Secciones
Síguenos en:
Doce horas con Antonio Navarro Wolff, el taxista

Doce horas con Antonio Navarro Wolff, el taxista

Empieza la jornada a las 3:15 a. m. y ve mal que los conductores pregunten "¿Para dónde va?".

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
19 de enero 2015 , 11:35 p. m.

El senador Antonio Navarro Wolff se levantó el lunes a las 3:15 a. m. Tuvo 45 minutos para bañarse, vestirse, desayunar y salir de casa a recorrer las calles de Bogotá. No lo hace como parlamentario en busca de apoyo para una ley ni como candidato a alguna alcaldía o gobernación: Navarro es uno de los casi 50.000 taxistas registrados en la capital.

Desde el 15 de enero ejerce esta labor como parte de una investigación que adelanta para conocer las carencias de este gremio y elaborar un proyecto de ley que formalice el oficio. Hasta que comiencen las sesiones en el Congreso conducirá un Kia Sephia Taxi todos los días por 12 horas, de 4:00 a. m. a 4:00 p.m.

Archivo EL TIEMPO

Trajo consigo una bolsa con monedas para dar cambio cuando le paguen, la caja donde recibe el dinero, una libreta, una hoja con los códigos del radio, bolígrafos, una linterna, un cargador para celular y un manos libres. Leonardo Mahecha, el otro conductor del taxi, se lo entregó limpio y con el tanque lleno de gas. (Lea también: Antonio Navarro Wolff recibe inducción para manejar taxi en Bogotá)

El primer recorrido de su cuarto día como taxista lo hizo en el norte. Dio vueltas por la calle 85 y el parque de la 93 buscando un servicio hacia el aeropuerto El Dorado. “Una carrera hasta allá vale 20.000 pesos. Ese servicio siempre lo hago”. Duró 50 minutos en la zona, pero no aparecieron usuarios que se dirigieran a la terminal aérea.

Archivo EL TIEMPO

Prefiere utilizar una tableta que el radioteléfono. Maneja con facilidad Tappsi. Por medio de esa herramienta digital, Navarro Wolff intentó encontrar servicios que no lo alejaran del norte. Quería ‘bajar bandera’ antes de las 6:45 de la mañana, hora en la que debía recoger a la periodista Greace Vanegas en Cedritos, quien estaba acompañada de Natalia Barbosa. No tuvo suerte, así que ellas fueron sus primeras clientas del día.

Vanegas se dirigía a la calle 26 con carrera 32 y Barbosa, a la Plaza de Bolívar. “Es un buen taxista. Durante el viaje hablamos del transporte en Bogotá”, expresó Barbosa luego de pagar los 16.100 pesos que costó el servicio. “Le pagué con un billete de 20.000 pesos. Dejé propina para la fundación”. El dinero no terminará en los bolsillos del senador, será donado a la Fundación Cardioinfantil. (Lea también: Antonio Navarro Wolff quiere ser taxista)

A las 7:30 a. m. transitó por el centro. Luego tomó la carrera Séptima hacia el norte y en Chapinero Alto encontró su segundo servicio de la jornada. “No creí que usted me fuera a llevar”, dijo asombrada la pasajera.

Aunque lleva poco tiempo como taxista, esta experiencia le ha servido al senador para escuchar comentarios de los usuarios. “En general, hay una mejor opinión de los taxistas de la que yo pensaba. Claro, también han llegado quejas, como que algunos conductores no los llevan (…) El que suba a un pasajero debe llevarlo a donde pida, no preguntar: ‘¿Para dónde va?’ ”.

Archivo EL TIEMPO

Los demás taxistas de la ciudad lo saludan, le piden trabajar por una mejor movilidad y lo guían si se pierde durante la jornada. A cambio, los escucha. “Ahora todos tienen que afiliarse a salud, pensión y Administradora de Riesgos Laborales (ARL). Es el debate por estos días. Tienen plazo hasta finales del mes para hacer la afiliación o no podrán sacar el tarjetón. Dicen que les sale muy caro, que debería ser más barato”.

El costo de la afiliación a estos servicios está entre 108.000 y 211.000 pesos. “Supera lo que puede producir en promedio un taxista a diario: 150.000 pesos”, recalca el senador.

El método que emplea para conocer el trabajo de los taxistas ha llamado la atención de la prensa local e internacional. Al mediodía atendió a una cadena de televisión estadounidense en el parque Nacional y asistió a una cita con el programa 'Noticiero del Senado'. Hay quienes aprovechan sus breves descansos para fotografiarse junto a él. “Soy del Partido Conservador, pero no me puedo perder una foto con usted”, le dijo una joven en el barrio La Soledad.

A las 2:00 p. m., Navarro Wolff había ganado 100.000 pesos en nueve carreras. “Recogí a gente en el norte, en Chapinero y llevé a una profesora que estaba perdida en Suba”. Hubo tiempo para más servicios antes de entregar el taxi.

Una madre y su hija lo abordaron en el Park Way. Se dirigían al barrio Valladolid, en Kennedy. En ese recorrido pasó por la avenida Boyacá entre las calles 26 y 13, uno de los tramos de mayor flujo vehicular en la ciudad. Luego tomó algunas vías con huecos en el sector.

“Hay unos huecos muy hondos, menos mal no he caído en uno. Y también hay calles muy malas, pero en general se puede transitar (…) Debería haber una brigada identificándolos y tapándolos; son un riesgo para la movilidad”, comentó.

Faltaba un cuarto para las tres de la tarde y la lluvia cayó sobre el occidente. A pocas cuadras de dejar a madre e hija en su destino, una pareja con un bebé pidió su servicio. Se dirigían al barrio Andalucía, también en Kennedy. Los dejó en la puerta de su hogar y buscó salida hacia el norte por la avenida Ciudad de Cali. Fue allí donde recogió a sus últimos pasajeros del día.

Tras dejarlos en la Zona Industrial Pensilvania, en Puente Aranda, el senador decidió dirigirse al punto de encuentro con Mahecha. Eran las 3:30 p. m. y tenía media hora para entregarle el vehículo tanqueado en una estación de gasolina cercana a Los Héroes.

Navarro Wolff terminó puntual su turno. El balance del día fueron 12 carreras en 12 horas y 121.500 pesos, junto con pequeñas lecciones de cómo mejorar el servicio. “Siempre hay que contar con una sombrilla para proteger a los pasajeros y una bolsa para la basura”. Sacó sus objetos del taxi y le entregó las llaves a su compañero.

- “Senador, ¿ahora para dónde?”

- “A comer algo, guardar la plata de la fundación y descansar”

Al otro día se deberá levantar a las 3:15 a. m.

JOSÉ DARÍO PUENTES

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.