Ilegalmente reabrieron ocho minas de Amagá (Antioquia)

Ilegalmente reabrieron ocho minas de Amagá (Antioquia)

Al menos 80 hombres arriesgan su vida en socavones que fueron sellados por alto riesgo.

notitle
14 de enero 2015 , 07:00 p.m.

La muerte de más de 200 mineros en los últimos 38 años en Amagá no basta para que los hombres que se dedican a ese oficio desistan.

Mucho menos el último estudio de la Universidad Eafit que fue compartido con ellos y que reveló que 64 de las 150 minas de carbón de la Cuenca de Sinifaná deberán ser cerradas por alto riesgo.

Pese a que el Gobierno Nacional selló esos socavones el pasado 30 de octubre, tras la muerte de 12 mineros de Amagá que quedaron atrapados a 850 metros de profundidad de lodo y agua, hoy ocho de esos sitios son explotados y 80 mineros arriesgan su vida.

Bayron Castrillón, representante de la Mesa Minera de la Cuenca del Sinifaná, explicó que pese al riesgo decidieron volver porque no tenían recursos para comer ni para enviar a sus hijos a estudiar.

“Empezamos a trabajar la semana pasada. Nos vimos obligados a tomar esa decisión porque el Gobierno Nacional nos incumplió”, dijo.

Así mismo aseguró que iban a ajustar casi tres meses sin trabajar cuando tienen que mantener familias de ocho y diez miembros.

Sobre la promesa del Gobierno, Carlos Mario Uzma, director de Minas y Medio Ambiente de Amagá, recordó que les prometieron 224 empleos para hacerles mantenimiento a los sitios para mitigar el riesgo de la explotación.

Aunque eso para los mineros no era suficiente, porque los desempleados duplican esa cifra y los trabajos prometidos eran de medio tiempo, con medio salario mínimo y solo por cuatro meses, eso nunca pasó.

Castrillón afirmó que esperaron hasta la segunda semana de enero pero nunca cumplieron. “Además del medio salario mínimo nos salieron con que era para trabajar limpiando quebradas y haciéndole mantenimiento a carreteras. Eso no lo íbamos a aceptar”, agregó.

Álvaro Puerta, dueño de un socavón en el que trabajan 80 hombres, es uno de los más perjudicados. Según él, durante esos meses cada uno de sus empleados dejó de recibir 400.000 pesos semanales.

Por ello dijo que la solución no es cerrar las minas sino capacitarlos para mitigar el riesgo. “Entonces si se cierran por un año y en ese tiempo no tienen mantenimiento, se caen nuestras minas”, reclamó.

Por ello, los mineros se preparan para abrir más socavones sin permiso de las autoridades.

Por su parte, la presidenta de la Agencia Nacional de Minería, Natalia Gutiérrez Jaramillo, explicó que el Gobierno Nacional en este momento verifica la viabilidad de la Cuenca, donde todavía hay riesgo de explosiones e inundaciones.

“Mientras no haya un estudio que revele que pueden abrir, no se podrá hacer de manera oficial”, advirtió. Indicó, por otro lado, que las actividades mineras, especialmente en socavones, tienen riesgos particulares que son inherentes a la actividad, por lo que no los van a desaparecer pero sí a controlar.

Aunque la funcionaria no precisó la cifra oficial de las minas que reabrieron sin permiso dijo “que así como hay mineros que arriesgan su vida porque es el único medio de subsistencia, también hay otros que optan por más opciones de trabajo y no buscan el camino de la muerte”.

Un estudio que hizo la Agencia demostró que el 97 por ciento de los títulos mineros del país cumplen con los estándares de seguridad para los trabajadores y con las licencias ambientales.

Mientras tanto, los mineros del Sinifaná están decididos a regresar a sus lugares de trabajo. No les importa si arriesgan o no su vida, lo que realmente les interesa es darle de comer a sus familias.

200 mineros muertos

La última tragedia en Amagá enlutó a 12 familias. Esa misma cantidad de hombres trabajaban en la mina de carbón La Cancha, cuando se inundó el pasado 30 de octubre. Ellos quedaron enterrados a 850 metros bajo lodo y agua. Por lo que el rescate duró 17 días.

Otro de los accidentes que ocurrió en esa región del suroeste antioqueño se registró en junio de 2010, cuando 73 trabajadores de Carbones San Fernando, la mina más tecnificada de la zona, murieron luego de que se presentara una explosión en el socavón San Joaquín.

Según registros de la alcaldía de Amagá, desde 1977 a la fecha, cerca de 200 mineros han perdido la vida mientras trabajaban en esos peligrosos lugares.

DEICY JOHANA PAREJA M.
Redactora
MEDELLÍN

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.