Un amigo en dificultades

Un amigo en dificultades

Ecuador no se puede quedar quieto en estas circunstancias, hay que encontrar la manera de ayudarle.

notitle
24 de enero 2015 , 09:44 p.m.

La reacción de rechazo y el deseo de retaliación que han provocado las medidas unilaterales que ha tenido que tomar el Gobierno de Ecuador para encarecer las exportaciones colombianas a ese país no tienen en cuenta las circunstancias extremas a las que han sometido a nuestro vecino la caída vertiginosa de los precios internacionales del petróleo, su principal producto de exportación, y la igualmente acelerada apreciación del dólar de los Estados Unidos.

De un momento para otro, a Ecuador se le ha reducido radicalmente el ingreso proveniente del petróleo, y se han encarecido desproporcionadamente tanto la mano de obra como otros bienes no transables, en comparación con los de los países vecinos, más pronunciadamente con respecto a Colombia. Como la moneda de Ecuador es el dólar, estos dos hechos, la caída del precio del petróleo y la apreciación del dólar, están apretando a la economía del país vecino como una asfixiante tenaza que presiona para que bajen los salarios, caigan los precios de los bienes y aumente el desempleo.

Otro país en esas mismas circunstancias tendría la opción de devaluar abruptamente su moneda para restablecer el estado de las cosas (precios y costos) antes de que le sucediera lo que le está causando semejante problema, y emitir para contrarrestar la contracción que lo está asfixiando. Pero Ecuador no tiene esa opción porque entregó su “soberanía monetaria” cuando se pasó al dólar. Podría abandonarlo y crear su propia moneda, pero eso podría provocar una crisis financiera y fuga más acelerada de capitales.

Si mantiene el dólar, tiene que recurrir a otras medidas para suavizar el impacto deflacionario y volver a alinear salarios y precios de bienes no transables con los de sus vecinos. Estas medidas lo que hacen es simular parcialmente, y en forma menos efectiva, lo que haría una devaluación. Ecuador puede aumentar su endeudamiento, pero en la situación en la que se encuentra se le cierran muchas puertas. En su defecto, puede pagar con bonos del Gobierno o pagarés del banco central, creando una “moneda” alternativa y sometiendo a la economía a las inconveniencias y distorsiones que surgen de tener dólares y otros medios de pago en circulación; o acudir, como lo está haciendo, a reducir importaciones imponiendo aranceles y/o restricciones cuantitativas, al tiempo que otorga subsidios para los exportadores.

Estas intervenciones en el ámbito del comercio exterior afectan negativamente a los productores colombianos que ya habían hecho cuentas del beneficio relativo que les traía la maxidevaluación que silenciosamente ha experimentado el peso colombiano, no totalmente por efecto de los mercados, sino muy ayudada por el Banco de la República y el Gobierno, lo que contribuye a acentuar la diferencia de precios a favor de Colombia.

Hay que entender que Ecuador no se puede quedar quieto en estas circunstancias y encontrar la manera de ayudarle, negociando soluciones que para los dos países van a resultar inferiores a las que desearían si tuvieran plena libertad, pero que nos alejan de una guerra de gravámenes, barreras o sanciones.

La retaliación que exigieron los gremios privados colombianos en una primera instancia es agresiva e ineficaz. Ya la diferencia de precios y de costos a favor de Colombia puede llegar a 30 por ciento o más, a causa de la devaluación del peso. Un arancel espejo de 20 por ciento para los productos ecuatorianos sería redundante, y francamente una equivocación. La moraleja de todo esto es que un país que abandona su moneda para pasarse al dólar o a otra moneda les está entregando rehenes a otros bancos centrales (“y a la fortuna”).

Rudolf Hommes

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.