Rescate de bebés tras explosión en hospital mexicano fue un milagro

Rescate de bebés tras explosión en hospital mexicano fue un milagro

Rescatistas y vecinos contaron que sacaron a menores "como pudieron". Nueve niños están graves.

notitle
30 de enero 2015 , 08:19 p. m.

Un día después de la devastadora explosión de gas en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa, en el oeste de Ciudad de México –que dejó dos bebés y una enfermera muertos y otras 73 personas heridas– , socorristas concluyeron el viernes sus labores de rescate entre los escombros y las autoridades investigaban a los presuntos responsables del hecho. (Lea también: El héroe detrás de la tragedia del hospital infantil mexicano).

Al menos 39 personas continuaban hospitalizadas, entre ellos 13 bebés, nueve en estado de gravedad por quemaduras que, en algunos casos, alcanzaban más del 80 por ciento de su cuerpo.

Vecinos del centro de salud que colaboraron con las labores de búsqueda lograron salvar en la noche del jueves a varios menores sepultados bajo las lozas.

“Fueron valientes los bebés, siento que no les tocaba”, dijo René Soto, de 32 años, un vecino del hospital. Junto a familiares, Soto removió pedazos de cemento y cenizas para encontrar a los pequeños, algunos con apenas horas de vida.

Una enfermera, que logró saltar entre los escombros, les pidió auxilio desde la zona de cunas.

“Estaba todo destrozado, la loza se vino abajo sobre los pequeños que cayeron al piso, unos estaban ahí tirados sin ropita, con su cordoncito en el ombligo todavía, algunos en incubadoras, los sacamos como pudimos”, recuerda Soto.

Una fuga de gas en la manguera de un tanque cisterna, que descargaba el jueves en las horas de la mañana en el hospital, provocó una terrible explosión en el edificio que quedó prácticamente desplomado en un 80 por ciento.

En el momento del siniestro, varios menores se encontraban con sus madres en consulta externa. Testigos dijeron que muchas personas alcanzaron a correr antes de la explosión.

Pero algunas mujeres que acababan de dar a luz y no pudieron evacuar tuvieron que proteger a sus bebés con el cuerpo para salvarlos. Después tuvieron que salir caminando, heridas y con sus hijos en brazos en medio del desastre y el caos.

Ese fue el caso de Casandra Velázquez, de 26 años, quien tuvo que salir de entre los escombros sin ayuda, descalza, bañada en sangre y con su bebé alzado, para sobrevivir así a la explosión.

“(Ella) va a estar en terapia (intensiva) porque tiene algo incrustado en la mejilla izquierda (...). Se le cayó el techo encima y lo que le causó más daño fue una lámpara” que le explotó en el rostro, dijo, tembloroso, su esposo José Miguel Venegas. “El bebé está bien, ella lo protegió, lo puso entre sus brazos”, añadió.

El caos que generó la explosión llevó a que todavía haya nueve bebés sin identificar. Autoridades los sometieron a pruebas de ADN dado que en el momento del estallido no llevaban brazalete, al parecer, porque acudieron al centro para una consulta externa, y las autoridades quieren cerciorarse de que los entregan correctamente a sus padres.

Alrededor de 60 rescatistas del grupo de Topos –creado cuando un terremoto de gran magnitud sacudió Ciudad de México en 1985– removieron cuidadosamente piedra por piedra parados sobre toneladas de escombros, mientras buscaban con lámparas de minero en todos los huecos tratando de ubicar heridos.

Cientos de policías de la Gendarmería nacional y trabajadores de la ciudad retiraban pedazos de puertas, cubiertas de muros, partes de techos y escaleras quemados que volaron y quedaron esparcidos en el predio en el que está el hospital, ubicado en una zona residencial de clase media.

En medio de una nube de polvo, retroexcavadoras acarreaban escombros entre los que había equipo médico, camas y demás mobiliario destrozados.

Según las primeras investigaciones, un problema con la manguera del camión cisterna de la empresa Gas Express Nieto causó la fuga de gas, que ni siquiera pudieron detener los bomberos que llegaron minutos antes del estallido.

Los tres operadores del camión, que resultaron heridos, fueron detenidos el jueves y las autoridades han abierto una investigación preliminar por “homicidio, lesiones y daño en propiedad ajena culposos”, informó el alcalde de Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera.

El fiscal capitalino, Rodolfo Ríos, apuntó que se deben esperar los “exámenes periciales” para determinar las causas de la explosión y la responsabilidad de los trabajadores y la empresa.

Por su parte, Gas Express Nieto aseguró que sus trabajadores cumplieron los protocolos cuando se produjo la fuga e incluso pidió que se investigue si pudo haber gas acumulado en las inmediaciones del hospital que también contribuyera a la magnitud de la explosión.

MÉXICO
AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.