Gobernabilidad central y poderes locales

Gobernabilidad central y poderes locales

No hay en Colombia una élite central que maneje las pitas del poder desde los clubes bogotanos.

notitle
23 de enero 2015 , 09:10 p. m.

El departamento de Córdoba eligió en las elecciones del año pasado nueve senadores y seis representantes a la Cámara. El éxito de los políticos en esa región del país implicó una sobrerrepresentación de ese departamento y de la Costa Caribe, en general, en el Congreso. El peso de Córdoba y de algunos de sus municipios –Sahagún, por ejemplo– en la vida nacional es desproporcionado si se lo compara con otros departamentos y poblaciones colombianas.

Una entrevista de la publicación digital La Silla Vacía (15 de enero del 2015) describe el fenómeno político de Córdoba con base en un análisis de las redes familiares involucradas en la política y de las lealtades que ellas generan. La entrevistada es la antropóloga antioqueña Gloria Isabel Ocampo, autora de un libro que se publicó unas pocas semanas después de las elecciones, y que solo ahora vine a conocer: Poderes regionales, clientelismo y Estado-Etnografías del poder y la política en Córdoba, Colombia (Colciencias, Cinep, Odecofi, mayo del 2014).

El libro es fascinante. Una descripción del clientelismo colombiano, que toma a Córdoba como caso de estudio por mostrar en detalle el entrelazamiento entre las familias tradicionales de la región, la mecánica política y el poder. Con seguridad, en otros departamentos y regiones del país el fenómeno es el mismo. Lo que pasa es que Córdoba sobresale porque fundamentalmente dos familias –la López y la De la Espriella– han dominado la política desde hace mucho tiempo, siguiendo diferentes estrategias para acomodarse a los cambios y a los choques, como el proceso 8.000 y la ‘parapolítica’.

En el prólogo del libro, el padre Fernán González, del Cinep, señala que la autora diferencia claramente las prácticas clientelistas de la compraventa de votos. Para ella, “en las primeras hay una obligación recíproca en torno al don, el favor, la gratitud y la amistad, mientras que en la segunda se presenta un simple intercambio económico, que no crea ninguna relación interpersonal y que es un mecanismo que utilizan, más que todo, los grupos y los actores políticos que carecen de un electorado consolidado”. Con todo, la misma doctora Ocampo anota que los cambios en el sistema electoral han ido reduciendo la capacidad de asegurar el voto de los electores por parte de los jefes, y que hay divisiones y conflictos entre las distintas facciones políticas.

* * * *
La radiografía del clientelismo en Córdoba confirma la hipótesis de que los políticos nacionales necesitan de las redes regionales para conseguir los votos y para gobernar. No importa, como lo dice Gloria Isabel Ocampo, si los poderes regionales están o no “contaminados”. Esa necesidad forma, además, un círculo vicioso: “el poder electoral (local) se transforma en gobernabilidad central y, a su vez, esa gobernabilidad les retorna en recursos o prebendas a los poderes regionales. Y ese aporte electoral es lo que viene a reforzar esos poderes regionales y a empezar, otra vez, el ciclo” (La Silla Vacía).

No hay, pues, en Colombia –como lo creen algunos– una élite central que maneje las pitas del poder desde los clubes bogotanos, a la cual obedezcan las élites regionales. No creo, incluso, que exista una élite nacional incrustada en el Estado. El poder está en las regiones.

Puede haber, eso sí, redes familiares en el centro, que se comportan como las regionales y que interactúan con aquellas. Y múltiples élites en las regiones con las cuales el Poder Ejecutivo central, con el Presidente de la República a la cabeza, tiene que transar permanentemente en el Congreso. Lo que explica la politización de la administración pública en todas sus ramas y, por ende, el mal funcionamiento del Estado.

Carlos Caballero Argáez

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.