Nueva York, paralizada por una histórica tormenta de nieve

Nueva York, paralizada por una histórica tormenta de nieve

Autoridades levantan prohibición al tráfico de vehículos. Ciudadanos están refugiados en sus casas.

notitle
27 de enero 2015 , 07:10 a. m.

Nueva York, también conocida como la ciudad que nunca duerme, quedó paralizada desde la noche del lunes por una tormenta de nieve que se extiende al nordeste del país y que ha forzado a la gente a no salir de casa hasta que pase el temporal. (En fotos: 'Histórica' tormenta de nieve en Estados Unidos)

Desde las 11 p.m. del lunes (hora local) quedó interrumpido el tráfico normal en las calles de la ciudad, por disposición del alcalde, Bill de Blasio, y sólo se permite la circulación de vehículos de emergencia. También quedó suspendido desde la misma hora el metro de Nueva York, que normalmente funciona 24 horas al día y transporta diariamente a unos seis millones de pasajeros, así como otros sistemas de transporte público, lo que ha impedido a los neoyorquinos desplazarse por la ciudad de otra forma que no sea a pie.

Sin embargo, en la mañana de este martes, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, señaló en su cuenta de Twitter que las restricciones de tráfico quedaron levantadas a las 7.30 a.m. (hora local) para la ciudad de Nueva York y otros condados de los alrededores.

Por otro lado, las clases fueron suspendidas en la ciudad de Nueva York y en otras zonas de la región más afectada por el temporal.

Las medidas son tan drásticas que afectan hasta a las bicicletas de transporte de comida a domicilio, muy populares en la ciudad y, como tuvo que recordar el lunes De Blasio a preguntas de los periodistas, "no son vehículos de emergencia" y, por lo tanto, tampoco pueden circular.

En total, la tormenta de nieve, que comenzó a generarse a lo largo del lunes y ganó intensidad poco antes de esta medianoche, afecta a localidades que reúnen unos 29 millones de habitantes, incluida Nueva York, la más poblada del país.

En siete estados de la zona, desde Nueva Jersey hasta Maine, en la frontera con Canadá, se han declarado estados de emergencia totales o regionales. Incluyen, además de Nueva York, otras ciudades importantes como Boston, donde según disposición de las autoridades, también regía una prohibición para circular por las calles en vehículo desde anoche, al igual que en todo el estado de Connecticut y en varios condados del estado de Nueva York.

La fuerza principal de la tormenta de nieve comenzó a sentirse a última hora del lunes. Habrá unos vientos de hasta 40 kilómetros por hora, con rachas superiores a los 100 kilómetros por hora, lo que dará una sensación de frío muy superior a la temperatura real, que en Nueva York estaba hacia la medianoche en -3 grados centígrados.

En sus últimas declaraciones públicas, el alcalde de Nueva York destacó que en el momento más intenso del temporal se esperaban entre 5 y 7 centímetros de nieve por hora.

El pronóstico es que la nieve que caiga en esta tormenta llegue a estar por encima del medio metro. No es mucho si se tiene en cuenta que, en noviembre pasado, la ciudad de Búfalo, en el norte de Nueva York y cerca de la frontera con Canadá, sufrió una tormenta polar con una nevada que llegó hasta los 2 metros. Pero sí lo es para una ciudad como Nueva York, densamente poblada, muy dependiente de sus sistemas de transporte público y llena de bullicio en sus calles, que ya desde anoche estaban desiertas.

"Va a ser muy, pero que muy difícil caminar afuera", afirmó De Blasio. "No quiero que nadie que no lo necesite absolutamente salga afuera", insistió el alcalde de Nueva York.

Ya desde el lunes comenzaron a cancelarse los vuelos de toda la región, incluyendo los del aeropuerto más importante de la zona, el JFK de Nueva York, y el de Newark, en el estado vecino de Nueva Jersey.

Informes de medios locales indican que entre el lunes y el martes se habrán cancelado cerca de 6.700 vuelos que debían llegar o despegar de las terminales áreas del nordeste de Estados Unidos el lunes o el martes.

La paralización de muchas actividades de la ciudad ha afectado hasta la sede de Naciones Unidas, que suspendió reuniones y actos que estaban programados desde la tarde del lunes, incluyendo uno para recordar el holocausto judío que estaba programado para este martes.

Los problemas que está generando la tormenta a los habitantes de Nueva York también se toman con buen humor, sobre todo con el anuncio del alcalde de que hasta la entrega de comida a domicilio en bicicleta está prohibida desde anoche y hasta nueva orden. "A lo mejor, durante 'Snowmageddon' ('Nevadamagedón'), De Blasio repentinamente quiere aumentar nuestras habilidades para improvisar un risotto o cocinar al vapor algunas verduras", bromeó el columnista Tim Teeman en el sitio 'The Daily Beast', quien recordó que los hornos de muchas casas no sólo sirven para guardar zapatos.

NUEVA YORK (ESTADOS UNIDOS)
EFE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.