El rey del equívoco

El rey del equívoco

¿Cómo interpreta un oficial que lleva meses en el monte la orden de 'desescale, coronel, desescale'?

notitle
17 de enero 2015 , 08:27 p.m.

El presidente Santos ha cogido la maña absolutamente deliberada de hablar con equívocos. Y, según vaya siendo la interpretación, la desmiente o guarda silencio.

En ese ambiente nos fuimos los colombianos a vacaciones de diciembre. Las Farc acababan de decretar un cese del fuego indefinido, pero condicionado al cese bilateral por parte del Gobierno, que rechazó la exigencia con una débil vocecita. Pero, por la manera como las Farc vienen quejándose desde entonces por los operativos militares con una avalancha de comunicados, parecería como si creyeran que el Gobierno ya adquirió el compromiso. En el último hablan de una “mezquina actitud contra la paz” porque “continúan los bombardeos, los ametrallamientos aéreos y el lanzamiento de cargas de mortero”.

Esta es la hora en que no sabemos bien si el Presidente ordenó desde diciembre acabar los bombardeos, como dijo el excanciller israelí Ben Ami; está en proceso de dar la orden, o reconoce que en algún momento futuro la dará. Es la diferencia que hay entre el presente inmediato, el futuro cercano o el futuro distante, amarrado a la firma del acuerdo de paz.

Esta semana, en su alocución, el presidente Santos abordó el tema con más franqueza: anunció oficialmente que en la mesa de La Habana comienza el estudio del cese bilateral del fuego.

En eso el Presidente va en la dirección correcta, porque se trata del objetivo primario de un proceso de paz: que cese la guerra. Pero como rey de los equívocos, nuevamente nos dejó interpretando si el anuncio se concretará antes de la firma del acuerdo de paz o al tiempo con él.

No considero improbable que pueda ser antes. Si se quiere, es una especie de señuelo para acelerar el desesperante ritmo del acuerdo, pero también un mensaje de confianza a las Farc de que el Presidente cree en sus intenciones, y a los colombianos, de que está más cerca que nunca el fin de esta pesadilla.

Pero se requiere el cumplimiento de ciertos requisitos. Necesariamente tendrá que proceder una concentración territorial de las Farc. Sin ello no puede haber verificación, pero, además, porque no se pueden parar las operaciones militares en todo el territorio nacional, donde existen múltiples actores armados atentando contra la vida de los colombianos. También tendrá que mediar un compromiso sagrado de las Farc de que no reclutarán a más niños, procederán a desminar el territorio y propiciarán, con la garantía de la no repetición, el regreso de las víctimas a sus lugares naturales de donde fueron desplazadas.

El ‘desescalamiento’, confirmado por el ministro del posconflicto, general Óscar Naranjo, para llegar al cese definitivo del fuego, sigue siendo un enigma. ¿Cómo debe interpretar un oficial que lleva meses en el monte la orden de “desescale, coronel, desescale”? ¿Que se baje del monte? ¿Que se suba, pero ponga a su tropa en “estatuas”? ¿Que tolere el cruce con manadas de guerrilleros? ¿Que pase por encima de sus campamentos como si fueran spas? ¿Que se haga el loco con los negocios de narcotráfico que detecte entre las Farc y las ‘bacrim’?

Este desescalamiento hasta ahora se les ha vendido a los colombianos en términos cómodos para el Gobierno: no bajar la guardia en el tema del orden púbico, pero morigerar las operaciones militares.

La difícil misión de hacer que esas dos cosas no entren en contradicción correrá bajo la responsabilidad del general Javier Flórez, figura muy interesante de nuestro Ejército, que desde hace meses se está entrenando en la logística del tal llamado desescalamiento.

Pero entre los deliberados equívocos presidenciales y la insistente quejadera de las Farc por los operativos militares, el general Flórez no la tiene nada fácil.

Entre tanto... Están aburridísimas las películas nominadas al Óscar este año, empezando por el ladrillo de Boyhood.

María Isabel Rueda

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.