La antiausteridad estremece a Europa

La antiausteridad estremece a Europa

Grecia es ahora gobernada por la izquierda radical, que promete revisar el plan de ajuste de la UE.

notitle
31 de enero 2015 , 06:42 p. m.

La crisis europea que parece de nunca acabar ha llevado a la erosión de los partidos tradicionales de centro derecha y centro izquierda en muchos países de la Unión Europea.

La primera respuesta del electorado fue empujar al alza a partidos xenófobos y ultraderechistas. Era un repliegue nacionalista forzado por el miedo a la crisis, el miedo al inmigrante, el miedo a que la próxima generación fuera a vivir por primera vez peor que la anterior.

Así, crecieron partidos como el ultraderechista Frente Nacional en Francia, el nacionalista Ukip en el Reino Unido, los xenófobos NVA en Bélgica y PVV en Holanda y pequeños partidos populistas de derechas en Austria, Suecia, Dinamarca, Eslovaquia o Finlandia. También apareció AfD en Alemania, a la derecha de los conservadores de Merkel y que pide la salida germana del euro.

Pero al sur del continente la respuesta parece ser otra y la Syriza griega sería solo el primer caso. Con la excepción de la ruidosa y neonazi Aurora Dorada en Grecia y el inclasificable Movimiento 5 Estrellas en Italia, el resto de partidos que crecen por el sur de Europa –y en Irlanda, otro rescatado tras el derrumbe de su banca– están a la izquierda de la socialdemocracia, como Syriza. (Lea también: Grecia se cansó de la austeridad).

Una consigna

Todos tienen algo en común: acabar con la política de ajuste económico que Europa implantó desde 2010 como respuesta a la crisis y que ha provocado más pobreza, más desempleo y más desigualdad, mientras la deuda pública, al contrario de lo prometido, se disparó.

El partido que dirige Alexis Tsipras es el primero que alcanza el poder. (Lea también: ). 

El otro gran partido en esa corriente ideológica, aunque con detalles distintos como decir que no es ni de izquierdas ni de derechas, sino de la gente de abajo contra la “casta” de arriba, son los españoles de Podemos.Tienen apenas un año, reventaron los sondeos pues consiguieron 1,2 millones de votos en las elecciones europeas de mayo del 2014 y algunas encuestas ya los colocan como la primera fuerza política española por encima de PP y Psoe.  (Lea también: Podemos: el nuevo fenómeno político de España).

Además de Podemos, en Portugal crece el Bloco de Esquerda y en Irlanda el Sinn Fein, todos con el mismo objetivo, acabar con la austeridad.

¿Pero es Syriza un caso aislado que llegó al poder por las especificidades políticas y económicas griegas y la dureza de la crisis? ¿O Syriza es en realidad la primera ficha de un movimiento más grande y complejo que abriría la puerta a la llegada al poder –en solitario o en coaliciones con otras fuerzas de izquierda– de partidos que estuvieron tradicionalmente fuera de las poltronas de mando?

Marina Albiol, eurodiputada española por Izquierda Unida, considera que la victoria de Syriza “no es un caso aislado. Las políticas de austericidio que nos han impuesto a los pueblos del sur y la periferia europea están teniendo consecuencias similares y los regímenes políticos que vienen gobernando estos países en las últimas décadas están todos sufriendo grietas”.

Según esta eurodiputada, eso hace que estos partidos de izquierda estén avanzando. La estrategia del éxito, según Albiol, es “sumar fuerzas desde la izquierda, pues no podemos olvidar que Syriza es una coalición que agrupa diferentes sensibilidades dentro de la izquierda radical”. Reconoce que unir a esos partidos de izquierda radical es difícil, “pero la experiencia de Syriza nos demuestra que es posible”.

Jonathan White, experto en teoría democrática, sociología política y opinión pública de la London School of Economics, también cree que la victoria de Syriza ayudará a otros partidos de izquierda. “Nunca hay que subestimar la fuerza del ejemplo” explica White, que considera clave “lo que Syriza pueda conseguir gobernando, pero creo que el mero hecho de su victoria es significativo”.

Este analista asegura que “sería necesario tener al menos dos resultados así antes de poder hablar de efecto dominó, así que el futuro resultado de Podemos es crítico. El desafío para todos estos partidos es mantener su identidad izquierdista, no solo porque hay muchos voces del establishment a las que les gustaría poner a estos partidos izquierdistas en la misma cesta que a los ultraderechistas como el Frente Nacional, sino también porque esos mismos partidos ultraderechistas parecen querer cantar esa victoria como propia”.

Lola Sánchez Caldentey, eurodiputada de Podemos, estima que la victoria de Syriza “es la expresión democrática del dolor que están sufriendo tantos ciudadanos europeos debido a las medidas impuestas por la troika –BCE, FMI y Comisión Europea–. Lo ocurrido en Grecia es solo la chispa de una gran marea que empieza a recorrer Europa, donde los pueblos expoliados empiezan a ser conscientes de su propio poder”.

IDAFE MARTÍN PÉREZ
Para EL TIEMPO
BRUSELAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.