El actor de 'Diomedes' que vio la luz al final del tunel

El actor de 'Diomedes' que vio la luz al final del tunel

Bayardo Ardila regresa a la pantalla chica después de estar prácticamente desahuciado.

notitle
21 de enero 2015 , 02:56 p. m.

Está en dos series del horario estelar: ‘Diomedes, el cacique de la junta’ y ‘Metástasis’. El actor regresa a la TV luego de estar prácticamente desahuciado.

Bayardo Ardila ha participado en importantes proyectos de TV y es una de las voces para doblaje más importantes de Latinoamérica. Ha trabajado para Discovery Kids, A&E Mundo, History Channel, y ha hecho la voz de importantes actores como Bruce Willis. Y tiene una historia de ‘no te lo puedo creer’ y digna de ser llevada a la TV por cualquiera de los canales internacionales para los que ha trabajado.

“Estaba haciendo una telenovela que se llamaba Milagros de amor y estábamos grabando en Girardot cuando de repente empecé a hincharme; fui al médico y me hicieron unos exámenes; resultó que tenía un lupus eritematoso renal grado 4. Me inflamé tanto que aumenté dos tallas. Empezaron a someterme a todo tipo de cosas, el riñón se estaba destruyendo y tuve que hacerme 14 sesiones de quimioterapia”.

Ahí comenzó su primera batalla por vivir, pero hace dos años tuvo una experiencia todavía más aterradora con la muerte: “Estaba grabando A corazón abierto, versión mexicana, me había sentido bien, había recuperado mi peso y no volví al médico nunca más. Recaí, volví a hincharme y esta vez fueron 17 quimioterapias. Sin embargo, seguí trabajando.Un día, cuando estaba grabando un capítulo de El man es Germán, sentí que me desmayaba. Fui al oncólogo y me dijo que no podía hacerme una quimioterapia más, pues estaba afectando mi corazón, y que tenía que dejarme en observación”.

Bayardo creía que al otro día podía ir a grabar como si nada, pero infortunadamente no se paró en siete meses: “Me diagnosticaron de todo, estaba anémico, hipertenso... Recuerdo que mientras esperaba y pensaba en que saldría pronto, sentí que me caía, me fui de para atrás, empecé a sentir que iba en un tobogán a toda velocidad y comenzaron a pasar muchos episodios de mi vida; escuchaba voces, me veía actuando... Lo que pasaba era que me estaba muriendo. Luego vi que me habían roto la ropa, me estaban reanimando con electrochoques y me metieron a cuidados intensivos. Supe que me tenían que entubar el pulmón y que firmé una autorización, pero se perdió. No me tocaba, pues dicen que es muy difícil que después de ese procedimiento la gente despierte. Un día, estando en cuidados intensivos y por pura coincidencia, unos amigos, a los que no veía hacía mucho tiempo, llegaron a esa clínica porque estaban vendiendo unos equipos para cuidados intensivos, entraron y uno de ellos leyó mi nombre, intentó acercarse y la enfermera le dijo que no podía, pues en ese espacio estaban los pacientes que estaban a punto de morir”.

A los pocos días, sin ninguna explicación para la ciencia, el bogotano reaccionó y mejoró, según él gracias a las oraciones de su hermana y de varios amigos. Lo cierto es que el actor se salvó: “Mi médico, con el que aún sigo en contacto, me contaba que él se despedía de mí y se iba con la sensación de que no volvería a verme. Ahora me dice: ‘Bayardo, eres un milagro de la vida”.

GLORIA FRANCO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.