Las 'garras' sobre la ciudad

Las 'garras' sobre la ciudad

Que descanse en paz, Francesco Rosi. Aquí lo pensamos, lo queremos mucho y le agradecemos.

notitle
29 de enero 2015 , 10:27 p. m.

Cuando estaba terminando mi columna sobre el nuevo caso de agresión edilicia a la ciudad de Cartagena, donde unas familias de alcurnia y acaudaladas de la alta sociedad están atentando contra el desarrollo de “su” barrio de Bocagrande, al pretender construir otro monstruo de 36 pisos en un lugar estratégico para su desembotellamiento, me sorprendió dolorosamente la muerte de uno de los grandes directores de cine italianos (perdón, napolitanos), Francesco Rosi, conocido en Colombia por su amistad con nuestro nobel y por haber dirigido Crónica de una muerte anunciada.

Su película Manos sobre la ciudad, ganadora de un León de Oro en el Festival de Cine de Venecia, narra un caso de especulación edilicia en la ciudad de Nápoles, donde un edificio colapsa por mal uso de materiales, y a la vez amplía el espectro de su investigación a todo el problema de la construcción y la corrupción, caso que se está viviendo actualmente en Cartagena, donde un lote declarado hace dos años de interés público por la Dimar es hoy clasificado apto para la construcción por la misma Dimar.

El cine del professore es un cine de denuncia, que él definía más bien como de acercamiento a la realidad. Hijo del neorrealismo, sus películas han sido premiadas con más de cuarenta galardones en las muestras cinematográficas más importantes del mundo.

Tuve el grandísimo honor de servirle como asistente de dirección en su interpretación muy personal de la novela de García Márquez Crónica de una muerte anunciada, y trabajar con él fue asistir a una clase magistral que día a día él proporcionaba a todos los miembros de la troupe, con su estilo serio, pero con ironía toda napolitana.

Hablando del rol del director, él se quejaba de que todo tenía que pasar por su decisión: desde el color del vestuario de Santiago Nasar y las flores de Ángela hasta las paredes de la plaza de Mompox y demás. Decía: “Tengo que hablar italiano con Ornella (la Muti fue Ángela Vicario), inglés con Rupert (Everett fue Bayardo San Román), francés con Anthony (Delon fue Santiago Nasar), portugués con los gemelos (los Miranda fueron los hermanos de Ángela) y napolitano contigo”.

Que descanse en paz, profesor. Aquí lo pensamos, lo queremos mucho y le agradecemos las bellísimas imágenes de Colombia que nos regaló en su película.

Salvo Basile
basilesalvo@gmail.com 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.