A mitad del camino / El caldero

A mitad del camino / El caldero

Y también llegué a Ágape porque allí, donde me dicen que hay un buen 'brunch', voy.

22 de enero 2015 , 05:15 p.m.

Llegué a Ágape atraído por el nombre. El Diccionario de la Real Academia Española dice que para los primeros cristianos, un ágape era una comida fraternal para estrechar los lazos entre quienes asistían. Me gusta esa definición.
En ese sentido, todos los restaurantes deberían propiciar encuentros gratos, fomentar las buenas relaciones.

Y también llegué a Ágape porque allí, donde me dicen que hay un buen brunch, voy.

Me gusta esa opción de mitad de camino, larga y sin prisa.

Si juzgara el restaurante por los huevos que ofrecen en el brunch, resultaría en términos generales bien calificado.
Hay clásicos y también novedades en la materia para el repertorio bogotano: los hay con remolacha, queso feta y prosciutto, con espárragos y salmón ahumado.

También, con portobello y espinaca, con salsa mexicana… quizás convenga revisar el punto de la tocineta de los huevos, que la incluyen en la receta: debería ser más crujiente.

Los huevos tunecinos son muy sabrosos –llevan de base una salsa de tomate especiada–, pero los recomiendo para compartir, pues pueden llegar a empalagar.

¡Pero un brunch debe ofrecer algo más que buenos huevos! Al fin y al cabo, se trata de reemplazar no solo el desayuno, sino también el almuerzo.

Convencido de que el brunch requiere pequeños ajustes, volví a Ágape para dejarme tentar por la carta del mediodía –tipo bistró, según sus creadores, en cuanto al servicio rápido– y, entre sándwiches, hamburguesas, picadas y frituras, elegí una crema de alcachofa muy bien lograda, que llega a la mesa con crema o sin crema, según el gusto del comensal.
Y también, unas croquetas de risotto rellenas de tomates secos y queso feta: una combinación afortunada. A pesar de que les sobraba comino, estaban sabrosas.

Ágape tiene una amplia carta de jugos, algunos logrados de la acertada mezcla de frutas diversas.

Y para el brunch también ofrece mimosa... y por unos pesos más, mimosa ilimitada.

Como escenario, Ágape es un restaurante bien puesto, atractivo, informal, relajante.

No hay duda de que el ambiente que propicia puede ayudar a lograr ese cometido de estrechar lazos entre quienes lo visitan.

Sancho
Crítico gastronómico
Ágape. Calle 80 n.° 8-30, Bogotá.
Teléfono: 300-4125.
elcalderodesancho@yahoo.com.co

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.