Los impactos que deja el bajo precio del petróleo

Los impactos que deja el bajo precio del petróleo

Las inversiones en yacimientos no convencionales son altas. Aerolíneas, las favorecidas.

notitle
18 de enero 2015 , 08:16 p.m.

Reducción de los planes de inversión en exploración, renegociación de contratos para bajar costos, venta de activos no estratégicos y recorte de presupuestos para el posicionamiento de la marca hacen parte del ‘menú’ del sector petrolero para capotear la contracción en el precio del barril de crudo.

En este sentido, los proyectos que requieren más capital han sido los primeros damnificados. Hace un par de años, en Colombia empezó a hablarse de los llamados hidrocarburos no convencionales, que no son otra cosa que el mismo petróleo, pero extraído de una roca dura y más profunda (roca generadora), con una técnica más sofisticada, conocida como fracking, que es más costosa. (Lea también: Pese a tener la acción más golpeada, Pacific confía en la recuperación)

El boom mundial motivó estudios internos, como uno de la Universidad Nacional, según el cual “Colombia tiene un potencial petrolero de 66.000 millones de barriles en un escenario conservador, de los cuales, 41.000 millones corresponderían a estos recursos”.

En los yacimientos de hidrocarburos no convencionales se empezó a cifrar parte de las esperanzas del país de aumentar las reservas (hay crudo para 6,6 años, y más, al ritmo actual de consumo y producción). (Avianca, entre las 'bendecidas' con la baja cotización del crudo)

Incluso, para motivar la inversión, las empresas que exploren este tipo de hidrocarburos tendrán un descuento del 40 por ciento en el pago de regalías, cuando pasen a la fase de producción.

La respuesta de los inversionistas no se hizo esperar. Ya hay 24 bloques asignados para buscar crudo convencional, pero que tienen potencial para no convencionales. Algunos los tienen compañías de gran peso, como ExxonMobil y Shell, que ya iniciaron los procesos para solicitar las licencias ambientales, luego de que, el año pasado, el Gobierno expidiera las normas operativas y ambientales para explorar. (Prevén llenado de las capacidades de red de oleoductos)

Además, en el 2014, la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) asignó un nuevo bloque con esta prospectividad, de un total de 18 áreas ofrecidas. Pero ahora, tras la caída sostenida del precio internacional del petróleo, una nueva crisis se cierne sobre estos proyectos de exploración. Cuando a las empresas les atrajo la inversión, el precio del petróleo sobrepasaba los 100 dólares por barril y, en los últimos 4 meses ha caído a menos de 50 dólares. Surge entonces el interrogante: ¿Se pueden congelar las inversiones? (Lea también: Empresas locales se anticiparon a la debacle que experimenta Venezuela).

Algunos efectos

En el 2014 Ecopetrol dispuso 240 millones de dólares para proyectos de hidrocarburos no convencionales, cifra que para el 2015 bajó a 40 millones de dólares.

No obstante, para Luis Giusti, expresidente de PDVSA, no necesariamente los inversionistas se verán impactados, pues “la presunción de que se necesita que el barril esté entre 80 y 90 dólares para cubrir los costos es equivocada. No se puede echar a todos en el mismo saco, porque la mayoría de los actores importantes ya pagaron por sus tierras, sus taladros y hasta hicieron hedging (cobertura) de su producción”.

En consecuencia, agrega: “Pueden aguantar con precios de hasta 50-60 dólares por barril”. El problema sería para los actores menores, cuyas operaciones son menos eficientes.

Alejandro Martínez, de la firma AMV Consultores, señala que “si en Estados Unidos se requiere un precio mínimo de 60 dólares por barril para una nueva inversión en no convencionales, en Colombia –donde aún no se sabe con certeza– debe ser un precio mayor.

Según Francisco Lloreda, presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), las empresas están evaluando los proyectos y la caída en precios coincide con una etapa incipiente de los no convencionales, la de exploración. “Si estuviésemos en una etapa de producción, que es más costosa que la de un yacimiento convencional, sería distinto”.

El directivo añade que en el país, en los próximos dos a cuatro años, la labor será exploratoria, para validar la existencia de petróleo o gas en esos yacimientos. “Es necesario, sin embargo, no bajar la guardia, y ser más competitivos, pues las compañías y sus casas matrices están obligadas a ser más selectivas en sus inversiones”.

Otra visión tiene Jairo Julián Agudelo, analista de renta variable de Bancolombia, quien ve probable que las petroleras revisen otra vez a la baja sus expectativas de inversión para el 2015. Esto, “teniendo en cuenta las nuevas proyecciones de agencias internacionales con base en un precio promedio de la referencia WTI para el año de 55 dólares”.

El presidente de Campetrol, Rubén Darío Lizarralde, estima que sí puede haber un impacto, pero recalca que la dinámica del negocio y del comportamiento en la cadena productiva obliga a no limitar las inversiones cuando los precios están bajos, porque estos reaccionan a la dinámica del mercado”.

Ante ese panorama, Lizarralde expresó que “el futuro del país está en la recuperación al máximo de petróleo en los campos productores, en la exploración y explotación en pozos no convencionales y en la producción off shore (costa afuera)”.

EL TIEMPO

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.