La misteriosa muerte del fiscal que tenía contra las cuerdas a CFK

La misteriosa muerte del fiscal que tenía contra las cuerdas a CFK

Alberto Nisman, quien apareció muerto el domingo, iba a presentar hoy en el Congreso las pruebas.

notitle
19 de enero 2015 , 11:39 a. m.

Argentina despertó el lunes conmocionada por la muerte de Alberto Nisman, el fiscal que acusó a la presidenta Cristina Fernández Kirchner de "encubrir" a Irán en la causa por el atentado de 1994 contra la mutual judía AMIA en Buenos Aires.

La muerte de Nisman, encontrado el domingo junto a un arma en su apartamento, parece un "suicidio", dijo el secretario de Seguridad, Sergio Berni, poco después de que la fiscal que lleva el caso pidiera "prudencia". (Lea también: 'Puedo salir muerto de esto': fiscal que denunció a Cristina Fernández)

El fallecimiento se anunció el mismo día en que Nisman debía comparecer ante el Congreso para explicar su denuncia contra Kirchner y el canciller Héctor Timerman.

Según información de fuentes judiciales, luego de la autopsia se determinó que "el disparo fue en la sien".

Israel lamentó la muerte del fiscal, a quien calificó como "valiente jurista", y pidió a Argentina que prosiga con la investigación de la causa. Nisman, de 51 años, acusó el miércoles a Kirchner, Timerman y a otros funcionarios de haber tramado una "maniobra" para "encubrir" a Irán por su supuesta implicación en el atentado contra la AMIA que dejó 85 muertos y 300 heridos en 1994.

Científicos forenses de la Policía Federal Argentina llegan al piso en donde el fiscal Alberto Nisman fue encontrado muerto, en el moderno barrio de Puerto Madero. Foto: AFP.

La fiscal Viviana Fein dijo que Nisman murió por un arma de fuego, calibre 22, encontrada junto a su cuerpo en un lujoso edificio de Puerto Madero en Buenos Aires. El cuerpo del fiscal fue hallado por su madre, tras ser contactada por los custodios personales del fiscal (10 agentes de la policía en total) quienes alertaron a la familia ante su falta de respuesta a llamadas el domingo.

Nisman había sido designado en 2004 por el fallecido expresidente Néstor Kirchner como fiscal especial para la causa AMIA, un año después de que un juicio fuera anulado por irregularidades en la investigación.

El juez federal argentino Ariel Lijo dispuso medidas urgentes para resguardar las pruebas vinculadas con las escuchas telefónicas en las que el fiscal fallecido Alberto Nisman fundó su denuncia contra la presidenta, Cristina Fernández, por presunto encubrimiento.

Lijo envió personal a la sede de la unidad fiscal que investiga el atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en 1994 para "incautar y asegurar todos los discos compactos donde están grabadas las intervenciones telefónicas y toda la documentación detallada en la denuncia", indicó el Centro de Información Judicial (CIJ) en su página web.

Por su parte, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ordenó el lunes desclasificar información de Inteligencia relacionada con la investigación del atentado contra la mutual judía AMIA de 1994. El secretario de Inteligencia, Óscar Parrilli, dijo que Nisman "había librado oficios a la Secretaría Presidencial requiriendo la desclasificación de la identidad, las acciones, los hechos y circunstancias correspondientes al personal de inteligencia que surge del producido de las intervenciones telefónicas de los abonados" a cuatro número telefónicos detallados en la circular.

¿Cuál es la denuncia?

Nisman, divorciado de una jueza y padre de dos hijas, interrumpió sus vacaciones en España y viajó a Argentina la semana pasada para divulgar su denuncia. El fiscal pedía que se indagara a Kirchner por haber favorecido la firma en 2013 de un Memorando de Entendimiento entre Argentina e Irán para poder interrogar a los acusados en un tercer país y avanzar en una causa estancada desde hace 20 años.

Además, solicitó un embargo preventivo de bienes por 200 millones de pesos (unos 23 millones de dólares) de Kirchner, de Timerman y de otros dirigentes. Según el fiscal, la posición del gobierno de Kirchner obedecía a su interés "por el petróleo iraní" para restablecer relaciones comerciales de Estado a Estado.

Una bomba estalló en la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en Buenos Aires, el 18 de julio de 1994, matando a 85 personas e hiriendo a otras 300 personas. Foto: AFP.

El Gobierno calificó a Nisman de mentiroso y atribuyó su actuación a una operación de los servicios de inteligencia. Para el presidente de la agrupación judía DAIA, hoy "volvió a estallar la bomba de la causa AMIA" y consideró la muerte como una "catástrofe".

Conmoción política

La diputada opositora Patricia Bullrich afirmó que "un fiscal muerto antes de dar un informe al Congreso en una causa donde hay terrorismo internacional me parece de una enorme gravedad".

La diputada dijo que el sábado habló con Nisman por teléfono en tres ocasiones y le mencionó que había recibido amenazas. El alcalde de la ciudad, Mauricio Macri, del partido PRO de derecha y precandidato a la presidencia para las elecciones de octubre, pidió "que no nos gane el miedo ni la resignación".

"Lo que pasó hoy tiene que ser una bisagra en la historia argentina. Si esta muerte termina en más impunidad es un desastre en lo institucional de nuestro país", dijo Macri. El diputado del PRO, el rabino Sergio Bergman, pidió cautela, pero apuntó: "Si se suicidó o lo suicidaron termina siendo víctima de las circunstancias por la gravedad de lo que denunciaba".

Elisa Carrió, líder de la opositora Coalición Cívica, dijo que era "un asesinato" y que esta muerte "era previsible". En Twitter varios etiquetas con palabras claves del suceso, como #Nisman y #CFKAsesina -las iniciales del nombre de la Presidenta- se imponían como los temas más populares entre los seguidores.

Acusación "vil"

El Gobierno argentino rechazó de plano la "vil" denuncia del fiscal el jueves. La firma de un memorándum de entendimiento con Irán tensó las relaciones entre el gobierno kirchnerista y esta comunidad, integrada por unos 300.000 miembros, la mayor de América Latina.

El Gobierno ha defendido el acuerdo bilateral con Irán para investigar a los acusados de planificar el ataque. Cinco exfuncionarios iraníes, entre ellos un expresidente, actuales ministros y dirigentes religiosos locales, tienen pedido de captura internacional de Interpol a solicitud de la justicia argentina.

Desde marzo de 2012, espera fecha un juicio contra el expresidente Carlos Menem (1989-1999) acusado de "encubrimiento agravado" de la llamada "conexión local", que brindó la logística para perpetrar el atentado.

AFP y EFE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.