Cacería de asesinos profesionales redujo las cifras de homicidios

Cacería de asesinos profesionales redujo las cifras de homicidios

Una de las estrategias contra el crimen en el país es ir tras los que matan por encargo.

notitle
17 de enero 2015 , 05:37 p.m.

Mientras pagaba pena en un centro de reclusión para menores en Soacha por el homicidio de un Policía, Yorman Fernando Montealegre Gamboa, conocido y temido en el mundo del hampa como ‘Turris’, mató a su compañero de celda.

Esos son apenas dos de los 14 asesinatos que aparecen en el prontuario del que las autoridades consideran como el más peligroso sicario del Llano, que empezó a matar cuando apenas tenía 12 años.

‘Turris’ fue uno de los protagonistas, el 18 de noviembre del año pasado, de la fuga de por lo menos 70 internos del centro de reclusión para menores El Redentor, de Bogotá, que dejó cinco profesores heridos.

Él estuvo entre los jóvenes delincuentes que provocaron un incendio y se ‘volaron’ en medio del caos. Fue recapturado un mes después, el 27 de diciembre, y como acaba de cumplir los 18, esta vez se enfrenta a una posibilidad más seria de terminar su carrera criminal en una cárcel. Resultó herido en una pierna después de un caso de ‘fleteo’ en el que recibió un disparo en una pierna.

Montealegre hace parte de los 6.484 homicidas que fueron capturados en 2014. Entre ellos hubo 343 mujeres y 334 adolescentes. (Lea también: Fugas en centros de reclusión de menores: ¿en qué se está fallando?)

La mayoría de los capturados son personas que cometieron ese crimen por primera vez; de hecho, 1.574 fueron capturados en flagrancia.

Pero hubo al menos un centenar de ellos que concentraron los mayores esfuerzos de la Policía y la Fiscalía: son los profesionales del homicidio, asesinos instrumentales que viven del oficio de gatilleros y que, en un solo año, pueden ajustar una docena o más de crímenes por encargo o por simple gusto.

La estrategia es uno de los puntales gracias a los cuales se ha logrado bajar la cifra de homicidios en Colombia a los niveles de 1985. De hecho, el 2014 se cerró con casi 2.000 muertes violentas menos que el 2013.

En la larga lista de los asesinos que cayeron en manos de la justicia también aparece alias ‘Negro Ocho’, a quien se le atribuyen por lo menos 63 asesinatos en Cali y sus alrededores, todos con pistola y silenciador.

Uno de sus crímenes más conocidos fue la masacre de la Barra de la 44, un bar ubicado en el oriente de Cali, en el que murieron baleadas nueve personas. La matanza fue en noviembre del 2013 y en las cámaras de seguridad quedaron registrados tres asesinos que dispararon indiscriminadamente. Entre las víctimas estuvo Iván Ruiz Giraldo, un agente del CTI de la Fiscalía.

El 8 de junio pasado, la Dijin lo capturó en Cali junto con otros once pistoleros, todos miembros de una tenebrosa ‘oficina de cobro’ (red de sicarios) que actuaba en todo el suroccidente del país. La investigación del caso revela que cada uno de los asesinos recibió tres millones de pesos por crimen de la taberna.

En 15 diligencias de allanamientos, el pasado 15 de octubre, fueron capturados ocho delincuentes por parte de la Sijín. Entre ellos está Steven David Ríos Morales, alias ‘Davincho’, de 19 años. Se le sindica de haber cometido nueve homicidios en diferentes sectores de Cali. Es señalado, además, de ser uno de los autores de la masacre del barrio Las Orquídeas, en donde murieron baleadas cinco personas. El caso sucedió el 20 de junio de 2011.

En Boyacá, la Policía siguió el rastro de Jhon Freddy Carrillo, alias ‘el Viejo’, investigado por unos 20 homicidios. Lo señalan de estar detrás de una red sicarial que sembró el terror en Duitama y Sogamoso (Boyacá). Fue capturado por el Gaula junto con otros 15 delincuentes bajo cargos de extorsión y homicidio. Según el expediente, cometieron varios asesinatos para demostrar que sus exigencias iban en serio: comerciantes, transportadores y hasta prestamistas ‘gota a gota’ se cuentan entre sus víctimas.

Entre los 391 capturados por homicidio en el 2014, en Medellín había varios señalados sicarios de la ‘Oficina de Envigado’. Edwin Alberto Morales, Javier Alonso Zapata Sierra, Walter Sierra Zuleta, Jhon Freddy Morales y los hermanos Juan Camilo y John Freddy Rivera están tras las rejas por 30 homicidios y 21 tentativas. Todos ellos fueron condenados a pagar de 19 a 35 años de prisión.

El 25 de noviembre se produjo la captura de Jorge Rafael Jaramillo Peñalver, alias ‘el Diablo’, acusado de ser el responsable de por los menos siete asesinatos. Cuatro de ellos fueron cometidos en Fundación (Magdalena) y los otros en Nueva Granada y Plato. ‘El Diablo’ está preso en una cárcel de Santa Marta.

JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.