La fiebre por el oro no se va de vía a Buenaventura

La fiebre por el oro no se va de vía a Buenaventura

Esta semana, la Policía tuvo que intervenir en una zona entre Bendiciones y Zaragoza.

notitle
29 de enero 2015 , 07:05 p.m.

La fiebre por el oro en la cuenca del río Dagua entre los corregimientos Bendiciones y Zaragoza, en Buenaventura, se desató a tal punto que esta semana, cerca a la vereda Limones, una multitud se abalanzó sobre las aguas del cauce donde se corrió la voz de que había el metal dorado, afectando la construcción de uno de los puentes en las obras de la doble calzada en la vía Cabal Pombo.

Estos son los trabajos en 48 de los 119 kilómetros entre Buenaventura y Buga, que avanzan lento por resistencias de las comunidades de la zona rural, pero sobre todo por la minería ilegal y ‘fuerzas oscuras’, como califican en el Instituto Nacional de Vías (Invías). Es una minería que sigue socavando y desestabilizando las entrañas de la carretera de la doble calzada.

Delegados del Invías hicieron la denuncia este jueves ante los miembros de la Mesa Regional Minera en la Corporación Autónoma Regional del Valle (Cvc).

Ante la situación, como lo manifestaron funcionarios del Instituto, la Policía hace presencia en la zona, pero añadieron que este es un problema que requiere medidas a corto y largo plazo para no seguir retrasando el proyecto de cuatro tramos que desde el 2007 se ha venido construyendo por pedazos y que debía entregarse entre el 2012 y el 2013.

Según la Cvc, siguen las retroexcavadoras y se han identificado unos 80 cúbicos o pozos verticales en inmediaciones a Córdoba, Katanga, Citronela y Cisneros. A su vez, entre Bendiciones y Zaragoza, la minería ilegal hace uso de las redes eléctricas de la zona.

“También hay una situación delicada en el río Raposo, donde hace faltan diagnósticos”, señaló la Mesa.

“En esta situación se requieren medidas que no solo sean de control, porque se cierra un cúbico a pocos metros de la vía y luego se abre otro. Este es un problema social que necesita intervención”, anotaron los representantes de Invías.

Voceros de Parques Nacionales coincidieron con Invías en que en la zona rural de Buenaventura se requieren no solo medidas coercitivas. Pero es tan complejo el panorama que funcionarios de la Cvc denunciaron que en diciembre cuando se trató de hacer un operativo en Zaragoza con la Policía, la comunidad y quienes promueven la minería ilegal se enteraron, generando oposición.

De allí que la Mesa Regional Minera propuso replantear un plan operativo.

Javier Mauricio Narváez, de la Agencia Nacional de Minería, explicó que aparte de ese plan, la entidad viene desde los últimos dos años liderando un proceso de fiscalización de los títulos mineros. “Para nosotros es más importante qué vamos a obtener con estas visitas que informar el número de las mismas”, agregó Narváez, quien anunció que en los tres primeros meses del año se iniciarían inspecciones a minas en Cali, Yumbo y Jamundí, algunas de carbón. En el segundo trimestre se harán recorridos por el río Dagua.

En 4 rutas a Farallones

La Corporación Autónoma Regional del Valle (Cvc) informó este jueves que la explotación de piedra laja también afecta la vía Cali-Buenaventura, la zona de El Naranjo y el poliducto entre Yumbo y el puerto marítimo.

Además, hay temor por el uso de cianuro y mercurio dentro la explotación aurífera en la cuenca del río Guabas, fuente de abastecimiento de los municipios Guacarí y Ginebra, en el centro del Valle. Así mismo, en el corregimiento Salónica, en Riofrío, unas 30 personas dedicadas al barequeo, práctica artesanal que está permitida, estarían generando una problemática social. “No solo involucran a menores de edad y el impacto que están provocando podría ser similar a la de una retroexcavadora”, indicó la autoridad ambiental.

En cuanto a La Unión, Zarzal y Toro, ladrilleras y quema de residuos de cultivos con material vegetal están afectando la zona.
En Argelia, Cartago, Ulloa y Alcalá, el problema es la extracción de arena y arcilla.

Temor al cianuro en el río Guabas

Parques Nacionales Naturales reiteró la problemática que sigue en la zona rural de Cali por la explotación irregular de oro en las minas de El Socorro, en Pichindé, donde ha aumentado la actividad, al igual que en Los Andes.

Es por ello, que desde el año pasado Parques propuso con el Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente (Dagma) instalar cuatro puestos de control ambiental. “No solo para los problemas por la minería. Uno de esos puestos podría estar en la cuenca del río Pance. El segundo en Villacarmelo. El tercero en Ventiaderos por ser el acceso a Pichindé y el cuarto en La Leonera, para vigilar el paso a la vía al mar”, indicó Parques.

CALI

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.