Paulina Vega Dieppa?)

La Miss Universo que acaba de entregar el título, la venezolana Gabriela Isler, visitó 21 países en poco más de un año de reinado. “Así que no le quepa la menor duda a Colombia de que para Paulina estos recorridos serán parte normal de su diario trajinar”, agrega el dirigente cartagenero.

Sobre ese particular, hay que tener en cuenta las distancias. No es lo mismo un viaje Nueva York-Dubái (unas 16 horas) que uno Bogotá-Leticia, de dos horas. Pero, el estar dispuesta es parte del compromiso. ('Esta victoria es para 47 millones de colombianos': Miss Universo)

Y es que la Miss Universo, según información oficial de la organización, viaja por el mundo para apoyar a distintas organizaciones que ayudan a los más necesitados, especialmente a entidades que previenen la transmisión del VIH sida o que cuidan a quienes padecen esta enfermedad; también recorren instituciones que respaldan a la infancia menos favorecida y visitan sitios que han tenido tragedias naturales.

A cambio, la soberana recibe un apartamento por un año, por el que no tiene que pagar nada; la corona, avaluada en 300.000 dólares (unos 600 millones de pesos); 250.000 dólares (500 millones de pesos) como premio por haber ganado; vestuario, zapatos, tratamientos para el pelo y dermatológicos, maquillaje, gimnasio y joyas, así como pasajes en primera clase para cumplir con sus compromisos.

Igualmente, asistirá a actividades del mundo del espectáculo y estará en distintas alfombras rojas, para que se dé a conocer, lo que contribuye a que, dice la organización, se “empodere de sí misma”.

No todo es color de rosa

Pero no siempre una mujer quiere cumplir con el contrato. En el 2002, la rusa Oxana Fedorova fue despojada del título por la organización Miss Universo, por no cumplir con la agenda.

“Fui al concurso sin ninguna preparación, sin esperanzas y sin el vestuario apropiado. La diferencia con las otras candidatas era que a mí no me importaba ganar, mientras que ellas sí tenían esa ilusión”, dijo Fedorova en una entrevista en la revista ¡HOLA!

Aun así ganó y cuando la organización de Miss Universo le presentó el contrato que debía firmar, ella no lo hizo. “Lo primero para mí era terminar mis estudios de derecho”, afirmó la reina. Por tal razón, Fedorova fue reemplazada por la panameña Justine Pasek.

En este momento estamos lejos de pensar que con Vega vaya a pasar algo parecido. Al respecto, Ramón Jesurum, presidente de la División Mayor del Fútbol Colombiano y del Comité de Belleza del Atlántico –departamento que representó la nueva Miss Universo en Cartagena–, afirmó: “Al elegir a la representante, lo más importante es la actitud. Hay que querer ser reina, tener ganas y mucha disciplina, porque se trata de un año de trabajo duro”.

Y si como Señorita Colombia (2013-2014) Vega fue una mujer ocupada, ahora que es Miss Universo lo es más. De allí que no será tan fácil que venga a Colombia.

Pero vendrá. Hay un convenio con Jolie de Vogue, que tiene en el país la franquicia para mandar a una colombiana a participar en Miss Universo.

Jean Pierre Gouttebroze, presidente de Laboratorios de Cosméticos Vogue, dice: “Hay un momento para que visite el país, pero hay que acoplarse a los tiempos de la organización y no hay una fecha programada”.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.