Madre se enteró de la muerte de su hijo soldado 44 días después

Madre se enteró de la muerte de su hijo soldado 44 días después

El soldado Luis Miguel Neiro Arroyo estaba como NN con señas de tortura e impactos de bala.

notitle
27 de enero 2015 , 03:10 p. m.

En la sede de Medicina Legal en Montería permanece, desde hace 44 días, el cuerpo sin vida del soldado Luis Miguel Neiro Arroyo, a quien su madre lo hacía prestando el servicio militar en una guarnición en Tunja.

El cadáver del militar fue llevado por las autoridades a la morgue en Montería, luego de practicar el levantamiento el pasado 13 de diciembre, tras ser hallado flotando en las aguas del río Sinú y con varios impactos de bala.

La madre de la víctima, Esperanza Arroyo, dijo que la última vez que supo de su hijo fue a finales de noviembre del año pasado, cuando él le informó que saldría de licencia y quería encontrarse con ella.

La mujer, quien vive fuera de la capital cordobesa, solo pudo viajar a mediados de diciembre pero no pudo verse con su hijo porque ya se había marchado de la vivienda donde se encontraba vacacionando.

Agrega la mujer que tres días antes de llegar al barrio Villa Paz, donde estaba hospedado su hijo, dos hombres en motocicleta lo recogieron y desde ese día no volvieron a tener noticias de él.

"Pensamos que ese mismo día había viajado a Tunja para reincorporarse a las filas del Ejército, pero extrañamente no volvió a comunicarse conmigo, lo cual me despertó sospechas pero confiaba que estaba en alguna zona donde no podía comunicarse y que en algún momento buscaría la forma de hacerlo", explicó el lunes Esperanza Arroyo.

Sin embargo, la preocupación en la familia del soldado aumentó el 7 de enero pasado cuando la señora Arroyo recibió una llamada de un militar que se identificó como su superior inmediato, y necesitaba saber por qué el joven de 19 años no había regresado a la guarnición pese a haber culminado el tiempo de permiso.

Empezó entonces una búsqueda sin descanso por varios sectores de Montería y Tunja, la cual terminó en la sede de Medicina Legal, donde la mujer debió reconocer varios cuerpos de NN.

Allí estaba su hijo, con parte del rostro desfigurado y solo pudo ser identificado por un tatuaje en el pecho.

El informe de las autoridades señalan que el joven fue torturado antes de recibir varios impactos de bala.

GUDILFREDO AVENDAÑO MÉNDEZ
Especial para EL TIEMPO
Montería

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.