El héroe detrás de la tragedia del hospital infantil mexicano

El héroe detrás de la tragedia del hospital infantil mexicano

Aunque policía Enrique Mauro Vera rescató a una recién nacida de los escombros, la pequeña murió.

notitle
30 de enero 2015 , 05:33 p. m.

Apenas se enteró de la explosión en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa, el policía Enrique Mauro Vera Suárez dejó su puesto en la jefatura delegacional. Fue de los primeros en llegar a Contadero, corrió hasta el área de los cuneros, tomó en brazos a una recién nacida y salió en busca de un paramédico que la asistiera. La bebé falleció por un traumatismo craneoencefálico.

Enrique Mauro, aún con el uniforme empolvado y con la adrenalina que lo impulsó a entrar a los escombros de lo que quedó del Hospital Infantil, donde la mañana del jueves explotó una pipa que dejó un saldo de tres muertos y 72 heridos, el elemento de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF), Enrique Mauro Vera Suárez, narra cómo sucedió todo: “Sé que dicen que soy el héroe del día, no me siento así porque pude haber hecho más”.

Explicó, en conferencia, que al darse cuenta de la explosión inmediatamente acudió en su patrulla al lugar. “No sabíamos de qué se trataba, por radio nos comunicaron del evento y así fue que llegamos, al momento de hacer la revisión vi a dos adultos que estaban entre los escombros, en eso, me di cuenta que unos metros más adelante estaba el bebé”.

“Sé que los adultos son más fuertes y los dejé, preferí sacar al bebé. No lloraba, no había llanto ni hacía nada, estaba muy tranquilo y calientito. Tenía algunos raspones pero creo que no era grave y de ahí corrí hasta donde estaban los paramédicos y ya no volví a saber de ella”, explica el oficial que en ese momento desconocía que la menor que rescató, perdió la vida más tarde en el hospital donde fue trasladado debido a los fuertes golpes que recibió.

Suárez no se siente un héroe pues, dice, el rescatar personas y atender a la ciudadanía es su trabajo y lo ha hecho con gusto desde hace más de 23 años que lleva en la corporación.

“Yo no me siento un héroe, los héroes somos todos los que estuvimos en el lugar en el momento justo, bomberos, paramédicos, policías y hasta la ciudadanía que ayudó”.

“De la niña ya no supe nada, yo hice mi trabajo. Sólo espero que esté mejor, que se recupere, todo el día he estado trabajando y ni siquiera he hablado con mi familia. Quiero llegar a descasar, abrazar a mis hijos porque esto que viví fue muy fuerte y lamento no poder haber hecho más porque estaban otros cuerpos y vi dos cadáveres, eso es lo que me atormenta ahora”, explica.

El policía mexicana detalla que después de entregar a la menor regresó nuevamente a levantar escombros y a buscar más víctimas. Después, al darse cuenta que su fotografía con la bebé en brazos circuló de inmediato en redes sociales, fue solicitado por sus superiores para reconocerlo por este acto. Sin embargo, dice que no quiere un ascenso, aumento de sueldo ni nada.

EL UNIVERSAL (MÉXICO)
GDA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.