Otro capítulo de dudas en el caso del fiscal Nisman

Otro capítulo de dudas en el caso del fiscal Nisman

Justicia prohibió la salida del país de la que sería la última persona que lo vio con vida.

notitle
23 de enero 2015 , 07:40 p. m.

La investigación sobre la muerte del fiscal argentino Alberto Nisman sumó este viernes un nuevo capítulo, marcado por los cabos sueltos que aumentan la confusión del caso, mientras que el Gobierno insiste en la hipótesis de que no fue un suicidio.

Según la fiscal Viviana Fein, luego de reiterados intentos por ubicarlo, la justicia prohibió salir del país a Diego Lagomarsino, el colaborador que le entregó al fiscal el arma hallada junto al cadáver y que fue, al parecer, la última persona que lo vio con vida. (Amplíe: Los cinco misterios que rondan la muerte de Nisman)

El episodio se suma a la lista de cabos sueltos que arrastra la investigación, desde declaraciones contradictorias hasta pistas aún no verificadas.

Este viernes, el Gobierno quiso defender la hipótesis lanzada el jueves por la presidenta Fernández: “Hay alrededor alguien con intereses de otras características”, dijo por la mañana el secretario de presidencia, Aníbal Fernández. (Lea: El tumultuoso fin de la era kirchnerista tras muerte de Nisman)

El Gobierno insistió también en desacreditar la denuncia por encubrimiento que presentó Nisman y que, según el secretario, no elaboró el fiscal porque un hombre “formado” y con experiencia en el derecho no pudo haber escrito “esa burrada (disparate)”, que según él es “endeble” y se apoya en informaciones difíciles de demostrar.

Por su parte, el jefe de Gabinete del Gobierno, Jorge Capitanich, pidió que la justicia determine “la responsabilidad y culpabilidad de quienes fueron los autores del hecho, durante su rueda de prensa diaria. (Lea también: 'Puedo salir muerto de esto': fiscal que denunció a Cristina Fernández).

Pese a las críticas, Capitanich aseguró que desde el Ejecutivo “ha primado la prudencia” a la hora de evaluar las extrañas circunstancias del caso.

Horas después, la exmujer de Nisman, la jueza Susana Arroyo Salgado, prestó de nuevo declaración y pidió ser aceptada como querellante particular en nombre de sus hijas. Su testimonio es clave para aclarar por qué el fiscal interrumpió sus vacaciones y regresó a Buenos Aires.

AFP Y EFE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.