Máquina 'tapahuecos', sin póliza para operar

Máquina 'tapahuecos', sin póliza para operar

La firma Green Patcher Colombia S.A.S lleva dos meses ejecutando obras sin contar con documentación.

notitle
18 de enero 2015 , 08:48 p.m.

Nuevamente la Contraloría prende las alarmas sobre el contrato de la máquina ‘tapahuecos’ que lleva dos meses operando sin tener una póliza que responda por los posibles riesgos y costos que tendrían sus obras para las finanzas de la ciudad.

De acuerdo con una visita fiscal ejecutada por la Contraloría, el 7 de enero de este año, se solicitó copia de las pólizas expedidas a propósito de la prórroga del contrato a la Secretaría General de la Unidad de Mantenimiento Vial. La entidad respondió que no era posible entregar tales documentos, porque el contratista no había modificado las pólizas. (Lea también: Máquina 'tapahuecos': 7.224 arreglados de 220.000 prometidos)

Según el órgano de control, al no tener este documento el Distrito carece de un instrumento legal que le permita lograr la reparación de los perjuicios causados ante un eventual incumplimiento en la ejecución de la obra, es decir, que si se presenta alguna falla en el reparcheo de las calles ejecutado en estos dos meses los costos tendrían que salir de los dineros públicos.

El contrato con la firma Green Patcher fue prorrogado el 14 de noviembre del 2014 por un término de 11 meses y 15 días.

La ejecución del contrato fue suspendida en tres ocasiones por un total de 45 días. Se reanudó el 5 de septiembre de 2014 y quedó como fecha de terminación el 17 de noviembre del año pasado. (Lea también: A la Policía le tocó tapar huecos en Bogotá)

Esta omisión, para el ente de control, también “evidencia serias falencias en el cumplimiento de las sanciones administrativas de supervisión” en la UMV, e incluso agrega que “es seriamente cuestionable que, pasados dos meses, el contratista continúe con la ejecución de las obras de la ciudad, sin la existencia de las debidas garantías y sin que la UMV haya ejercido los poderes de dirección y control del contrato”.

El TIEMPO intentó comunicarse con la entidad sobre este aspecto, pero al cierre de esta edición no hubo respuesta.

“Ese contrato siempre había contado con una póliza de garantía de servicios, que no ampara la estabilidad de las obras, pero ahora ni siquiera cuenta con eso”, cuestiona Diego Ardila, contralor de Bogotá.

En abril 23 del 2014, la Contraloría emitió la primera advertencia fiscal, en la que señalaba que la Unidad de Mantenimiento Vial, en vez de emplear la modalidad de contratación de obra pública, que sí requiere la licitación pública y es apta para las actividades de reparcheo, adjudicó el contrato por actividades de desarrollo de ciencia y tecnología, que solo cubre seis meses de garantía y no cinco años como el de obra pública. (Lea también: 'Tapar huecos no es labor de Policía; requiere conocimientos técnicos')

En declaraciones a medios de comunicación, Juan Carlos Abreo, director de la UMV, también argumentó que por lo superficial de las obras y al no estar interviniendo la capa de rodadura, no se necesita una póliza más duradera. Al respecto, el contralor Ardila sostiene que no están de acuerdo porque el tipo de contrato de obra pública sí es el adecuado para las actividades de la ‘tapahuecos’.

Además, agregó que ni siquiera la ejecución de la obra ha sido óptima, pues según cifras del mismo Distrito, se ha tapado solo el 3,5 % de los 220.000 huecos prometidos.

‘Ejecución de recursos para la malla vial es insuficiente’

Aunque se ha explicado que en los últimos años se ha reducido el presupuesto para reparar el 60 % de la malla vial, que hoy está en mal estado o regular, para el contralor Diego Ardila la ejecución de recursos en los últimos tres años ha sido “insuficiente e ineficaz”.

“Tenemos claro que los recursos no son suficientes, pero también somos conscientes de que los recursos no están siendo ejecutados de la mejor manera”, aseguró Ardila, quien mañana en una rueda de prensa expondrá las deficiencias en la contratación del Instituto de Desarrollo Urbano y la Unidad de Mantenimiento Vial.

Entre esas denuncias de mala ejecución está, por ejemplo, el hecho de que para el tercer año de gobierno fue el que menos número giros se realizó y el IDU no completó el ciento por ciento, según el contralor.

“No existe equidad con el usuario. Los contribuyentes pagamos a tiempo, pero en respuesta no hay efectividad en los contratos”, agregó el contralor.

A finales de noviembre del 2014, la Cámara Colombiana de la Infraestructura (CCI) emitió una alerta por la baja ejecución de recursos en el sector de Movilidad en Bogotá.

Según cifras de CCI, entre enero y octubre del año pasado el programa de ‘Movilidad Humana’ solo ejecutó un 3 por ciento de los recursos.

A final de año, el IDU adjudicó obras por cerca de un billón de pesos que le permitieron tener una ejecución de recursos cercana al 70 por ciento, según le anunció a finales del año William Camargo a este diario. Este año el sector de movilidad tuvo un recorte del 58,5 % en su presupuesto.

Para reparar los huecos de la ciudad se necesitan cerca de 500.000 millones de pesos anuales durante los próximos 20 años.

Con esta inversión sostenida durante las próximas dos décadas se podría subsanar el déficit de 10,5 billones de pesos.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.