Por robo de armas de Carabineros iban a recibir al menos $ 40 millones

Por robo de armas de Carabineros iban a recibir al menos $ 40 millones

Tres hombres, entre ellos un patrullero, irán a prisión. Una mujer embarazada, a casa por cárcel.

notitle
27 de enero 2015 , 08:42 p.m.

Con el paso de los días son más los detalles que se conocen del robo de armas que cuatro personas –entre ellos un patrullero de la Policía– cometieron en el interior de la Escuela de Carabineros de Suba, el 5 de diciembre. (Lea: A la cárcel, presuntos responsables de robo de armas de la Policía)

Lo último que se precisó tiene que ver con el monto que iban a recibir los delincuentes cuando comercializaran el armamento. Les entregarían al menos 40 millones de pesos al concretarse el negocio.

En el mercado negro una pistola rodea los dos millones de pesos y el valor de cada fusil supera los tres millones, de acuerdo con las autoridades.

Cuando se llevaron las armas –17 en total–, dejaron cabos sueltos. En algunas de las dos pistolas alemanas Sig Sauer, tres pistolas 9 milímetros y tres fusiles Galil (no se precisó en cuáles) que se robaron, quedaron las huellas dactilares de los delincuentes. (Lea también: Así operaba desmantelada red que había robado armas de la Policía)

Este martes, un juez de control de garantías dictó medida de aseguramiento contra los tres hombres y una mujer en estado de embarazo por el robo del armamento.

Pero si era tan riesgoso entrar a un complejo de la Policía a robar, ¿por qué lo hicieron?

Además de la cuantía que recibirían, los investigadores de la Sijín de la Policía Metropolitana de Bogotá, determinaron que los delincuentes no esperaban que el caso saliera a la luz pública.

Creyeron que sería la misma institución la que impediría que los medios de comunicación conocieran detalles de lo que había pasado, por el daño en la imagen que esto podría representarle a la Policía.

A pesar de que quienes hacían parte de la red creían que no iban a ser descubiertos, al menos dos personas más a las que le propusieron el negocio desertaron de la idea y decidieron no hacer parte del golpe.

Y ¿cuáles fueron las claves para que encontraran las armas solo unas semanas más tarde y capturaran a los delincuentes?

Que los compañeros de la Policía del patrullero Sergio David Fernández lo vieran rondando días antes por el complejo, a pesar de que estaba en vacaciones, fue vital para considerarlo como principal sospechoso.

Los movimientos dentro de la escuela y en particular en el armerillo permitió que las autoridades concluyeran que alguno de los responsables tenía conocimiento de cómo se ubicaban los uniformados en el sitio y de la distribución de los elementos.

Además, los tres hombres –el uniformado, Yader Martínez Botía y Duván Toro Pineda– y la única mujer que hizo parte del robo salieron a pie del lugar. Caminaron y luego sí se subieron al vehículo, lo que dio más tiempo para identificarlos en los videos.

El destino de las armas fue –según la Fiscalía– una peluquería ubicada en la calle 129 con carrera 91.

Además de las huellas dactilares que dejaron en pistolas y fusiles, los investigadores de la Sijín se encontraron con que conocidos del patrullero Fernández tenían antecedentes penales. Esto facilitó el trabajo. Para no ir tan lejos, bastó con percatarse de que Yeny Carolina Díaz Martínez se dedicaba a robar en almacenes.

BOGOTÁ

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.