Meluk le cuenta... (¿Y por qué no repetimos el partido?)

Meluk le cuenta... (¿Y por qué no repetimos el partido?)

Lazaga metió un gol con una mano gigante, flagrante, intencional, que vicia el resultado del juego.

notitle
21 de enero 2015 , 07:22 a. m.

Olvídense de que Cúcuta fue el equipo que mejor se armó para disputar los cuadrangulares extraordinarios para subir a la A y aumentar a 20 equipos la liga de fútbol para este 2015. Olvídense que ya había ganado con claridad dos partidos (a Cartagena y Bucaramanga). Olvídense de su hinchada numerosa, del trabajo de su técnico…

Aquí la discusión es ética y futbolera. En el 3-3 definitivo contra Quindío que le dio el boleto de regreso a la A, y cuando perdía 2-1, el delantero Marcos Lazaga metió un gol con una mano gigante, flagrante, intencional que definitivamente vicia el resultado del juego y marca nada más y nada menos que la permanencia de Quindío en la B y el retorno de Cúcuta a la A. Algo enorme.

En defensa del juego limpio y de la transparencia, y como un verdadero ejemplo del fútbol para la sociedad como la nuestra, una con tantos pillos, ladrones y malhechores no castigados que con su filosofía barata de que el fin justifica cualquier método y que, para colmo, se convirtieron hasta en héroes y caudillos populares, la Dimayor debería ordenar la repetición del partido. Así como lo leen. Ese partido debería volverse a jugar. Esa sí que sería una verdadera lección.

Una determinación así, de ese tipo, valiente y honesta, sería el mensaje perfecto del fútbol a nuestra sociedad, tras un partido definitivo, en una final, la del ‘extraordinario’ cuadrangular B del ascenso.

Y no es algo nuevo ni tonto. Ya hay precedentes y de hace muchos años. Hace 20 años, en Alemania, se ordenó repetir un partido que el Bayern de Múnich ganó 2-1 al Nuremberg con un gol que no entró (un gol fantasma).
Y que haya sanción posterior para este tramposo mayúsculo de Lazaga. Lo que hizo es una trampa inmensa. Un engaño descarado. Y el juez Arrieta se lo comió. No vio la mano. Era difícil pescarla en esa fracción de segundo en la que el estafador Lazaga mueve su cabeza y estira la mano para empujar el balón. Un timo enorme.

Lazaga también merece una sanción, un castigo tan grande como su robo, porque eso fue lo que hizo: un robo. Punto.

Maradona, también fue un tramposo

Hace algún tiempo escribí en esta columna de EL TIEMPO que hay que castigar y traicionar a todo los tramposos del fútbol, porque en el fútbol se tienen trastocados los valores. Los héroes son los que engañan y las víctimas, los engañados.

Maradona fue aclamado por los argentinos como su dios en pantaloneta por el gol con la mano a los ingleses en el Mundial de México-86. La famosa ‘Mano de Dios’ no es más que la justificación de una trampa, de un robo, de una estafa.

Y a la trampa la llaman virtud porque dizque hace parte del juego. Mentira. El fútbol permite el error humano (el del juez que creyó el tropezón en las 18, por ejemplo) y esa es una de las cosas que lo hacen el juego más bello del mundo. Pero aquí, en defensa del simple juego limpio, se deben sancionar además de repetir el partido, con multa y suspensión a los que tienen mala fe, a los que trampean, al deshonesto deliberado.

Basta con la apología al mañoso, al que cree que el vivo vive del bobo, al que se jacta de hacer truquitos y maromas, una costumbre tan colombiana, tan facilista, tan vieja como la malicia indígena. La mano de Lazaga no es el ‘engaño sano’ del juego. No se puede comparar con la gambeta, con el que hace un pase mirando para un lado cuando mira para el otro, con un amague. Sanción y castigo.

Débil antecedente

Aquí ya hay un antecedente. Muy débil, pero, igual, una jurisprudencia: Émerson ‘Piojo’ Acuña, que era delantero del Junior, fingió una falta en las 18 y se tiró. Engañó al juez José Luis Niño, que pitó el penalti que terminó en gol. La Comisión de Disciplina de la Dimayor le impuso una sanción de una fecha por esa trampa.

La gente recuerda que el castigo fue de tres jornadas, pero resulta que las otras dos fueron reincidencia y por la expulsión que sufrió luego, en ese mismo juego. Sea como haya sido, fue la primera vez que la Dimayor sancionó en la historia a un tramposo. La jurisprudencia existe.

He dicho e insistido durante años que no se puede patrocinar más el ardid del tramposo. Hay que castigarlo, así toque reformar una y otra vez los códigos de la Dimayor. De lo contrario seguirán las reverencias por la ‘Mano de Dios’ de Maradona (increíble, ¡doblemente increíble!), a untar Vick Vaporub en los ojos al rival, a los pinchazos con alfiler en las nalgas del contrario. ¿Vivezas? ¿Malicias? ¡Nooooo, qué va! Viles engaños, crudas y meras trampas como las de Lazaga.

Y varios árbitros engañados, como Arrieta anoche por Lazaga, también fueron castigados por permitir el robo. Es como cambiar al comandante de la Policía por no detener a los ladrones.

Niño, aquel que pitó el penalti del 'Piojo', fue castigado con 6 partidos.

Adrián Vélez fue retirado del resto de la fase 'todos contra todos' porque en un clásico entre Millos y Santa Fe también fue engañado por una simulación de falta inexistente y concedió un penalti al delantero Carmelo Valencia, que hizo del área de Santa Fe una piscina azul. "El mundo y el fútbol son para los vivos", dijo ese 'angelito'.

Lo de anoche en el 3-3 de Cúcuta y Quindío que definió un ascenso, algo que no es menor, algo que es tremendamente importante, es gravísimo. Definió un equipo, un torneo así fuese relámpago, y sella la suerte económica de Quindío y Cúcuta y de un montón de gente que vive alrededor de ellos y de lo que genera estar en la A o la B.

El gol de mano intencional de Lazaga es una trampa inmensa.

En serio. ¿Por qué no repetimos el partido…?

Meluk le cuenta...

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.