¿Qué retos le esperan al Gobierno en la mesa de diálogos con las Farc?

¿Qué retos le esperan al Gobierno en la mesa de diálogos con las Farc?

Negociadores encaran ahora los temas más complejos, como el de la justicia transicional.

notitle
19 de enero 2015 , 07:28 p. m.

Lo que se avecina en el proceso de paz, cuyo ciclo 32 comenzará el próximo 2 de febrero, está relacionado con los temas más complicados de negociar y en los que las partes ya reconocen que hay distancias que, si bien se han tratado de reducir, aún generan debate entre los miembros de la mesa de La Habana.

En el complejo punto tres (fin del conflicto), más allá de la dejación de armas o el cese bilateral definitivo, parece que lo que más importa es la seguridad jurídica y material de los combatientes, que para el Gobierno (no para la guerrilla) debe enmarcarse en la justicia transicional.

El enunciado de este punto parecería hablar de la inminencia del fin de la guerra, pero también entraña los temas más difíciles por resolver.

Ahora se tendrán que tomar las decisiones políticas y no es sencillo que la ciudadanía las admita de forma sencilla, por lo que la pedagogía que se haga de aquí en adelante será clave para fortalecer el respaldo a esas negociaciones.

Y como los temas no son sencillos, tampoco es fácil que algunos sectores de opinión acepten ciertas decisiones.

Tanto el Gobierno como las Farc mantienen distancias en lo relacionado con justicia transicional, y la preocupación ahora es que las dos partes encuentren fórmulas sobre ese tema que las deje satisfechas a ellas, pero también a los opositores políticos internos y a la comunidad internacional.

“En la justicia transicional, como era de esperar, todavía enfrentamos distancias considerables”, reconoció este lunes el jefe el equipo negociador del Gobierno, el exvicepresidente Humberto de la Calle.

Ese parece ser el mayor desafío de ahora. Algunos sectores allegados a la insurgencia alegan que, simplemente, ese tema de justicia transicional no les interesa.

El presidente Juan Manuel Santos aseguró también este lunes que dar un paso hacia el cese bilateral y definitivo del fuego solo se podrá cuando se logren acuerdos en los puntos pendientes, entre ellos, por su puesto, lo relacionado con la justicia transicional.

Este no es un tema sencillo a tratar. Los guerrilleros no quieren pagar un solo día de cárcel, pero los compromisos a nivel internacional de Colombia obligan al país a tener estándares que, de una forma u otra, impongan un castigo a los responsables de distintos delitos.

Claro que la justicia transicional permite, por ejemplo, emitir sentencias pero, a la vez, suspender las condenas, lo que facilitaría, de acuerdo con ciertos compromisos, que quienes se desmovilicen en el marco de un proceso de paz no tengan que ir, necesariamente a la cárcel.

Pero se sabe que a la guerrilla no le gusta ni siquiera esta fórmula. La insurgencia no quiere saber nada de condenas. Pero esa es la razón de ser, precisamente, de la negociación: resolver diferencias.

Asuntos complejos

“Todos debemos sacrificar algo. Nada de esto es fácil. Se requiere voluntad y altruismo. La paz no será un regalo fortuito. Preparemos el ánimo para discusiones difíciles. Para que cada colombiano entienda que debe aportar su cuota de sacrificio”, precisó de La Calle al explicar la complejidad de lo que se vienen en la mesa de Cuba.

El general (r) Óscar Naranjo, en la más reciente edición dominical de EL TIEMPO, advirtió que el debate será determinar hasta qué punto se pude sacrificar algo de justicia con el fin de acabar definitivamente con una guerra que lleva más de 50 años.

“Debemos empezar a ponernos de acuerdo sobre si queremos perpetuar la guerra, privilegiando la aplicación de una justicia extrema, o si queremos sacrificar algo de justicia en función de verdad y de reparación para la reconciliación. Pensar que la justicia lo resuelve todo es un error; y pensar que la verdad lo resuelve todo sin justicia es otro”, precisó Naranjo.

Otros dos puntos que estarán en discusión, y que dependiendo de cómo se resuelvan se lograría un avanza o no hacia el cese bilateral y definitivo del fuego, son la refrendación y los mecanismos que se van a elegir para implementar los acuerdos.

Santos sancionó recientemente una ley que permite refrendar esos acuerdos, vía referendo, el mismo día de unas elecciones. Sería en los comicios locales y regionales de octubre próximo. A la guerrilla tampoco le gusta ese procedimiento para la refrendación. Pero, además de que no le gusta el instrumento en sí, tampoco le cuadran los tiempos que el Gobierno calcula para su ejecución.

Tan pronto el Gobierno confirmó la sanción de la ley que permitiría la refrendación de los acuerdos este año, la guerrilla reaccionó desde la Habana, ratificando una vez más, que no será esa la vía. Y eso ocurrió hace apenas una semana.

Algo que va quedando cada vez más claro es que, todavía, los tiempos de la guerrilla y los del Gobierno son muy diferentes. A la guerrilla no le inquieta firmar el fin del conflicto este año o el otro, le interesa que los mínimos logrados en la mesa con la firma de la agenda se los respeten, independiente del tiempo que eso tome. Pero, sobre todo, su seguridad jurídica y material. Su pellejo.

EL TIEMPO supo que el Gobierno descarta por completo la posibilidad de refrendar los acuerdos de paz a través de una asamblea nacional constituyente, algo que piden las Farc, pero no echa en saco roto que se pueda acudir a esa vía jurídica para implementarlos. ¡Para implementarlos! Esto también es parte de la discusión que viene en La Habana.

Lo que hagan las subcomisiones y la forma en que Gobierno y Farc logren acelerar sus acuerdos será clave paras saber si este año, como lo quiere Santos, será el de la paz, entendido esto como la firma del fin de los acuerdos para el fin del conflicto. Desde el 2 de febrero, cuando comienza el nuevo ciclo, se podrá determinar el camino que tomen las negociaciones.

POLÍTICA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.