China tendrá su quinta base científica en la Antártida

China tendrá su quinta base científica en la Antártida

Desde 1984 el país ha establecido en el continente helado cuatro bases , la última de ellas en 2013.

notitle
14 de enero 2015 , 09:57 a. m.

El rompehielos científico chino Xuelong (Dragón de Nieve, en mandarín), que zarpó en octubre pasado de su puerto base de Shanghái y llegó a la Antártida a finales de diciembre, inició los preparativos para construir la quinta estación científica polar china en el continente helado, según informó el 'Diario del Pueblo'.

Según informaciones de abril pasado del mismo diario, la quinta base china, para la que aún no se ha anunciado un nombre, estará diseñada para alojar a unas 80 personas en verano y unas 30 en invierno.

Cuando el Xuelong regresó de su misión anterior, el año pasado, el investigador Zha Enlai, del Centro de Hidrogeología y Geología Mediambiental vinculado al Centro de Topografía Geológica de China, avanzó que la base contaría con unos 6.000 metros cuadrados y un parque eólico propio.

Desde 1984 China ha establecido en el continente helado cuatro bases polares, la última de ellas en 2013.

Según avanzó en noviembre la prensa oficial, a una de las bases se añadirá próximamente un punto de seguimiento para el sistema de navegación por satélite Beidou (alternativa china al GPS), lo que levantó cierta polémica en Australia, donde se teme que se pueda usar con fines militares.

El tratado internacional que gobierna la Antártida establece que su suelo sólo se debe utilizar con fines pacíficos, pero sistemas como el Beidou, o el noruego Trollsat (aprovechado por EE. UU.), que ya tiene una base allí, según algunas voces violan esos términos, ya que se pueden usar para hacer más preciso el guiado de misiles.

La presencia china en la Antártida se acelerará en los próximos años, ya que Pekín ha adquirido un avión de ala fija, un BT-67 que entrará en servicio hacia octubre, según confirmó recientemente a Efe Zhang Tijun, director de operación de las estaciones del Instituto de Investigación Polar de China.

Con este avión, una versión mejorada de otro modelo clásico estadounidense de transporte, el DC-3, con dos turbohélices, espacio para hasta 38 pasajeros y capacidad para unas 5,9 toneladas de carga, la autonomía de China en el Polo Sur pasará del máximo de 350 kilómetros que puede cubrir el Xieying hasta 2.400 kilómetros.

Además se espera que 2016 entre en servicio, con dos años de retraso, su segundo buque de investigación polar, construido para esa función en China, al contrario que el Xuelong, que fue comprado a Ucrania en 1993 y readaptado como rompehielos científico.

EFE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.