El alcalde que prohibió las corralejas por violencia

El alcalde que prohibió las corralejas por violencia

Francisco Padilla, mandatario de Cereté (Córdoba), no las ha autorizado durante cuatro años.

notitle
22 de enero 2015 , 09:12 p. m.

Después de contar con las corralejas más reconocidas en la Costa Atlántica, y que para esta época convocaban entre 7.000 y 10.000 personas cada año, Cereté (Córdoba) las prohibió, y por cuarto año consecutivo no celebra esa fiesta taurina.

La radical decisión la tomó el alcalde Francisco Ramiro Padilla –más conocido como el ‘Negro’ Padilla– desde su primer año de gobierno, y hoy reconoce que él también iba a las corralejas y disfrutaba con todo lo que se veía allí, hasta que un día amigos suyos, borrachos, entraron al ruedo y pagaron con sus vidas su desenfreno.

En medio de la polémica que ha suscitado en el país la muerte de un toro y un caballo a manos de la turba, precisamente en corralejas, Padilla asegura que hay que prohibirlas porque solo dejan “tristeza, desolación, sangre y muerte” en los municipios.

¿Por qué las prohibió?

Fui el primer alcalde en la Costa –Sincelejo las ha suspendido dos años– que las prohibió, porque este pueblo agroindustrial se había convertido en nido de delincuentes y las corralejas son una tradición que les hacen honor a la sangre, a la muerte, y en la que no solo tristemente mueren toros y caballos, sino también personas. Lo que se ha mostrado al país hasta ahora no es el 0,00001 por ciento de lo que se ve.

¿Qué es lo que se ve en las corralejas?

En una tarde tienen 40 toros y sueltan uno, y detrás van 8 y 10 garrocheros a caballo, con chuzos. Y a veces, mientras se está toreando uno, sueltan otro, y este lo puede enganchar por atrás; si usted alcanza a correr, puede tropezarse con alguien, y tampoco puede subirse por la vareta, porque en la orilla hay un montó de gente. En un día hay 3, 4, 5 y 6 heridos.

¿Por qué dice que el problema no es solo la muerte atroz de animales?

En la corraleja no solo está muriendo un animal; también, gente. En una corraleja de 5 días pueden morir 3 y 4 personas; ha habido corralejas de 13 y 14 heridos, y dos muertos, y hay gente que queda inválida porque los pisa el toro o los carga y luego los lanza contra la vareta, y otros quedan malheridos y mueren después.

¿Qué le dejan las corralejas a un municipio?

Lo que deja es ruina, tristeza y muerte. El municipio puede tardar dos meses en recuperarse. Es un negocio del empresario, que son los mismos corralejeros, y que cobran por la entrada y por toda caseta que se instale afuera; y de ganaderos, porque cobran un millón de pesos al día por cada toro, y llevan 30 y 40 toros.

Afuera, usted no encuentra sino drogadictos, atracadores, ron adulterado, sitios de prostitución y carne que usted no sabe si es de burro o de toro. Nadie controla a 7.000 personas.

¿Qué les dice a quienes argumentan que es una tradición?

No veo nada de cultural. Es una tradición que nos enseñaron nuestros ancestros y que hoy los padres, a través de los CD que compran en la calle y donde se muestra la parte más bárbara de las corralejas, sigue replicando en sus hijos.

¿Qué ha pasado en Cereté luego de la prohibición?

Han bajado en un 95 por ciento los niveles de delincuencia, y hay centros de salud nuevos, biblioteca, plazoleta nueva, parques restaurados, estadio y vías terciarias. Ahora se tienen semanas culturales, viernes al parque y, en los días en que se celebraban corralejas, se realizan actividades deportivas. Este año vamos a tener la segunda defensa de nuestra campeona mundial de boxeo. Mejor dicho, mi decisión no nos ha perjudicado en nada.

¿Cómo es eso de que usted regala ataúdes y sillas de ruedas?

He encontrado madres llorando a su hijo muerto en la corraleja y pidiendo para un ataúd. Por eso los ataúdes aquí son gratis; he regalado 117, no solo para víctimas de las corralejas. También he regalado 12 sillas de ruedas a personas que han quedado parapléjicas. Eso lo hago desde los 19 años, cuando llegué por primera vez al Concejo.

¿No teme que llegue un nuevo alcalde y las reviva?

La mayoría de políticos las está prometiendo, pero no se pueden revivir porque en el POT quedó que los suelos no son aptos para corralejas. La pregunta que le hago a la gente es: ‘¿quieren arte, cultura o muerte?’.

¿Apoya la propuesta de hacer una consulta popular?

La apoyaría, pero no se necesita una consulta para tomar la decisión. Yo la tomé, y me pusieron tutelas y todavía estoy en la alcaldía. La gente puede ver cómo ha cambiado Cereté. Las corralejas no nos hacen falta.

guirei@eltiempo.com 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.