'Dirigir la ciudad es un asunto de gerencia, no de ideología': Pardo

'Dirigir la ciudad es un asunto de gerencia, no de ideología': Pardo

El exministro busca ser alcalde de Bogotá. Quiere liderar proyecto para recuperar a Bogotá.

notitle
24 de enero 2015 , 08:18 p.m.

Rafael Pardo le confesó a EL TIEMPO que quiere ser alcalde de Bogotá en nombre de una amplia alianza de sectores políticos, sociales y empresariales que permita, entre todos, sacar a la ciudad del caos. No le interesa ser candidato de un partido. Ah, de paso advirtió que salvar a Bogotá exige que el presidente Juan Manuel Santos “sea neutral, pero no indiferente” en la contienda que se avecina. Como quien dice, espera su respaldo.

¿Qué modelo de ciudad pondrá en marcha, en caso de ser elegido alcalde?

Esta es una ciudad tremendamente agresiva para el ciudadano. El próximo alcalde tiene que comprometerse con una ciudad amable, tranquila, no solamente segura. Y una ciudad de la cual la gente se sienta orgullosa. Eso es más poderoso que sacar unos planes urbanísticos, que por supuesto hay que hacerlos y hay que tener un modelo, pero lo fundamental es la relación del ciudadano con su ciudad. Me comprometo a hacer de Bogotá una ciudad amiga, tranquila y amable con todos.

¿Y eso cómo se logra?

Eso se construye en la relación con la gente y empieza por un buen transporte, una buena movilidad. Ahí, la ciudad es agresiva para todos los estratos sociales. Se requiere infraestructura, pero también tiempo para construirla. De urgencia, hay que poner el SITP a andar. Y trabajar en cultura ciudadana. Por ejemplo: hay que establecer horarios para el paso de los buses por los paraderos; es decir, una especie de contrato entre el pasajero y el sistema. Hay que respetar al pasajero, y que él sepa exactamente a qué hora pasa su bus. Que el transporte público sea confiable.

Hay que incorporar un concepto de espacio público, que es lo más democrático que hay. El espacio público tiene que ser tan bueno como el espacio privado. Los parques tienen que ser amables y seguros para que los niños y los jóvenes puedan disfrutarlos.

Necesitamos que los andenes sean amables, que una persona de la tercera edad, o en silla de ruedas, o una mamá que va con sus hijos, pueda utilizarlos de manera segura y tranquila. Son cosas simples, pero que cambian la relación de la gente con la ciudad. Yo empezaré por ahí.

No se ha resuelto la discusión de si priorizar TransMilenio o Metro. ¿Usted qué privilegiaría?

Los dos son complementarios. Es fundamental hacer una reconstrucción de la Caracas y de la Autopista, de las troncales que están muy mal, hacer la troncal por la Boyacá e intersecciones entre ellas, ampliar estaciones, aumentar la velocidad y meter más buses. Eso, en términos de TransMilenio.

¿Y el metro?

Quiero un metro ojalá menos costoso que el de que se está hablando. Se han propuesto 27 estaciones, hay gente que dice que 20 o 17 estaciones podrían ser suficientes. Yo le propuse al Congreso eximir el metro de impuestos, lo cual nos ahorraría 2,5 billones de pesos.

¿Ahorrando impuestos y reduciendo estaciones, se obtiene ese metro más barato?

Sí, no me atrevo a meterme con cifras, pero estoy seguro de que los técnicos de la Financiera Nacional, del Banco Mundial y el Distrito van a tener una alternativa más viable.

¿Y la Nación debe poner más, también?

El Presidente ha ofrecido 6 billones, pero eso es lo que estaba planteado cuando el metro valía 9 billones, lo que correspondía al 70 por ciento. Pero ¿qué son los 6 billones? Son 300.000 millones de pesos anuales durante de 20 años, y eso es muy poca plata para esta ciudad. Bogotá representa el 25 por ciento de la economía del país, produce el 40 por ciento o más de los impuestos que recauda la Nación. Y 6 billones en 20 años es lo que le dan a un departamento intermedio, y mucho menos que las inversiones en departamentos grandes. Pero, además, Bogotá tiene forma de pignorar recursos a largo plazo para ayudar a cerrar financieramente el proyecto.

¿Limitaría más el carro particular?

¿Más? Hoy el carro particular está limitado a la mitad: usted compra un carro de 40 millones y solo puede usar 20 millones, porque lo tiene que guardar la mitad del tiempo por el pico y placa. Hay que hacer un buen transporte público para desestimular el uso de carro y moto particulares, pero hay que hacer más vías, con peajes urbanos. Me gustó que el vicepresidente Vargas Lleras esté decidido a ampliar las entradas a Bogotá. Vamos a trabajar en eso.

Se disparó la inseguridad en Bogotá. ¿Qué hará para revertir esa tendencia?

Sí, sobre todo en las troncales de TransMilenio. Más presencia, orden y cultura en el sistema ayudan a mejorar la seguridad. Hay que mejorar la iluminación y habilitar muchas más cámaras. Y, fundamental: vamos a trabajar para que haya una buena coordinación entre Policía y Fiscalía. Ese es un tema central para evitar que los delincuentes queden en libertad. La seguridad es parte de una política pública, hay que tener gerencia, coordinación y autoridad.

¿Qué haría, como alcalde, para sacar a esta ciudad del caos?

En el 2016 hay que construir un nuevo POT. Esa es una nueva oportunidad para pensar en la ciudad de los próximos 10 años. Hay que repensar la ciudad. Hay que hacer mucha concertación. Para el desarrollo de Bogotá necesitamos más vivienda de interés social, más altura y más densidad en muchas zonas, más espacio público, y que la gente tenga una ciudad más compacta.

¿La vivienda de interés social debe estar en la periferia o en las zonas centrales recuperadas?

En eso no debe haber dogmas. Lo que hay que buscar es eficiencia, maximizar el uso de los recursos y tomar las decisiones que signifiquen más viviendas.

¿Que haría para que las empresas no se vayan de la ciudad?

Las empresas grandes, medianas y pequeñas son la vida, el empleo de la ciudad. Quiero atraerlas resolviéndoles problemas, pues ellas pagan impuestos y generan empleo. Daré más impulso a los nodos de pequeñas empresas.

¿Usted aspira a ser candidato de toda la coalición de gobierno?

Sí, empezar por ahí, por la Unidad Nacional.

¿Hoy no es viable una candidatura de partido?

No tengo interés en ser candidato partidista, quiero ser candidato de una amplia coalición ciudadana.

¿Cree que si el presidente Santos le da la bendición al candidato de la coalición, su triunfo estaría más asegurado?

El expresidente Eduardo Santos, tío abuelo del presidente Juan Manuel Santos, dijo una frase, que se volvió famosa, por allá en la Segunda Guerra Mundial: “Colombia es neutral, pero no indiferente”. En este proceso para la Alcaldía de Bogotá, Santos debe ser neutral, pero no indiferente. Y, claro, no puede participar.

¿Por qué cree que Rafael Pardo debe ser el próximo alcalde de Bogotá?

Porque la mía es una propuesta alejada de la polarización. Esto no es la tercera vuelta de las elecciones presidenciales, esto no es entre uribismo y santismo, esto es por la ciudad. Espero representar la unidad, no más polarización. Dirigir la ciudad debe ser un asunto de gerencia, no de ideología. Pero, eso sí, tiene que ser la ciudad de la paz.

EL TIEMPO

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.