Así viven 200 familias que invadieron predio en Belén, Medellín

Así viven 200 familias que invadieron predio en Belén, Medellín

Tras ocho días de apropiarse del lote, el dueño lo reclama. Mientras invasores construyen ranchos.

notitle
16 de enero 2015 , 09:05 p.m.

En un rancho fabricado con palos, cartón y plástico que mide cinco metros cuadrados vive Andrea Vargas con sus tres hijos de 2, 4 y 8 años.

Allí solo le cabe una cama y un nochero donde tiene una biblia abierta para que los proteja. No hay agua ni electricidad. Sus hijos pasan los días jugando con un balón o con los perros de los vecinos. Sobreviven con lo que les den por ahí.

Ellos no son los únicos que viven así. En el barrio Villa Café de Belén hay otras 190 familias que duermen sobre pasto o en ‘cambuches’ hechos por ellos mismos, ubicados en un lote que invadieron hace una semana para exigirle al Gobierno viviendas gratis.

Tras ocho días de invasión, el dueño del predio reclamó el lote con una demanda en contra de estas personas en la que le solicitó a la Alcaldía de Medellín gestionar la restitución.

Las familias fueron notificadas ayer de esa demanda con copia de la misma y tienen un plazo de tres días para aceptar que lo invadieron o para negarlo y presentar pruebas.

Así lo explicó Wilson López, secretario de Gobierno de la ciudad, quien dijo que inicia un proceso legal y que, si se ordena la devolución del predio, se les da plazo para que lo entreguen: “Sino lo hacen la Policía tendrá que intervenir”.

Precisamente, Orlando Valoyes, vocero de las familias, dijo que no se van a ir. “No nos movemos de aquí, si 50 veces nos sacan, 50 veces volvemos”, recalcó.

Asimismo, explicó que el predio estuvo abandonado por más de 30 años, que tenía maleza, basuras y hasta cadáveres de perros cuando llegaron y que ahora que lo arreglaron aparece el propietario.

Los invasores, todos desempleados, continúan construyendo ranchos improvisados. Allí hay 15 mujeres embarazadas y más de 80 niños, la mayoría menores de 10 años.

Lina Rivas, de 20 años, es una de las embarazadas. Dijo que aunque no son las mejores condiciones para esperar un hijo, necesita quedarse allí porque no tiene a dónde ir. Ella duerme sobre una colchoneta en un ranchito que mide seis metros cuadrados.

Al igual que otras mujeres cocina con leña. Para obtener agua salen en grupo, recorren el barrio Belén en busca de nacimientos o piden de puerta en puerta.

Alba González, es otra de las mujeres que armó su rancho en ese lote. Aseguró que llevaba años durmiendo en la calle o donde le dieran posada y que arregla casas en Villa Café a cambio de un plato de comida.

Por ello decidió tomarse el predio. Al igual que sus compañeras pide al Gobierno que les dé subsidios de vivienda y que en caso de que les quiten el lote los reubique.

Muchos afirmaron ser desplazados por el conflicto y que en la ciudad no les alcanza la plata para pagar un arriendo o una habitación que cuesta entre 80.000 y 100.000 pesos mensuales.

El secretario de Gobierno dijo que los desplazados serán remitidos a la Unidad de Atención a Víctimas del Conflicto y que solicitarán al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf) una visita al lugar.

Mientras tanto, los hijos de Vargas, así como la mayoría de los niños que hay allí están desecolarizados y no tienen ni un cuaderno para rayar.

DEICY JOHANA PAREJA M.
Redactora de El TIEMPO
Medellín

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.