Fidel Castro está "absolutamente lúcido", dice Frei Betto

Fidel Castro está "absolutamente lúcido", dice Frei Betto

El teólogo brasileño consideró que Fidel está muy bien y optimista sobre el acercamiento con EE. UU.

notitle
29 de enero 2015 , 09:03 a. m.

El escritor Frei Betto desembarcó la semana pasada en La Habana, emocionado con las primeras negociaciones entre representantes de los gobiernos de Cuba y Estados Unidos y también consciente de los rumores sobre el deterioro de la salud del expresidente Fidel Castro, de 88 años y que no ha sido visto en público desde enero del 2014. En la tarde del martes, tras una visita que duró una hora y media, salió aliviado de la casa de Fidel: lo encontró más flaco con relación a la última vez que se vieron en febrero pasado, pero “absolutamente lúcido”, como lo relató a O Globo. (Vea también: Frei Betto asegura que Fidel Castro goza de buena salud).

Siempre acompañados por Dalia, esposa del expresidente, ambos conversaron sobre el acercamiento con Estados Unidos, los rumores sobre su muerte y hasta de física cuántica.

Frei Betto, columnista de O Globo y quien viajó a La Habana para asistir al Congreso Mundial de Pedagogía, oyó elogios de Fidel hacia el presidente estadounidense, Barack Obama, y el Papa Francisco. La visita fue destacada ayer en la prensa cubana. “El encuentro se dio en un clima afectuoso, característico de las amplias y fraternales relaciones existentes entre Fidel y Betto”, reseñó el “Granma”, el diario oficial, en su edición online. La condición de Fidel fue que no se tomaran fotografías. “Las chances de que salgamos mal son mucho mayores que las que salgamos bien”, le replicó el exmandatario a su amigo.

¿Cómo se dio el encuentro con Fidel Castro?

Cada vez que vengo a Cuba Fidel me invita a su casa. Estuve con él en febrero pasado. Anteayer me mandó a buscar al hotel y me quedé allá durante una hora y media. Hace mucho tiempo que no aparece en público. El 3 de enero murió Fidel Castro Odinga, hijo de Raila Odinga, exprimer ministro de Kenia, lo que también generó rumores sobre su muerte, y le comenté sobre esa coincidencia. Fidel rió, dijo que ya había muerto ‘varias veces’ y acotó: “Para molestia de mis enemigos, sigo vivo.” Está muy bien, pero algo más flaco. Su cabeza está perfecta.

Fidel es muy detallista, anota todo. Quiso saber sobre donde yo estaba hospedado, lo que hice, con quién hablé, y siempre anotaba. Él es el hombre del detalle. Me preguntó sobre el Papa Francisco, con quien estuve en abril del año pasado y quiso un relato detallado del encuentro. Dijo que había leído mi libro “La obra del artista, una visión holística del universo”, que fue traducido ahora en Cuba. Y se mostró entusiasmado. A Fidel le gusta mucho la cosmología y la física cuántica, y el libro aborda eso. Conversamos sobre las hipótesis de los universos paralelos. Estaba muy emocionado con el asunto y me pidió más bibliografía sobre ello. Me comprometí a buscarle más libros sobre la evolución del universo y de física cuántica. Le comenté sobre la carta que le envió a la Federación de Estudiantes Universitarios, en la que aborda el acercamiento con Estados Unidos. Le dije que el diálogo es importante, que es el encuentro del camión consumista con el Lada (marca rusa de vehículos) de la austeridad. Por tanto, va a ser muy difícil la sintonía, porque uno habla en FM y el otro en AM, argumento con el que él estuvo de acuerdo.

¿Qué más dijo sobre el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos?

Él cree que es fundamental, pero me dijo que no se puede perder de vista que Estados Unidos aún tiene como objetivo colonizar a Cuba. Por otro lado, consideró que es preciso primero acabar con el bloqueo económico y sacar al país de la lista de los países terroristas, que demuestren medidas concretas de buena voluntad. Fidel se encuentra feliz con el prestigio que Barack Obama muestra en su segundo mandato y con el hecho de que el actual Congreso estadounidense tenga tan baja popularidad.

¿Se mostró entusiasmado con Obama?

Exactamente. Es un admirador de Obama y considera positivo lo que el presidente estadounidense viene haciendo. Pero, al mismo tiempo, dice que el proceso es muy largo. Estados Unidos tomó una serie de medidas contra Cuba que se necesita que sean canceladas.

¿Mencionó alguna dificultad en esas primeras negociaciones ocurridas la semana pasada en La Habana?

No, pero se dijo muy optimista. Y resaltó: “Aún siendo enemigos, tenemos que dialogar”. Pero siempre observando que es un largo camino.

¿Conversaron ustedes sobre los cambios internos en Cuba?

No. Hablamos fue de política internacional. Hablamos mucho sobre el atentado en Francia y dijo que le gustó la reacción del Papa Francisco. Estuvo de acuerdo con Francisco cuando dijo: “La libertad de expresión tiene límites. Uno se puede expresar, pero no tiene el derecho de humillar u ofender”. Fidel elogió la actitud del Papa, cuando dijo que si ofendieran a su madre, devolvería un puño.

¿Qué otras impresiones tuvo sobre el estado de salud de Fidel?

Estaba tan bien que le propuse que nos tomáramos una foto. No quiso, pero dijo en tono de broma: “Las chances de que salgamos mal son mucho mayores que las que salgamos bien”. Creo que no quiso por el hecho de que no había un fotógrafo oficial y la foto tendría que ser improvisada por alguien. Pero sí me autorizó a divulgar el tenor de nuestra conversación. Fue un alivio para mí haberlo encontrado tan bien. Muchos amigos de aquí decían que hacía mucho tiempo no había noticias de él y especulaban que su salud podría haber empeorado, estar enfermo o en algún hospital. Cuando los prisioneros cubanos regresaron al país, se esperaba que aparecieran en fotos con Fidel, pero no fue así. Me dijeron que ellos se encontraron con Fidel, pero en privado. Mi interpretación para ello es que Cuba está teniendo una actitud muy respetuosa con respecto al reconocimiento que hizo Obama sobre el fracaso del bloqueo. No quieren regodearse con eso y lo están tratando con mucho respeto. Lo que le interesa a Cuba es el fin del bloqueo y el acercamiento con Estados Unidos. La previsión es que vendrán tres millones de estadounidenses por año al país, y la preocupación es que no haya infraestructura suficiente para atender a tanta gente.

¿Fidel caminó?

Desde que llegué, permaneció todo el tiempo sentado en su mesa de trabajo, vestido con traje deportivo, y siempre haciendo anotaciones. Está flaco, pero absolutamente lúcido. Durante la conversación, fuimos acompañados por Dalia, su esposa.

¿Cómo cree usted que los cubanos están encarando el descongelamiento en las relaciones con Estados Unidos?

Los cubanos, en general, se encuentran optimistas y al mismo tiempo alertas. Saben que será un gran choque cultural. A veces les pregunto si están preparados para este tsunami y me responden con otra pregunta: ¿Será que estamos preparados? La cuestión ahora es saber cómo serán preservados los valores de la Revolución.

¿Cuáles son los cambios que notó usted en Cuba con respecto a su último viaje el año pasado?

Noto que Cuba vive un momento de euforia, el prestigio de Raúl Castro es impresionante. Oí varias veces frases como: “Nuestra suerte es que los dos están vivos, pues saben cómo conducir este momento”. El proceso de apertura económica es inicial, está comenzando. Pero siento optimismo de que eso va a mejorar las condiciones de vida en el país.

SANDRA COHEN

DIARIO O GLOBO (BRASIL)

GDA

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.