Cosmopolita / El lenguaje en el tiempo

Cosmopolita / El lenguaje en el tiempo

Consejos de ortografía de Fernando Ávila, delegado para Colombia de la Fundéu BBVA.

27 de enero 2015 , 05:04 p.m.

Oigo con frecuencia cosmopólita, esdrújula, para referirse a ciudades como Nueva York o Bogotá, o a la persona capaz de manejar una gran urbe, como la capital colombiana. ¿Es correcta esa pronunciación?

L. F. Bolívar

El adjetivo cosmopolita se refiere al ‘lugar donde confluyen personas de diversas naciones con diferentes costumbres’, caso de Nueva York y Bogotá, y también a la ‘persona que se mueve por muchos países y está abierta a su diversidad cultural’.

Esta palabra viene del griego, significa ‘ciudadano del mundo’ y fue acuñada por el filósofo cínico Diógenes, conocido por vivir, como el Chavo, en un barril, y caminar con una linterna por las calles de Atenas diciendo “¡Busco un hombre!”, para significar que no había un varón honesto en la ciudad.

En cuanto a su sonido, es voz grave; es decir, se pronuncia con el acento en la sílaba li, /cosmopolíta/ y no en la sílaba po, /cosmopólita/. Esta errónea pronunciación esdrújula surge sin duda del inglés, y muy posiblemente del nombre de la famosa revista Cosmopolitan.

¿Cómo le parece este gazapo de la revista @Semana: “No hay duda de que Diomedes Díaz, como persona, no fue un lechado de virtudes”?

VJ Romero, Universidad Javeriana, Cali.

Así salió en la revista en línea, “lechado de virtudes”, y causó gran estupor entre los lectores, pero fue corregido. En este momento se puede leer “dechado de virtudes”. En todo caso, valga el diablillo para recordar que dechado es el bordado cuidadoso que hacían las niñas imitando la muestra establecida, mientras que lechado es el participio del verbo lechar, que significa ‘mamar’ o ‘chupar la leche’, y en la rusa, lechado es el retoque de mampostería con material aguado, por no hablar de lechada, que es ‘eyaculación’, en Perú. Según el Diccionario de la lengua española, DRAE, 2014, dechado viene del latín dictatum, que significa ‘precepto’ o ‘enseñanza’, y uno de sus significados es ‘ejemplo y modelo de virtudes y perfecciones, o de vicios y maldades’.

Cita: “En los viajes estoy con el ‘jean’, las botas, cuatro camisetas y una chaqueta liviana”.

En la edición de 1996 del Manual de Redacción de EL TIEMPO ya figuraba la palabra bluyín (p. 238), como forma española que debía reemplazar en la redacción de noticias la inglesa blue jean. Esa propuesta forma ahora parte del léxico oficial español, pues así (bluyín) aparece registrada en la edición 2014 del DRAE. Además, tanto el Diccionario panhispánico de dudas, 2005, como el Diccionario de americanismos, 2010, recogen las formas yin, yins y yines, como adaptaciones a nuestro idioma de las voces inglesas jean y jeans. 

FERNANDO ÁVILA
Delegado de la Fundéu BBVA para Colombia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.